Listin Diario Logo
19 de junio 2019, actualizado a las 08:36 PM
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida jueves, 14 de febrero de 2019

DÍA DE SAN VALENTÍN

Cuatro generaciones, un mismo sentimiento

  • Cuatro generaciones, un mismo sentimiento

    La edad. Los de la generación Z, por ejemplo, ya conocen de este sentimiento.

  • Cuatro generaciones, un mismo sentimiento
  • Cuatro generaciones, un mismo sentimiento
Noticias Relacionadas
Escarlin Pozo Guzmán
escarlin.pozo@listindiario.com
Santo Domingo

El obsequiar chocolates, flores, osos de peluches, cartas y tarjetas hechas a mano, realizar salidas a restaurantes, cines y espacios abiertos, al igual que dedicar serenatas y salir a bailar, han sido los regalos y actividades más tradicionales a la hora de festejar el Día de los Enamorados.

Así lo manifiestan diferentes parejas de novios y esposos pertenecientes a las cuatro generaciones de la humanidad. Estas personas demostraron que, a pesar de los cambios que se han generado social y culturalmente, la forma de celebrar el Día del Amor y la Amistad ha permanecido con cambios casi imperceptibles.

 Punto sociológico
Según el área sociológica, cada generación agrupa a personas nacidas en fechas cercanas, y guardan comportamientos comunes por los cambios culturales experimentados durante ese lapso.

Los nacidos entre 1946 y 1964 pertenecen a la generación Babyboomers, mientras que los de la generación X nacieron entre 1964 y 1979. Los millennials fueron entre 1980 al 1994 y los de la generación Z, desde el 1995 hasta la fecha.  

El amor sigue siendo el rey
Son cuatro generaciones que han pasado en los últimos tiempos. Cada una con un comportamiento distinto, pero con igual forma de demostrar sentimientos. A continuación las características de cada una de ellas.

Babyboomers
Olegario Herrera y Carmen Muñoz son una pareja de esposos desde hace 30 años. Aunque no recuerdan la fecha de cuándo se conocieron, sí atesoran en su memoria la expresión y respuesta que dio inicio a esta historia de amor.

-Señor no fume; eso hace daño.

-Si te casas conmigo dejo de fumar. Este corto diálogo marcó la apertura de este libro de amor que en la actualidad lleva aproximadamente 10,950 páginas escritas.

Esta generación valora los detalles hechos a manos y los regalos “románticos”, como un ramo de rosas y chocolates para degustar. Mientras vivían aquel instante no usaban ningún tipo de redes sociales para publicar sus vivencias.

Generación X
Hace un año que Francisca González y Santo González pactaron su amor a través de una asignación en una oficialía del Estado Civil.

Este dúo exterioriza que durante su juventud las cartas de amor, angelitos, serenatas y “vueltas hasta la esquina” eran la forma típica de disfrutar San Valentín. Lejos de un computador y celular conectado al internet, el encuentro amoroso “solía ser más fuerte y especial”.

“Nuestras citas no estaban sujetas a una pantalla. El contacto con los ojos era más duradero. Uno percibía más detalles durante la cita. Tal vez una sonrisa, un guiño, una insinuación de ‘te quiero besar’”, explica.

Milennials
Esta generación nace en el mundo de las tecnologías. El uso de los aparatos inteligentes y redes sociales se ha convertido en el hábito más usual. Tal es el caso de la pareja conformada por Esmeralda Guzmán y Alberto Saint-Hilaire.

Exponen que durante este día usan las aplicaciones más típicas para compartir sus salidas y los obsequios que intercambiaban durante esta festividad.  

“Nosotros lo celebramos preparando algún plato especial, obsequiándonos regalos, como ropa o flores. Tanto él como yo posteamos nuestras fotos y videos para que nuestros familiares y amigos puedan verlo”, dice Esmeralda.

Generación Z
Lisbeth Beltré tiene 19 años y lleva una relación desde hace dos años con Thomas Santos. Esta pareja prefiere reunirse en lugares privados para celebrar San Valentín y entregarse obsequios comestibles u objetos materiales.

A pesar de sus edades, evitan “a toda costa” el uso de las redes sociales para compartir las vivencias que ocurren dentro de las cuatro paredes de cualquier espacio público o privado donde eligieron estar.