Listin Diario Logo
06 de diciembre 2019, actualizado a las 12:56 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 27 de febrero de 2019

Monumentos con historia: Símbolos eternos de nuestra Patria

Yadhira Castillo
Especial para Listín Diario
Santo Domingo

El patriotismo se debe estimular y darle mantenimiento permanentemente; los monumentos de la nación traen a la vida las historias de esos valientes que derramaron sangre por la patria y, por estos lugares emblemáticos es que la llama de la identidad dominicana debe arder perenne.

El secretario general del Instituto Duartiano, Julio Manuel Rodríguez Grullón, anima a los organismos del Estado e independientes a trabajar contínuamente en el embellecimiento de los monumentos alegóricos a la Independencia, para impulsar el valor patriótico y las visitas de dominicanos y extranjeros que buscan conocer y rememorar la historia.

“Los monumentos que se hicieron en la época de Trujillo, en la capital, y en honor a él, pueden transformarse y darles un significado patriótico y a esos que aún permanecen en otras provincias, que no se utilizan ni se aprecian”, propone Rodríguez Grullón, como incentivo para elevar el sentimiento que une a los dominicanos.

Listín Diario recopila esos monumentos que evidencian el legado de los independentistas.

Plaza de la Bandera
El arquitecto Christian Martínez y el ingeniero Andrés Gómez Dubriel fueron los artistas que en 1977 elevaron la entonces llamada Plaza de la Independencia, construida durante el gobierno de Joaquín Balaguer. De características barrocas y considerable altura, al subir las amplias escalinatas, se aprecia, en el centro, el Arco del Triunfo que resguarda la bandera que bate el viento y enmarca la simbólica estatua que representa la “Madre Patria”, sosteniendo al soldado caído por defenderla, una obra de Juan de Ávalo; mientras a los lados, dos ángeles que simbolizan la “Gloria y el Honor”. En su alrededor, una centena de mástiles donde ondea la bandera tricolor. Es de difícil acceso peatonal, encontrándose en la intersección de las avenidas 27 de Febrero y Gregorio Luperón, uniéndose también los tres bustos de los trinitarios y el Escudo Nacional, inaugurados a mediados de 2018, esculpidas por Rigoberto Carrasco. Este escenario fue testigo de la celebración de la Santa Misa que ofició el Papa Juan Pablo II, en 1979.

Parque Independencia

En esta explanada confluyen los recuerdos de un pasado colonial y la valía de los fundadores de la patria: La Puerta del Conde y Altar de la Patria. El 1912, el arquitecto checo, Antonín Nechodoma, logró conseguir la autoría del diseño para un espacio recreativo y simbólico. En aquél tiempo, por donde pasaba la calle Pina, hoy está cubierto de un material rojizo llamado vibrazo, con dibujos geométricos y en la parte central; la rosa de los vientos o kilómetro cero, punto de partida geográfico desde donde se miden las distancias de las carreteras y autopistas de Santo Domingo. Localizada, específicamente, entre las calles Palo Hincado, Simón Bolívar, Mariano Cesteros y Arzobispo Nouel, este parque está protegido por unas gruesas barras de hierro, embellecido por puentes de ladrillos y verdes jardineras. En la actualidad, el Ministerio de Cultura exhibe murales para exposiciones temporales

Puertas El Conde y Misericordia

Estos baluartes datan de 1543, construidas con fines militares que resguardaban y permitían el acceso a la ciudad. La noche del 27 de febrero, el patricio Ramón Matías Mella lanzó el trabucazo que dio inicio a lucha por la Independencia en la Puerta de la Misericordia y con su grupo marcharon a la Puerta de El Conde, a reunirse con los demás Independentistas. Eran llamadas Puerta de Santiago o Puerta Grande y Bastión de San Genaro, respectivamente, aunque con el tiempo sufrieron modificaciones. El nombre de Puerta del Conde o Baluarte 27 de Febrero es en honor al Conde de Peñalva, quien luchó contra la invasión inglesa de William Penn y Robert Venables. Su arco en piedra es su mayor atracción, con una inscripción en latín que traducida reza “Dulce y honorable es morir por la patria”. La Puerta de la Misericordia, con fortines semi-elípticos de diseño sobrio y estilo renacentista, tiene esta denominación porque luego de que un terremoto destruyera la ciudad, las personas se congregaban allí para pedir a Dios su “misericordia”; era en este lugar que se realizaban las ejecuciones de personas condenadas a muerte.

Altar de la Patria

Los restos de los tres Padres de la Patria reposan en este mausoleo de mármol blanco y escudo sobre el portal. En el interior, permanecen intactas las estatuas de los fundadores, talladas por el escultor italiano Nicola Arrighini; en la parte inferior sus nichos y la llama votiva que arde 24 horas, invocando solemnidad. El camino que se inicia en la Puerta del Conde lleva al Altar, construido en 1976, obra diseñada por Christian Martínez.

Monumento La Trinitaria

Si se transita desde Villa Duarte en dirección este-oeste, al margen occidental del Puente Duarte, se admiran las tres grandes estructuras de piedra, parecidas a las, que son el centro de este monumento alegórico a la sociedad secreta que fundó Juan Pablo Duarte. Inaugurado en 1966, durante el gobierno de Joaquín Balaguer, su fuente de agua alrededor de la glorieta le da el aspecto fresco e innovador, aunque en la actualidad, sus aguas no corran y ya no hagan contraste con las jardineras, el escudo y bandera en concreto que adornaban el lugar.

Plaza Juan Pablo Duarte

Un busto de considerable tamaño, blanco y con aspecto envejecido de Duarte capta la atención de sus exiguos visitantes; escoltado por dos banderas, sostenidas por mástiles; una escalinata, dos plazoletas y un pequeño anfiteatro para realizar sesiones fotográficas quienes se paseen entre el expreso Las Américas y la autopista San Isidro del municipio Santo Domingo Este. En la base, un pensamiento de Duarte que se lee “Nuestra patria ha de ser libre e independiente de toda potencia extranjera o se hunde la isla”.