Listin Diario Logo
25 de marzo 2019, actualizado a las 08:24 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida domingo, 19 de noviembre de 2017
0 Comentarios

EN LA MIRA

Katherine Castro

UNA ACTRIZ QUE SE ADENTRA EN ‘‘LAS AGUAS’’ DE HOLLYWOOD

  • Katherine Castro
Venez Gafer
Santo Domingo

Como la obra cumbre del pintor italiano Sandro Boticelli, The birth of Venus, Katherine camina sobre las aguas de Hollywood... Así con ese esplendor y aires de sofisticación, la actriz nos brinda una exclusiva para relatarnos cómo nace su amor por la actuación, por el arte y la danza, que desde sus primeros años fue moldeándose en su hogar entre espectáculos, cantos, bailes y actuación. A pesar de que en su niñez tuvo problemas de coordinación y balance, esto no le impidió convertirse en la bailarina más sobresaliente de su escuela y esta entrega y perseverancia hoy por hoy define su presente y su futuro como actriz.

Oh!Magazine: Eres la única mujer de cuatro hermanos que puso su mirada desde niña en la actuación. Háblanos de ello.
K.C: Siempre supe que quería ser actriz. De hecho, lo sabía desde que tenía un año, solo que obviamente, no tenía noción del concepto; solo sabía lo que sentía. Cuando tenía cinco años, mis padres me llevaron al pediatra porque notaron que yo tenía problemas con balance y coordinación. Daba dos pasos y me caía. La receta del médico fue simple: clases de baile. Es justamente en la escuela de baile que descubro lo que es actuar y por fin, entendí lo que sentía desde que tenía un año. Vi una película donde los actores bailaban, cantaban y actuaban y supe en ese momento que ese era mi llamado, ser actriz, ¡y lo que haría por el resto de mi vida!

Oh!Magazine: ¿Te mudaste a los Ángeles en 2007 con la intención de incursionar en la meca del cine, Hollywood?
K.C: Sí, me mudé a Los Ángeles de manera definitiva en 2009. Antes de eso estuve en L. A., haciendo el programa de actuación para cine en el NYFA y viendo el proceso de adaptación, además aprender y entender cómo funciona la industria. Una cosa son las clases y otra es la vida real. La verdadera industria. Después de esto regresé a R.D. y continué viajando hacia L.A. Ya conocía la ciudad, tenía mis amigos, otras clases que me interesaban, en fin, ya me sentía en casa, y finalmente en 2009, me quedo de manera definitiva y el resto es historia.
 
Oh!Magazine:  A muchas actrices latinas les ha tomado tiempo adentrarse al cine Hollywoodense ¿cómo ha sido ese proceso para ti?
K.C: Todo toma tiempo. Lo que mucha gente ve como la “nueva sensación del momento”, por lo general están viendo el resultado de 10, 15, 20 años de trabajo. El asunto no es si ha sido difícil o si es fácil. Nunca veo las cosas de esa manera. Cuando quiero algo, voy por ello con blinders y lo que se presente, lidio con ello en ese momento. Yo lo veo de esta manera: lo importante es estar realizando algo que llena y enriquece tu espíritu. Tu alma . Algo por lo que sientes completa pasión y que cuando lo estás haciendo, y ese es mi caso, el tiempo vuela y no te das cuenta. Es solo cuando miras hacia atrás que ves el camino que has recorrido y lo que has ‘logrado”. Yo veo más bien, como lo que he aprendido, pero por lo general, no miro hacia atrás. Solo miro lo que está por delante.

Oh!Magazine: Ese estilo exótico que tienes lo has convertido en tu marca personal, ¿eres así en tus días más reales?
K.C: (Risas) Gracias por ese halago. Lo que ves en mí, es quien soy en todo momento, porque estás hablando más bien de mi esencia. Soy la misma persona frente a las cámaras y detrás, con la diferencia de que en el día a día no llevo puesto un vestido de gala Versace o Gucci, no me maquillo, pero mi personalidad es la misma. A veces surgen cambios físicos porque un personaje lo requiere. Estos cambios físicos también influyen en la vida interna, la vida emocional del personaje, pero eso es todo. Conmigo es, como dice el viejo dicho: “what you see is what you get”.

Oh!Magazine: Estás muy enfocada en tu carrera, ¿cuándo te nos casas?
K.C: (Risas) ¡Esa pregunta es un gancho! ¿Casarme?.. bueno, jamás digas jamás, pero honestamente valoro mucho mi privacidad. Mis momentos sola. Estoy rodeada de tanta gente siempre, que cuando llego a mi casa quiero estar sola en silencio desconectada del mundo.

Oh!Magazine: para tus seguidores dominicanos, ¿qué tiene que tener ese hombre para enganchar tu corazón?
K.C: ¡Eso es algo que debo conservar y que ellos descubran!

‘‘Siempre supe que quería ser actriz. De hecho, lo sabÍa desde que tenía un año, solo que obviamente, no poseía noción del concepto; solo sabÍa lo que sentía’’.

Oh!Magazine: ¿qué haces en  tus días de ocio?
K.C: Leer. Esto alimenta mi imaginación. Voy por un masaje, me pongo al día con películas. Me escapo un fin de semana, si tengo el lujo de tener el fin de semana completo, o un día a un lugar remoto, por lo general rodeada de la naturaleza, (mar o montaña) sin decirle a nadie nada. Me desaparezco.

Oh!Magazine: ¿Existe un papel que no harías en cine?
K.C: Nunca he pensado en esos términos porque significa que estoy juzgando al personaje. No sé si existe un papel que no haría. Lo importante para mí es el guion si está bien escrito, si me gusta la historia, quién es el director y su punto de vista. Si la historia no conecta conmigo, no siento que yo pueda aportarle algo o no me haga crecer como actriz, tal vez ese sería el papel que no haría.

Oh!Magazine: Eres políglota, ¿nunca se te han cruzado los idiomas ensayando para un papel?
K.C: ¡Sí, me ha pasado! Es como que de repente tu cerebro tiene un corto circuito y salen todos los idiomas menos el que tiene que ser. ¡Cuando me sucede me río a carcajadas! Soy pavísima. ¡La edad del pavo nunca se me fue!

Oh!Magazine: ¿cómo es el lado sensible de Katherine?
K.C: Soy muy sensible al dolor de los demás, al dolor de los animales, al dolor de la tierra. Lo siento como si fuera mío. Me causan mucho coraje las injusticias, el racismo, lo cual es lo más absurdo, no existen las razas. Esto es algo que se ha creado para poder subyugar, controlar y manipular a la sociedad, haciendo creer que unos son superiores y otros inferiores.

Oh!Magazine: ¿esa sensibilidad es la que te ha motivado a colaborar en  instituciones como: PETA, Foundation, Make a Film Foundation y St. Jude Children’s Research Hospital?
K.C: Esas son solo algunas de las fundaciones. Estoy involucrada en muchas otras más porque es algo que me llena como ser humano. Lo siento como un deber y algo que siempre he querido hacer desde niña y que quiero continuar haciendo por siempre. Tengo muy claro que no puedo cambiar al mundo, pero sí puedo tener un impacto positivo en la vida de tan solo un ser humano, entonces he logrado mi objetivo. Esto puede crear un efecto dominó y ese ser humano mañana puede ser alguien que puede tener un impacto positivo en la sociedad y en el mundo.

Oh!Magazine: ¿Qué papel disfrutas más: el de bailarina, actriz o productora ejecutiva de películas?
K.C: ¡Definitivamente el de actriz! Seguido de bailar y si se combinan ambos, como recientemente tuve la oportunidad de hacer, me siento en el cielo.

Oh!Magazine: ¿Qué actor o actriz admiras? ¿Razón?
K.C: Son varios: Daniel Day Lewis, Cate Blanchett, Robert Downey, James McAvoy, Meryl Streep, Charlize Theron, Michael Fassbender, Idris Elba, Emma Thompson, Jared Leto, Mershala Alí… porque cada vez que los veo, nunca veo a la persona, veo el personaje. Realmente se transforman y lo hacen parecer tan fácil. Nunca siento que estoy viendo al mismo personaje de una película a otra. Esto me hace olvidar que estoy viendo una película. Siento que estoy viendo una historia que es real y que se está desarrollando ante mis ojos. Cuando eres actor muchas veces es difícil relajarte y simplemente ver una película sin ver la parte técnica en todo el sentido de la producción, no solo la actuación.

Oh!Magazine: ¿Qué sentiste al ganar el “Breakthrough International Actor” como artista extranjera emergente en Hollywood en 2014?
K.C: Fue una gran sorpresa para mí cuando recibí la carta. No lo podía creer. No imaginaba que alguien estuviera prestando atención a mi trabajo. Hago lo que hago porque lo amo, no para recibir reconocimientos. Fue un gran honor lo cual recibí con mucha humildad y agradecimiento. Se siente así como un sueño, dentro de un sueño, como la película Inception (risas).. . Al día siguiente vuelves a la realidad.

Oh!Magazine: ¿Te sentiste satisfecha con tu participación en la película «Reinbou»?  Háblanos un poco de qué fue lo más complicado de ese papel para ti.
K.C: Aún no he visto la película, pero sí me siento satisfecha con mi trabajo. Tuve la suerte de trabajar bajo la dirección de David Maler, quien para mí fue una revelación como director. Me sorprendió. Tal vez el hecho de ser buen actor lo ayuda a ser buen director porque entiende el lenguaje de los actores, sabe comunicarse con ellos. La señora Horton (mi personaje en Reinbou) tiene muchas capas. Una mujer emocional y psicológicamente rota. Muy volátil, producto del sistema socio-económico de la época, la presión social y los antidepresivos. Por fuera parecía tener lo que una mujer puede querer. Un poco obsesiva y compulsiva. Este orden en su mundo exterior representa que su sanidad y que dentro de ella está balanceado y ella tiene el control, pero en realidad es lo opuesto. Todo está a punto de caer. Se está agarrando de un hilo. Es aquí donde radica su belleza: Su vulnerabilidad.

Oh!Magazine: ¿En qué proyectos nuevos cinematográficos estás trabajando?
K.C: ‘‘SOMEDAY’’, el cual está ahora siendo considerado en varios festivales. Acabo de trabajar en una serie con algunos de los actores más reconocidos en Hollywood, pero aún no tengo autorización de revelar más. Para el 2018 tengo dos largometrajes y otra serie. Más adelante daré los detalles.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña