Listin Diario Logo
20 de noviembre 2019, actualizado a las 07:07 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 10 de julio de 2019

FÁBULAS EN ALTA VOZ

El respeto está en la coherencia

  •  El respeto está en la coherencia
Marta Quéliz
martha.queliz@listindiario.com

Con esta frase comulgo porque encierra tantas verdades que hasta en lo más simple se puede aplicar. A partir de cómo la ponga en práctica una persona, así la valoro. De ahí que, puede que en ocasiones y hasta después de muchos años, le perdamos la admiración a alguien si deja de predicar con este concepto.

Un error lo comete cualquiera
Esto es cierto, pero hay que cuidar que esos errores toquen lo que es la coherencia, pues no importa cuán grande y longevo sea el muro que le haya construido, el respeto que se le tiene se puede vulnerar en un abrir y cerrar de ojos. ¿Que somos humanos? También es verdad. En cambio, eso no nos exculpa de hacer cosas que nos tachan para el resto de nuestra vida.    

Un paseo fabuloso
Para tratar de discernir sobre la forma abrupta que algunos, después de haber hecho hasta vida pública con “altos honores” terminan en el mismo saco de los irrespetados por ser incoherentes, quise dar una vuelta por una ciudad fabulosa donde se camina derecho, se piensa antes de actuar, se considera a los demás, y sobre todo, donde se respeta al prójimo para recibir el mismo trato.

No hay incertidumbre
En ese lugar fabuloso no se juega con la paz social. La palabra tiene poder y se respeta. Los hechos son los hechos. No importa el rango que tenga una autoridad, debe cumplir con sus promesas. Eso de voy a decir, para informar o despejar dudas, no tiene cabida. Allí se dice y punto. Tampoco se pone en juego la pulcritud de una persona para agradar a otros que quieren salir victoriosos a cómo dé lugar.

La seriedad no se negocia
En esta ciudad fabulosa no es común que se caiga un santo de un altar. Todos tratan de andar por la línea para no perder la consideración de los demás. Actúan apegados a la justicia y lo que es todavía mejor, defienden su coherencia por encima de todo, pues saben que de ella depende el respeto que se les tenga.

Regreso de frustración
Al volver de aquel paseo de ensueño, qué mal me sentí. Me encontré con un rosario de acciones incoherentes que nos dejan muy mal parados como seres humanos. Me encontré con una población que mendiga una respuesta, con miembros de entidades que claman justicia ante el fraude, y en fin, con un grupo de personas que hace gala de la incoherencia porque al parecer poco le importa lo que es el respeto.