Listin Diario Logo
24 de junio 2019, actualizado a las 10:57 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 22 de mayo de 2019

FÁBULAS EN ALTA VOZ

¡Y arreglaron el ‘supertanque’!

  • ¡Y arreglaron el ‘supertanque’!
Marta Quéliz
Martha.queliz@listindiario.com

Para hacer frente a los embates de este mundo tan convulso es necesario echar mano a cualquier cosa inofensiva que nos haga pasar momentos agradables. Por eso quise hacerlos partícipes de una anécdota familiar que la semana pasada nos arrancó las más estruéndosas carcajadas.

Lo hago para que vean cómo un “disparate” puede alejarnos por algunos instantes de los problemas que día a día tenemos que lidiar.

Se le iban los frenos
Un día mi hermana Mirian notó que los frenos de su vehículo no funcionaban adecuadamente.

Les dijo a algunos de nuestros hermanos lo que sucedía, y coincidieron en que el problema era el ‘supertanque’.

Buscar la forma de arreglarlo era lo que tocaba. Todos a una, iniciaron la búsqueda de la pieza. Hasta algunos sobrinos se involucraron en la jornada de dar con el “susodicho”.

Días van y días vienen
Mientras transcurrían los días y nada de dar con la pieza, en la familia solo se hablaba del ‘supertanque’.

Bastaba con mencionar este nombre para todos explotar de la risa. Particularmente yo hasta me lo imaginé como un “superhéroe” cuyo poder era poner en marcha el vehículo de mi hermana Mirian. Lejos de molestarnos porque no se encontraba por parte, lo que hacíamos era disfrutar de cada ocurrencia con relación a éste. Nos sentíamos como en una ciudad fabulosa donde hay cabida para las frustraciones y la desesperación.

A los oídos de todos
La noticia de que a la guagua de Miry, apodo de mi hermana, le faltaba el ‘supertanque’ era de dominio de todos. Cada vez que uno se enteraba de lo que ocurría, la llamaba para saber en qué iba el asunto. La risa era la respuesta segura de quién preguntaba y de ella al contestar. El caso es que la noticia del ‘supertanque’ llegó a los oídos de todos. Es más, estuvo hasta en la lista de regalos a obsequiar a mi hermana para el Día de las Madres.

¡Por fin se solucionó!
Les he contado esta jocosa historia para dos cosas: que cada vez estemos más seguros de que en la unión está la fuerza. No se imaginan todas las personas de la familia que se preocupó por conseguir el ‘supertanque’. Y la otra razón es para que nos demos cuenta de que, hasta en este tipo de situaciones, la cual mantuvo a Miry a pie por varios días, podemos sonreír y sacar experiencias positivas, como la de confirmar que en familia la vida es más sabrosa, y más cuando sabemos que ya ¡arreglaron el ‘supertanque’!