Listin Diario Logo
07 de diciembre 2019, actualizado a las 01:16 PM
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida lunes, 09 de septiembre de 2019

MUJER Y SALUD

Quistes ováricos

  • Quistes ováricos
Samuel Guerrero
guerrero_samuel@hotmail.com

Los quistes ováricos son sacos o bolsas llenas de líquido que aparecen en la superficie o en el interior de uno o ambos ovarios. Hay dos tipos de quistes: los funcionales y los no funcionales.

Diferencias

Los quistes funcionales, llamados quistes foliculares, están relacionados a la ovulación y son los más frecuentes. Posterior a la ovulación se forma una estructura llamada cuerpo lúteo, que puede llenarse de líquido y formar un quiste del cuerpo lúteo o llenarse de sangre y formar un quiste hemorrágico.

Los quistes no funcionales no están relacionados al ciclo menstrual y pueden ser los teratomas o quistes dermoides (que contienen cabello, piel o dientes), los cistoadenomas (que contienen un material acuoso o mucinoso) y los endometriomas (formados con las células de la capa interna del útero).

Síntomas

Los quistes ováricos, en su mayoría, son asintomáticos, pero dependiendo del tamaño pueden causar dolor pélvico, pesadez abdominal, irregularidad menstrual, dolor en las relaciones sexuales y dolor en la espalda baja, entre otros.

Diagnóstico

El diagnóstico se sospecha por examen físico, y se confirma mediante una sonografía pélvica, tomografía o resonancia. Se recomiendan análisis de laboratorio para determinar el origen del quiste, así como descartar la posibilidad de embarazo.

Tratamiento

El tratamiento va desde simple observación, uso de anticonceptivos orales o cirugía, dependiendo los síntomas, tamaño y tipo de quiste diagnosticado. La laparoscopía es la vía de abordaje recomendada.

Complicaciones

Las complicaciones pueden ser torsión del pedículo o ruptura que cause una hemorragia interna, y ambas necesitan atención médica inmediata, ya que provocan dolor intenso y ponen en riesgo la vida de la paciente.

¿Son malignos?

Los quistes ováricos son benignos en su gran mayoría, aunque hay casos raros de lesiones cancerosas encontradas dentro de un quiste.