Listin Diario Logo
11 de diciembre 2018, actualizado a las 01:08 a.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual20ºC30ºC
La Vida viernes, 07 de diciembre de 2018
0 Comentarios

COSAS DE DIOS

Planes

  • Planes
Alicia Estévez
alicia.estevez@listindiario.com

Hace una semana, el jueves 29 de noviembre, nos despedimos con un gran abrazo. Servimos en un mismo equipo, en la parroquia, y aquel día, admiré la sonrisa amplia y alegre de Eugenia. Desde que colaboramos juntas, he percibido su calidez y su alegría. Durante un instante, por mi cabeza cruzó un pensamiento: esta mujer es feliz.

Acordamos reunirnos, otra vez, este jueves. Eugenia coordina el grupo, de manera que, antes de separarnos la semana pasada, subió un aviso al chat de nosotras para informar sobre un cambio de horario el cual ratificaría este miércoles. Pero no lo hizo y, extrañada, pregunté a qué hora debíamos estar en el templo. Otras hermanas respondieron. Revisé y Eugenia no había leído. Fue más tarde cuando reaccionó para disculparse, no podría estar pues una persona muy allegada, compadre de ella y su esposo, falleció en la explosión de la fábrica de plástico cuya tragedia ha conmovido a los dominicanos.

Ella acompañó su mensaje de disculpa con un emoji de llanto. El día que había planificado, hace una semana, cambió por completo. Y eso que no fue una víctima directa de lo ocurrido. Trato de imaginar lo que sienten las madres, esposas, padres, hijos y hermanos de estas personas y solo clamo a la misericordia de Dios.

Y, a modo de reflexión, quiero señalar algo que observé en los videos grabados por empleados de la fábrica, previo a la explosión. Estaban documentando con sus teléfonos móviles lo ocurrido, lo cual tiene sentido, y avisando a sus familias, también, tiene sentido. Igual lo tuvo haber planificado, hace una semana, lo que haríamos este jueves.

El punto está en que, cuando llega la hora final de alguien que amamos, o cuando llegue la nuestra, nos damos cuenta de que nada tiene sentido, por importante que parezca, frente a la necesidad de estar en paz con Dios y listos para ir a su encuentro. Y que esta vida tan frágil puede estar regalándonos una sonrisa que pronto se tornará en mueca de tristeza; unos segundos de oro para decir por última vez te amo o un último día que invertimos en hacer planes.  

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña
Descubre