Listin Diario Logo
22 de julio 2019, actualizado a las 06:30 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida jueves, 11 de julio de 2019

FOLCLOREANDO

Un paseo por Bushwick, Brooklyn

  • Un paseo por Bushwick, Brooklyn
Xiomarita Pérez
xiomaritabaila@gmail.com

Ya mis dos menores me habían sentenciado que no me comprometiera ese viernes, porque ya tenían reservadas las taquillas para “Bachata Party” en Bushwick. Una de ellas me dijo que durmiera y descansara durante el día, porque a las 10:00 de la noche ya teníamos que estar en “el sitio”.

Me hundí y lo disfruté
El día antes tenía mi pelo nítido, pero me entré en una piscina, incluso me “apertreché” un salvavidas, ya que no sé nadar y mucho menos flotar, y lo flojé cuando creía que podía nadar de un extremo a otro de la piscina. ¿Y saben lo que sucedió? Que me hundí con todo y “cresta” azul. Tuve que lavarme la cabeza y Noelia me secó el pelo.

Galería y museos
Nos fuimos directamente a Bushwick, un barrio en el noroeste de Brooklyn, de inmigrantes y artistas. Me fascinó, me recordó a The Wynwood Art District, un barrio con galerías y museos en Miami, a unos minutos de South Beach.

Rincones artísticos
Las murales y graffitis plasmados en los frentes de espacios abandonados ya convertidos en restaurantes y bares forman parte de Bushwick Collective, una galería de arte urbano que provoca que los artistas expresen su sentir en las altas paredes, que por su colorido llaman la atención de los transeúntes. Quería ver todos los rincones artísticos, pero no daba tiempo, teníamos que entrar a la discoteca Lot 45, para disfrutar de Bachata Party.

Bailar y cantar
Ya en Lot 45 me sentía en otro mundo. Latinos y europeos con ganas de escuchar nuestro ritmo urbano, los observaba  felices esa noche. La gente del mundo quería escuchar, bailar y cantar las diferentes bachatas que se sucedían de la mano y el ingenio del DJ Playthemusic, quien conoce los diferentes estilos musicales de la bachata y el público que se dio cita allí quedó complacido.

Repetir la experiencia
Es increíble de cómo la bachata no solo pertenece a los dominicanos sino al mundo, comprobándolo esa noche, sin importar que no tengan escuela en el baile ni que fueran sin acompañante. Ahí se bailó “de pi a pa” hasta las 4:00 de la mañana. Quiero repetir esa andanza, desde las 4:00 de la tarde, recorrer los murales, degustar lo que sirven en cada uno de los restaurantes y luego caer en Lot 45.