Listin Diario Logo
26 de mayo 2019, actualizado a las 12:00 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida miércoles, 26 de noviembre de 2014

REFLEXIÓN

La boca del justo

Pastor Antonio Regalado
Boston, Massachusetts

Cuando los hijos de Dios hablen, deberían hacerlo conforme está establecido en la instrucción bíblica, con gracia, sin ofender ni dañar como a veces suele suceder por falta de madurez, sino para honrar a Jesucristo. 

La Voluntad del Señor establecida para la boca del justo, es decir, la comunicación mediante las palabras, escrita está, lee así: "Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno". Palabra de Dios, libro Colosenses 4:6.

Muchos expertos en el desenvolvimiento de la conducta concluyen en que los problemas y dificultades que experimentamos, en su gran mayoría tienen fundamento en la poca capacidad para dirimir desacuerdos y controversias.

Para nadie es un secreto que existe una enorme cantidad de fieles que un día decidieron retenerse en sus hogares en lugar de permanecer en la fe donde Señor le agradó enviarles a servir, y hay quienes en la actualidad  están acariciando la idea de si irse o quedarse, a causa de que un pastor, obrero, diácono, profeta, evangelista, maestro, o cualquier otro servidor, haciendo un flaco servicio a Jesús, no hizo un sabio e inteligente buen uso de la comunicación hablada.

Debemos expulsar de nuestras bocas, ese "laberinto de palabras que carecen de honra y estimación, que tienen por meta confundir, causar tristeza y frustrar".

Cada día, el lenguaje soez y desagradable penetra en ciertos medios, lo que constituye un atropello al  que lee, oye y ve.

Dice el Señor: "Las palabras que decimos con nuestra lengua son como el fuego. Nuestra lengua tiene mucho poder para hacer el mal. Puede echar a perder toda nuestra vida, y hacer que nos quememos en el infierno".  Santiago 3:6. Traducción en lenguaje actual. {TLA}.   La version Reina -Valera 1960, explica:  "Y la lengua es un fuego, un mundo de maldad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, y contamina todo el cuerpo, e inflama la rueda de la creación, y ella misma es inflamada por el infierno".

He aquí más del designio de Dios acerca de la lengua: "Pero ningún hombre puede domar la lengua, que es un mal que no puede ser refrenado, llena de veneno mortal".  Santiago 3:8. "Con ella bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios". Expresa el versículo 9, del capítulo 3 del libro de Santiago.

La dirección de Dios continúa el consejo  diciendo:  "De una misma boca proceden bendición y maldición. Hermanos míos, esto no debe ser así".  Santiago 3:10.   Aquí sale a la superficie de esta reflexión la esperanza de accesar a un lenguaje espiritual mayor al del mundo, lenguaje que conocimos de Jesús!!! ". Gloria a Dios!!!.

¡¡ Jamás hombre alguno ha hablado como este hombre!, fue la respuesta que dieron los alguaciles a los sacerdotes y a los fariseos, cuando oyeron hablar a Jesús.

Que nuestras conversaciones sean como Dios quiere, con gracia y sazonada con sal, como siempre lo hizo el Manso y Humilde de corazón, Jesús!!!

Señor, que mis labios te agraden y te honren!!!!