Listin Diario Logo
14 de noviembre 2019, actualizado a las 01:16 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 23 de octubre de 2019

ORIENTAR

¿Qué hacer cuando los adolescentes son rebeldes sin causa?

  • ¿Qué hacer cuando los adolescentes son rebeldes sin causa?

    ‘Escúchame para que me entiendas’ es un taller que ayuda a lidiar con este tipo de situación. ISTOCK

  • ¿Qué hacer cuando los adolescentes son rebeldes sin causa?
Redacción L2
Santo Domingo

Los adolescentes rebeldes sin causa son realmente adolescentes rebeldes con causa en la mayoría de los casos. Veamos esto.

Cuando un adolescente comienza a mostrar conductas que no son las esperadas o las más adecuadas, como padres o tutores debemos tomar acción inmediata. Esto no quiere decir castigos, quiere decir que debemos prestar atención a sus conductas, que tengan sus consecuencias naturales por lo que sea que están haciendo, pero, sobre todo, mirar hacia nosotros como padres y ver que pueden estas conductas estar diciéndonos.

Un adolescente no nace rebelde. Puede que tenga una personalidad fuerte y hayan sido niños difíciles, o hasta restantes. Pero el adolescente rebelde se va formando a lo largo de su experiencia de vida y relaciones interpersonales tanto dentro del seno familiar como fuera de este.

Compromiso

Una máxima que todo padre y madre debe tener si se quiere un buen antídoto para evitar las rebeldías, es “a mayor libertad, mayor responsabilidad”. Esto quiere decir que a un joven que se le priva de libertad de acuerdo a su edad, pero le damos mucha responsabilidad o le exigimos demasiado, crea un malestar interno que a corto, mediano o largo plazo repercutirá negativamente, y eso es un factor de riesgo para la rebeldía. Por otro lado, a un joven que se le da todo, y no se le exige nada, da pie a jóvenes merecedores.

Existen muchas herramientas para tratar de ejercer nuestro rol de padres: terapias, libros y cursos. La invitación es tratar de hacer lo mejor posible y si nos encontramos en una encrucijada no postergar la búsqueda de ayuda, ya que los jóvenes lo que muchas veces están gritando a voces es: ¡Escúchame!