Listin Diario Logo
17 de julio 2019, actualizado a las 09:49 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida martes, 19 de junio de 2018

FÁBULAS EN ALTA VOZ

¿Dónde están los ladrones?

  • ¿Dónde están los ladrones?
Marta Quéliz
martha.queliz@listindiario.com

Hace tiempo que ando en búsqueda de los ladrones, y no son precisamente los que busca Shakira en su cuarta producción titulada ‘Dónde están los ladrones’, la cual le dio fama y fortuna en el año 1998.

Lo mío no es tan romántico ni tan alegre. Los quiero encontrar para que nos devuelvan la paz, la seguridad, el respeto, la honestidad, el amor y sobre todo, quiero encontrar a aquellos que de manera despiadada les han arrebatado la vida a tantas personas inocentes. Con una gran tristeza en mi corazón, me fui a una ciudad fabulosa a ver si en algunos de los escondites de ese lugar hay algunos de los que tanto daño le han hecho y le hacen a nuestra amada Quisqueya. En mi exhaustiva búsqueda, lejos de encontrar esos rincones ocultos, me topé con un sistema de seguridad a todo nivel que evita cualquier atropello a la humanidad. Vi cómo no hay necesidad siquiera de agentes policiales en las calles, pues la educación ha sido base fundamental para que no haya necesidad de que cunda el pánico al menor movimiento de un desconocido. En aquella ciudad fabulosa observé la cordialidad de la gente, el pasto de las casas al aire libre, las ventanas sin rejas, los negocios sin guardianes, y unas calles que, aunque a veces oscuras, guardan en secreto la plenitud de quienes las caminan seguros, no importa la hora. Los valores allí están resguardados por los centinelas internos (los padres), que son quienes fomentan la educación en el hogar. Del refuerzo se encargan los centros educativos, donde “los ladrones” de certidumbre no hacen ni asomo. Con un nudo en la garganta regreso a mi realidad y, al percibir el desfalco emocional que nos han dejado nuestros ‘depredadores’, prefiero seguir buscando “los ladrones” de Shakira, no vaya a ser cosa que ellos me encuentren primero y me roben hasta la tristeza que siento por la inexistencia de nuestra paz social.