Listin Diario Logo
17 de noviembre 2018, actualizado a las 01:46 p.m.
Suscribete al Listin Diario - News Letter
*
Santo Domingo
Clima Actual22ºC31ºC
La Vida domingo, 25 de marzo de 2007
0 Comentarios

INICIO

El poder de la oración contemplativa

  • El poder de la oración contemplativa
    Amaury Hernández, María Luisa Teijeira y María del Carmen Romero.
Marta Quéliz

SANTO DOMINGO.- El poder de la oración es incuestionable. Es la más poderosa herramienta que tiene el ser humano para pedir clemencia ante el Señor. Cada quien lo hace como puede, pero para dirigirse al Todopoderoso no es suficiente con una simple petición. Tratar de tener un encuentro de cerca con Él, verlo a los ojos, escuchar sus respuestas en el silencio y sentir sus manos, casi literalmente hablando, reportan una verdadera satisfacción al ser humano y dan una sensación de paz.

Y es que, según explica Amaury Hernández, la oración contemplativa es un método de oración cristiano que ayuda a alcanzar una comunión con Dios de una forma sencilla. Y -lo más importante- está al alcance de todos.

Resalta que esta técnica puede aplicarse en estos momentos, en los muchos dominicanos que están sedientos de oración, y la mejor forma de hacerla es contemplativa para lograr un mayor acercamiento con el Señor.

Dice que esa sed que tienen algunos dominicanos obedece a que en los últimos tiempos el poder adquisitivo del país ha mejorado, “y hay quienes tienen lo básicamente necesario para vivir mejor. Tienen una casa, un vehículo, un buen trabajo y otras cosas materiales, pero sienten que les falta algo. Se dan cuenta de que tienen un vacío, y cuando reflexionan admiten que lo que necesitan es orar, “acercarse a Dios”, considera Hernández.

Aduce que por eso es que hacen hincapié en lo importante que es la oración contemplativa para llenar ese vacío, y lograr una paz que va a repercutir en un mejor desenvolvimiento diario, ya sea dentro del seno familiar, en el trabajo, con los negocios, los amigos y en todo el sentido de la palabra.

María Luisa Teijeira y María del Carmen Romero, corroboran lo expuesto por Hernández, y razones tienen de más. Al igual que él, ellas pertenecen al Movimiento de Laicos Cistercienses Dominicano “La Cruz de San Benito”, un grupo de hombres y mujeres que busca una relación profunda con Dios desde sus familias y ocupaciones. El organismo está afiliado al Monasterio Cisterciense Santa María del Evangelio de Jarabacoa.

Invitación
Tan buenos han sido los resultados que han conseguido Amaury Hernández, María Luisa Teijeira y María del Carmen Romero que se atreven, con firmeza,  a invitar a todo el que busque de un acercamiento con Dios a que participen de esta conferencia y de otras actividades que realiza el Movimiento de Laicos Cistercienses

“La Cruz de San Benito”
Romero explica que un laico es un cristiano católico que no es sacerdote, ni religioso. Sobre los Laicos Cistercienses, dice que  buscan una relación íntima y profunda con Dios a través de la contemplación, ‘lectio divina’ y liturgia de las horas, guiados por el carisma de la Orden Cisterciense de la Iglesia Católica.

Cita que dentro de los valores que los caracterizan figuran la oración, la humildad, la caridad, el estudio de las Sagradas Escrituras, el recogimiento y el trabajo.

El Movimiento de Laicos Cistercienses “La Cruz de San Benito” nace en el “Monasterio Cisterciense Santa María del Evangelio” de Jarabacoa, República Dominicana, el cual da apoyo a través de un monje que es guía.

Con la anuencia de este monje desarrollan el programa de actividades del grupo. Entre ellas reunión semanal, en la cual hacen la oración vespertina que se hace en el monasterio. Luego hacen la “Lectio Divina”, que es un método que busca establecer un diálogo entre la persona y Dios a través de Las Sagradas Escrituras. Luego se quedan en contemplación u oración contemplativa, para finalizar con una oración comunitaria.

También realizan una reunión mensual para conocerse más y comentar sus experiencias respecto a los beneficios que reporta la oración. Anualmente realizan un retiro espiritual de tres días en el monasterio, impartido por el monje que los guía. Teijeiro cita también que uno de los requisitos para ser laico cisterciense es estar bautizado.

COMENTARIOS 0
Este artículo no tiene comentarios
Comentarios | No tiene cuenta? Cree su cuenta | Recuperar contraseña
Debe estár logueado para escribir comentarios
Usuario
Contraseña

Descubre