Listin Diario Logo
29 de noviembre 2022, actualizado a las 06:28 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 06 de agosto de 2014

SEMANA MUNDIAL DE LA LACTANCIA MATERNA

¿De viaje  con el bebé?

Las grandes terminales terrestres y aeroportuarias ofrecen facilidades a la madre lactante

  • ¿De viaje  con el bebé?
  • ¿De viaje  con el bebé?
  • ¿De viaje  con el bebé?
  • ¿De viaje  con el bebé?
Yaniris López
Santo Domingo

Lactar sin vergüenza en los espacios públicos sin el riesgo de ser recriminada o censurada ha sido una de las grandes conquistas de la mujer. Hasta hace varios años, sin embargo, la mamá lactante encontraba cierta resistencia para dar el pecho a su bebé en lugares como las terminales aéreas, el metro y las estaciones ferroviarias.

Ante las quejas de las madres y de las instituciones que promueven solo la lactancia materna en los primeros seis meses del niño, se ha ido formando una especie de protocolo internacional que, sin grandes formalidades, invita a las aerolíneas, a las autoridades aduanales y aeroportuarias a ser amigables con la madre lactante que viaja. ¿Qué facilidades les ofrecen? ¿Qué normas debe seguir la mamá?

Sí se puede viajar y lactar

Muchas madres se cohíben de amamantar a su bebé durante los viajes largos por temor a no encontrar un lugar cómodo y agradable para hacerlo. Muchas terminales terrestres y aeroportuarias, así como restaurantes, cruceros y centros comerciales, lo tienen.

Equipadas con asientos especiales, dispensador de agua y otras facilidades para atender al bebé, las salas de lactancia ofrecen privacidad a las madres cada vez que quieran alimentar al pequeño.

Aunque en el Aeropuerto Internacional Las Américas (AILA) no cuentan con una sala  exclusiva de lactancia, sí disponen de un baño familiar que brinda a la madre privacidad y facilidades para darle el pecho al bebé o cambiarle el pañal. 

“Por cada baño normal (para hombres y mujeres) tenemos disponible uno familiar. Si la madre no se siente cómoda lactando en los pasillos u otras áreas, este lugar les ofrece más confianza”, informan en el AILA.

Facilidades
En “El libro esencial para la madre lactante”(2010), la enfermera y experta en lactancia Kathleen Huggins escribe sobre la facilidad que tienen las madres para realizar viajes largos con su bebé lactante, y señala que una de las ventajas de amamantar es que pueden salir de la casa y viajar con el bebé “sin tener que llevar leche de fórmula, biberones ni tetinas”. 

Como cada situación es especial, es posible que deba cargar con leche almacenada, fórmulas, extractor de leche y otros utensilios para la lactancia del bebé.

Afortunadamente, para unirse a las campañas de promoción de la lactancia materna, las autoridades de migración y aduanas ofrecen ciertas concesiones a las madres lactantes.

“Actualmente se permite a las madres llevar en el avión la cantidad de leche que deseen, siempre y cuando lo declaren para la inspección en los puntos de control de seguridad”, explica Huggins.

En el AILA sugieren a las madres lactantes explicar a las autoridades de Migración y Aduanas, sin temor a discriminaciones o a ser maltratadas, cualquier pregunta que les hagan relacionadas con el bebé y la leche que llevan consigo.

Para evitar disgustos relacionados con la seguridad, pudiera ocurrir -como han reportado algunas viajeras alrededor del mundo- que las autoridades de cualquier terminar de pasajeros le pidan que pruebe la leche del bebé para cerciorarse de que su contenido es real. Hágalo sin rechistar, después de todo se trata también de su seguridad.

En la carretera
La mayoría de los bebés pequeños pueden viajar bien en un automóvil, dice Huggins, estadounisense. Por supuesto, agrega, el bebé debe viajar todo el tiempo en una silla de automóvil cuya seguridad esté aprobada, sin importar la distancia del viaje.

“Cada par de horas, deberás detenerte para amamantar al bebé y cambiarle el pañal”, recomienda.

En al avión y el aeropuerto
Si el viaje es en avión, de ser posible Huggins  recomienda reservar un asiento de los llamados mampara, los ubicados en la parte delantera de las hileras de asientos.

“Trata de elegir un vuelo que no vaya muy lleno. En ese caso es más probable que haya un asiento vacío a tu lado y dispongas de más espacio y privacidad. Amamantar durante el despegue o el aterrizaje ayuda a que los oídos del bebé se ajusten a los cambios de presión del aire. Si el bebé está resfriado cuando van a viajar, dale un descongestionante una hora antes del despegue”.

Según información proporcionada por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, la madre lactante no será sometida a precauciones especiales en los controles de seguridad de los aeropuertos y ésta no tiene que declarar su propia leche en Aduanas cuando retorna a este país.

De igual forma, señala la institución, lo mismo que un ordenador portátil o una bolsa de pañales, los extractores de leche eléctricos son considerados artículos personales durante el vuelo y pueden ser llevados debajo del asiento del pasajero. 

ALGUNOS CONSEJOS
1. Si estando de viaje  debe recurrir a la leche de un banco de leche, recuerde que la mayoría de estos centros sólo las ofrecen con prescripción pediátrica.

2. ¿Se encuentra en un lugar sin salas ni baños adecuados para  lactar al bebé? Hágalo en su asiento discretamente y sin llamar la atención.

3. Si viaja a Estados Unidos, lea antes la sección dedicada a la lactancia materna en la página web de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, en inglés), la www.cdc.gov/breastfeeding/recommendations. Allí encontrará información y recomendaciones especiales de viaje, incluyendo orientaciones sobre vacunación, el "kit" de salud, alimentación y precauciones.

4. Por ejemplo, la CDC recomienda a las madres que amamantan incluir una crema antimicótica, útil en el tratamiento de las infecciones de los senos (también conocidas como aftas).