Listin Diario Logo
16 de junio 2019, actualizado a las 12:11 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 01 de mayo de 2019

VIAJE

Viejo San Juan: Sin trolleys, pero con carritos de golf

  • Viejo San Juan: Sin trolleys, pero con carritos de golf

    Un obelisco pequeño identifica la Universidad Carlos Albizu.

  • Viejo San Juan: Sin trolleys, pero con carritos de golf
  • Viejo San Juan: Sin trolleys, pero con carritos de golf
Carmenchu Brusíloff
Santo Domingo

Algo más de dos años han transcurrido de mi último viaje a Puerto Rico, y casi dos años de la devastación que sufrió la isla a causa del huracán María. La vegetación destruida ya está recuperada. Me pregunto empero si en el Viejo San Juan encontraré alguna diferencia. Cuando mi hija Carmen nos lleva a Alexis y a mí a la zona, en la esquina del parqueo Covadonga está roto el letrero de parada de los trolleys. En los alrededores no asoman ni los trencitos ni buses que ofrecían transporte gratis. En cambio, edificios y calles lucen bien.

Cruzamos la plazoleta Ricardo Alegría, cuya estatua está en el centro. Fue el primer antropólogo profesional de Puerto Rico, a quien el pueblo debe ‘el rescate, protección y preservación de la historia’ del Viejo San Juan, ‘Ciudad histórica élite de las Américas’. Proseguimos por el sector tras subir las escaleras hacia una calle a un nivel mucho más alto. Pasamos junto a restaurantes, cafeterías, tiendas de souvenirs… hasta encontrarnos frente a la Plaza Barandilla.

Un pequeño obelisco identifica un edificio: Universidad Carlos Albizu. Enrumbamos por la calle San Francisco. En la casa 260, antigua Barbería Piñol, el compositor Noel Estrada ensayó por primera vez con el Trío Vegabajeño la canción ‘En mi Viejo San Juan’. Una placa lo recuerda. A unos pasos, la oficina de turismo ¡de Nueva York! Curiosos, a ella entramos. La atiende una simpática boricua. En el número 259, La Bombonera (ahora café, restaurante y tienda), mantiene en su fachada los azulejos originales. En la casa 210, ChocoBar. Integra el cacao a casi todos sus platos. En mi viaje anterior comí su deliciosa pechuga de pavo con mantequilla de chocolate.

Sigue la ruta

Continuamos hasta la Plaza de Armas, antes conocida como Plaza Mayor. Al frente, en la fachada posterior de la Alcaldía funciona una oficina de turismo del Ayuntaniento. Preguntamos por los trencitos. ‘Los trolleys están dañados, pero funcionan unos carritos de golf. Están pintados de amarillo. El conductor va trajeado de azul. Si quieren ir al Morro tienen que decírselo’, nos informa una empleada. En cuanto a los buses, ‘no hay servicio’. (Funcionan carritos abiertos que alquila una empresa privada por US$25.00 por persona). Pese a este ligero contratiempo me encanta deambular por el Viejo San Juan.