Listin Diario Logo
27 de septiembre 2021, actualizado a las 12:21 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La Vida martes, 24 de diciembre de 2013

SÍNTOMAS

Navidad y las dolencias gástricas

EXCESO ES UNA PALABRA COMÚN EN NAVIDAD Y FIN DE AÑO, Y OJALÁ FUERA SOLO EN LOS AFECTOS Y REGALOS

  • Navidad y las dolencias gástricas
Li Misol
li.misol@listindiario.com
Santo Domingo

Exceso es una palabra común en Navidad y fin de año, y ojalá fuera solo en los afectos y regalos.

Extralimitarse comiendo y bebiendo en estas fechas es común y también lo son sus consecuencias, según comenta la gastroenteróloga Indhira Risk, quien informa que los padecimientos gástricos de este mes festivo se deben al descontrol del consumo, pero también a una sobremanipulación de alimentos, lo que favorece su contaminación.

“En Navidad se presentan muchas intoxicaciones alimentarias por la gran cantidad de comida que se cocina temprano y queda esperando hasta el momento del consumo, y también por la compra de comida en la calle, sobre todo las carnes”, detalla Risk.

También hay mayor ingesta de frutas y otros alimentos crudos propios de la época y mal higienizados, lo que puede causar enfermedad diarreica aguda de tipo infeccioso.

Tampoco ayudan los platos tradicionales de la mesa dominicana en esta época, pues consumir de una sentada gran cantidad de diferentes tipos de alimentos (carnes, harinas, víveres, frituras, ensaladas, frutas y dulces) en una misma comida predispone a digestión lenta, vómitos, diarreas y otras manifestaciones.

Las mezclas
Los excesos en esta época suelen deberse en parte a la disponibilidad: hay comida y bebida en todas partes y en todo momento. “Es común que ocurra el llamado ‘choque de sazones’, porque la persona come y bebe primero la fiesta de la compañía, luego pasan por donde la abuela, cenan en su casa, la vecina les pasa un plato y luego puede que pasen por un colmado”, dice la médica.

Hay personas que en las últimas dos semanas del año que literalmente no paran de comer. Según Risk, se puede aconsejar a la ciudadanía, pero es difícil que haya conciencia y comedimiento.  

“Tampoco es que todas las personas se van a enfermar, pero sí es recomendable que todas las personas alternen periodos de alta ingesta de comida con periodos de dieta, es decir, si sabes que vas a comer una gran cena por la noche, toma una comida ligera en el día”, aconseja la experta.

Si es completamente imposible eludir altas ingestas de comida en el día, ante cualquier síntoma de malestar usted puede ayudarse con algún antiácido o procinético que le ayudará a hacer la digestión más rápida y eficiente.

Para evitar las intoxicaciones alcohólicas, tome con moderación y no mezcle bebidas. 

(( Cuidados

El alcohol:
La gastroenteróloga Indhira Risk explica que las intoxicaciones alcohólicas son frecuentes debido a que diciembre es el mes en que más se bebe y más se mezclan bebidas.

“La persona comienza a tomar temprano y continúa todo el día. Comienza con un ponche, luego se toma whisky con algún familiar; en la cena se toma vino, después para celebrar un espumante”, detalla la especialista.

Una intoxicación alcohólica no es algo leve. Puede llegar a provocar una pancreatitis. “En personas con colelitiasis puede desencadenar una colecistitis o cólico biliar y puede presentarse deshidratación severa y pérdida del conocimiento”, puntualiza.

Padecimientos:
Las personas con gastritis o reflujo gastroesofágico suelen cuidarse al comer por el dolor que sus dolencias acarrean ante un descuido. Pero si se comete algún exceso están los procinéticos, los inhibidores de la bomba de protones, medicamentos cuya acción principal es la reducción pronunciada y duradera de la producción de ácido en el jugo gástrico. Destacan los omeprazoles.