EST√ČTICA

La nueva belleza masculina

  • La exposición pública y la competencia laboral han hecho que los hombres se preocupen más por su imagen.

Jaclin Campos
Santo Domingo, RD

Cuando se trata de estética, la principal preocupación de los hombres sigue siendo la piel. En esto coinciden Andrea Mota, doctora en medicina estética y antienvejecimiento, y Carolina Saladín, maquilladora y cosmiatra.

Mota dice que a su consulta llegan a menudo hombres que quieren cuidar su imagen y recuperar la lozanía de su piel.

Entre los procedimientos que más solicitan se encuentran rejuvenecimiento facial, aplicación de bótox, ácido hialurónico en surcos nasogenianos, tratamiento para acné, eliminación de ojeras y de la papada.

De acuerdo con Mota, la demanda de los hombres que acuden a realizarse estos tratamientos se vincula al deseo de tener una piel de aspecto más sano, hidratado y natural.

“Desean eliminar los signos de cansancio y fatiga”, explica la doctora, aunque añade que no solo les importa la estética, sino también la salud.

A diferencia de las mujeres, ellos no están familiarizados con el cuidado de la piel, por lo que llegan a la consulta sin experiencia.

Se trata, por lo general, de jóvenes adultos (el rango de edad varía de 24 a 57 años, dice). En cuanto a la ocupación, hay desde universitarios hasta profesionales de la salud, figuras públicas y, en general, pacientes cuyos empleos los exponen directamente al público.

Los estigmas todavía pesan, por eso los pacientes acuden a consulta en horarios especiales y piden estar solos y “sobre todo sin mujeres”.

“Un gran porcentaje de la sociedad aún juzga este tipo de cuidados en hombres; sin embargo, algunas mujeres acuden con sus parejas para ayudarles a cuidar su piel”, agrega Mota.

Cosmética
Saladín afirma que los hombres de hoy no solo recurren al maquillaje. “Hay hombres que se hacen hasta microblading”.

Al microblading, técnica de maquillaje permanente para diseñar cejas, los hombres acuden cuando necesitan reconstruir esta parte del rostro. No obstante, su interés por unas cejas bien cuidadas tiene años en tendencia.

La principal demanda de los clientes masculinos, según Saladín, la constituyen los tratamientos profundos para la piel (cita el caso del microneedling o aplicación de ácido hialurónico con microagujas).

“Como los hombres no se andan maquillando todos los días, tienen que cuidar su piel para que luzca sana”, señala Saladín.

Respecto al maquillaje, un tipo de cosmético que en sociedades antiguas como la egipcia usaban hombres y mujeres, los caballeros de hoy lo adquieren sobre todo para eliminar el brillo del rostro. A ellos, dice Saladín, se les crea un kit básico con brocha, polvo, bronzer, protector solar y peine para las cejas.

La maquilladora dice que aún existen pocas líneas de cosméticos exclusivas para hombres, aunque el mercado ha ido creciendo. El nicho mayor se encuentra en el área del cuidado de la piel.

Entre los hombres también ha crecido la demanda del servicio de codificación de colores. Para el Día de los Padres, recuerda, su empresa vendió muchas sesiones de codificación de colores.

Los clientes “no necesariamente son figuras del mundo del entretenimiento; son hombres a los que les gusta verse bien, pero no exagerados, y limpios”.

Se trata de varones en edad productiva cuyo poder adquisitivo varía de medio a alto y que comprenden que, en la actualidad, para destacarse en cualquier ámbito la imagen cuenta.

“Hay mucha exposición, mucha competencia laboral”, concluye Saladín.