Listin Diario Logo
06 de diciembre 2019, actualizado a las 12:56 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida domingo, 20 de enero de 2019

SAIURY CALCAÑO

Grano a grano la gallina se llena el buche

  • Grano a grano la gallina se llena el buche
saiury.calcano@listindiario.com

Desde que tengo uso de razón he sentido curiosidad de por qué existen la división de los tiempos y cuál es la razón de segmentar la vida en segundos, minutos, horas, días, semanas, meses y años.

Sé que ubicarnos y tener un orden es importante, sin embargo, creo que el fin es mayor. Dios fragmentó el tiempo como una forma de mostrarnos su misericordia, una vía para enseñarnos que como humanos imperfectos es mentira que “nos la sabemos todas”, errar es precisamente una condición propia de nuestra raza, y que, por tanto, siempre hay un comienzo.

Se oye repetitivo que a final de un año e inicio de otro se nos motive a trazarnos metas, cumplir objetivos, encontrar nuestro propósito, renovarnos, buscar la excelencia, salir de la monotonía, pero en realidad de todos los chances que Dios, la vida, el destino, o lo que entiendas, te da, los primeros días de un ciclo de 365, es muy buen punto de partida.

Ahora, es una fábula pensar en que lo aprendido, los hábitos de una vida completa, ya en enero desaparecerán y empezaremos desde cero, nuevecitos de caja sin mañas ni arrastres del pasado, como un juguete que un niño de 6 años abre y le quita los plásticos sin ningún uso anterior.

No, las transformaciones son paulatinas. Es desaprender para aprender, es ir llenándole grano a grano el buche a la gallina, son pequeños cambios que a la larga traen grandes satisfacciones.

Es intentar beber un poco más de agua, caminar más en vez de tomar un transporte privado como medio de traslado; ir un día al gimnasio, no los siete de la semana; reunirte una vez al mes, aunque sea, con tus seres queridos; iniciar economizando, aunque sean RD$100 pesos y no pretender de una, y por arte de magia que ahorrarás la mitad de tu sueldo.

Son “pequeñeces” que se vuelven gigantes cuando lo haces con sinceridad, retándote, pero conociéndote, yendo poco a poco, siendo perseverante sin ser intransigente, y siendo tu mejor versión, sin comparaciones ni buscando ser quien no eres, en cada momento, todo el tiempo, siempre.

Así sí tiene sentido el cliché de los ciclos, los inicios, las páginas en blanco y las nuevas oportunidades.