EL MALTRATO CRECE CADA DÍA

El hombre deja de ser el villano

EN LA PROVINCIA SANTO DOMINGO, POR EJEMPLO, UN 8 POR CIENTO DE ELLOS ES AGREDIDOS POR SUS PAREJAS

Indhira Suero
Santo Domingo

Aunque el joven Richard Nin no forma parte de los hombres agredidos por sus parejas, advierte que si una novia o esposa suya le golpease él le “rompería la cabeza”. De acuerdo con sus palabras, no iría a denunciarla sino que “la agredería y la soltaría en banda”. A pesar de esto, alrededor de un ocho por ciento de los hombres de la provincia Santo Domingo no actúa como propone Nin, sino que se convierten en víctimas de violencia a manos de sus mujeres.

En esta ocasión los roles se invierten y ninguna mujer interpretará el papel de víctima. Ahora el hombre se adueña del rol protagónico, uno que nadie debiera interpretar.

La problemática
De acuerdo con Perfecto Acosta, procurador de la Fiscalía de la provincia Santo Domingo, hace algunos años los hombres no interponían querellas cuando se sentían amenazados o violentados por sus mujeres, pero hoy día la situación ha cambiado.

“Después de la puesta en vigencia de la ley 24-97 y al abrirse los centros de atención a casos de violencia ya acuden a interponer querellas y el número de casos puede estar en un cinco, un ocho y hasta un diez por ciento”, asegura Acosta.

El coordinador de violencia de género del ensanche Ozama, Martín Peguero, corrobora la declaración de Acosta al afirmar que en su unidad reciben de 850 a 900 denuncias mensuales y de esas el ocho por ciento corresponde a hombres contra mujeres.

 (+)
LO QUE DICE LA LEY 24-97

Art. 309-2. Constituye violencia doméstica o intrafamiliar todo patrón de conducta mediante el empleo de fuerza física o violencia sicológica, verbal, intimidación o persecución, contra uno o varios miembros de la familia o contra cualquier persona que mantenga una relación de convivencia contra el cónyuge, excónyuge, conviviente o exconviviente o pareja consensual, o contra la persona con quien haya procreado un hijo o una hija para causarle daño físico o sicológico a su persona o daño a sus bienes, realizado por el padre, la madre, el tutor, guardián, cónyuge, excónyuge, exconviviente o pareja consensual, o persona bajo cuya autoridad, protección o cuidado se encuentra la familia.

Los culpables de los delitos previstos en los dos artículos que preceden serán castigados con la pena de un año de prisión, por lo menos, y cinco a lo más, y multa de quinientos a cinco mil pesos y la restitución de los bienes destruidos, dañados y ocultados si fuere el caso. 

¿Mamitas o víctimas del peor machismo?
“Muchas veces ponen denuncias cuando las mujeres los golpean, pero se da el caso de que ellos agredieron primero. Otra situación se da cuando ambos son victimarios”, destaca Peguero.

Mientras que Zunilda Tavares, coordinadora fiscal del departamento de Familias y Menores, asegura que todos los meses acuden hombres a poner querellas contra sus parejas y que hay mujeres presas por violencia.

“Son las menos pero las hay y para condenarlas se toman las mismas consideraciones”, señala Tavares.

Los tipos de agresiones pueden variar entre las físicas, verbales y patrimoniales. Perfecto Acosta asegura que en ciertas ocasiones se puede conciliar cuando intervienen los fiscales.

“La agresión puede venir porque el hombre se va de la casa o porque no se quiere ir, por incompatibilidad de caracteres o porque hay bienes. Otro caso se da por irresponsabilidad”, dice Acosta.

Para Zunilda Tavares, las agresiones de las mujeres a sus maridos constituyen violencia doméstica. “Se contemplan en la misma ley y conllevan la misma pena. Hay hombres que son golpeados y apuñalados por sus parejas, generalmente llegan aquí aruñados. También algunas se autogolpean y dicen que fueron los maridos”, confiesa.

Perfil de la víctima
Gladys Cedeño, encargada de Estadísticas de la Fiscalía, recuerda un caso en que la esposa le echó agua caliente al marido y cuando le preguntaron el nombre de ella él dijo que no lo iba a decir porque no quería hacerle daño a la madre de su hija.

Empleados de la Fiscalía revelan que muchas veces cuando un hombre acude a poner una querella, los policías le llaman “mamita” y le preguntan que porqué se deja dar por mujeres.

Pero la situación va más allá. Según Tavares, el hombre agredido generalmente no maltrata a su pareja, aunque hay casos en que la agresión viene por una reacción de la mujer ante la violencia.

“Hay muchos que no vienen por vergüenza o machismo, pero eso se ha ido corrigiendo porque tratamos de darles un trato igualitario”, señala Tavares.

Ana Mirtha Vargas, psicóloga clínica, asegura que los hombres maltratados por sus mujeres presentan un perfil de dependientes emocionales, a los que sus expectativas de cariño y atención se han vuelto patológicas: “Poseen una tendencia a tolerar situaciones vejatorias y presentan poca confianza en sí mismos”.

Mientras que las mujeres agreden debido a los celos, el alcoholismo, la falta de dinero o la necesidad de ejercer control. “Son personas que desean imponer su voluntad. También puede ser un juego sadomasoquista en el cual los dos se agreden de manera continua”, expresa Vargas.

Causas
Zunilda Tavares asegura que se presentan casos de mujeres que se “beben o juegan el dinero que los hombres le dan para la casa”.

El hecho de que la violencia contra los hombres sea todavía un tabú se debe, de acuerdo con Tavares, a que la ley se hizo para proteger a la mujer, que en ese entonces era la principal víctima de violencia.

El sociólogo Ramón Tejeda, destaca que el que no denuncie a su pareja ante la justicia se debe al machismo en la sociedad. “Hemos visto casos de mujeres que matan a los hombres o incluso les cercenan el pene. El maltrato al hombre es una realidad”. 

(+)
POSIBLES SOLUCIONES

La fiscal Tavares considera que hay que concienciar a la familia y enseñar que en toda relación debe existir el respeto mutuo.

Mientras que Martín Peguero expone que solo se procesa un tres por ciento de denuncias, pero que la Fiscalía no posee el mecanismo ni el personal para darles seguimiento.

La psicóloga Vargas recomienda buscar apoyo profesional al hombre que presente este tipo de situación, para que pueda trabajar la relación la baja autoestima, las inseguridades.

Ramón Tejada asegura que la juventud dominicana está aprendiendo a vivir en pareja y el hombre y la mujer están más integrados.

“Tengo la impresión de que todavía existe un amplio sector que considera que el hombre se hace hombre teniendo muchos amoríos; que debe llegar con experiencias al matrimonio y que la infidelidad masculina es algo necesario.

Pero estoy seguro que cada vez son menos y que hay cada vez más personas que establecen relaciones horizontales más igualitarias”, destaca Tejeda.

ESTADÍSTICAS
En enero de 2011 de un total de 794 denuncias recibidas, 630 fueron formuladas por mujeres y 164 por hombres.

En febrero de 2011 de un total de 843 denuncias recibidas, 748 fueron formuladas por mujeres y 95 por hombres.

En marzo de 2011 de un total de 801 denuncias recibidas, 668 fueron formuladas por mujeres y 133 por hombres.

En abril de 2011 de un total de 701 denuncias recibidas, 578 fueron formuladas por mujeres y 123 por hombres.