Listin Diario Logo
21 de julio 2019, actualizado a las 11:43 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 23 de enero de 2019

FOLCLOREANDO

Día de la Altagracia

  • Día de la Altagracia
Xiomarita Pérez
xiomaritabaila@gmail.com

Como siempre, viajé por sexta ocasión a El Corozo, un paraje de la sección La Florida, que pertenece al distrito municipal La Zanja y está ubicado a unos 16 kilómetros al este del municipio San Juan de la Maguana.

Manuel de los Santos, Alicia Custals y quien escribe nos fuimos el domingo 20 equipados con “casa de campaña” para pernoctar y participar en el Paseo de la Virgen, desde las 3:30 de la tarde hasta la media noche, visitando hogares de cofrades y “puntos” en los que tocan, cantan y bailan.

No hice el recorrido completo, pero muchos, entre hombres, niños y adultos lo hicieron para cumplir su promesa o pedir favores a “Mamá María”. Es de los pocos lugares que no se ha permeado con la publicidad y mucho menos con personas “injerentes”. Es una fiesta de devoción con muchos años de celebración.

Una de las sorpresas que encontré fue que ya hay energía eléctrica. Todo lucía distinto, las linternas no las usamos.

Cada día se integran más personas que tratan con respeto esta manifestación, como Miguelina y William. Roberto Batista, su esposa Xiomara e hijos y la familia Gratereaux siempre se reencuentran en esa fecha, porque forma parte de una costumbre de muchos años. La familia Lamarche y Lorenzo también se integran cada año, incluso vienen del extranjero para participar económicamente y con su presencia, lo que fortalecerá más esta actividad de regocijo mariano.

Ya el lunes despegamos al mediodía regresando por Padre de las Casas, pasando primero por Arroyo Cano, que también estuvo celebrando sus patronales dedicadas a la Virgen y conocimos a Nenito Sánchez, uno de los encargados de la organización. Alicia y yo nos fajamos a bailar palos con uno de los asistentes.

Partimos luego para Bohechío. Estos lugares no lo conocíamos, pero sus carreteras y el paisaje nos deleitaron.

Hicimos parada en Azua para almorzar en El Mesón Suizo.

Escuché hablar de su comida y estaba ansiosa por probarla.

Yo ordené un rico chivo al coco con tostones; Manuel, un bistec encebollado con moro; Alicia, un mofongo con camarones. No faltó el aguacate, unos pancitos de la casa y como postre, unos dulcitos artesanales de coco.

Qué delicioso estuvo todo, finas atenciones de los camareros y de sus propietarios Luis y Nancy Familia. Los tendré presente cuando dé un cruce por ahí.