Listin Diario Logo
01 de octubre 2022, actualizado a las 05:33 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República lunes, 15 de agosto de 2022

Lágrimas y rosas blancas llovieron en el centenario de la coronación de la Virgen de la Altagracia

Los miles de feligreses abarrotaron el colosal estadio desde las 6:00 a. m., teniendo algunos que quedarse en los alrededores por falta de espacio

  • Lágrimas y rosas blancas llovieron en el centenario de la coronación de la Virgen de la Altagracia

    Coronación de la Virgen de la Altagracia. Jorge Martínez/ LD

  • Lágrimas y rosas blancas llovieron en el centenario de la coronación de la Virgen de la Altagracia
Jazmín Díaz
Santo Domingo, RD.

Arrodillados con rosario en mano y lágrimas, cientos de creyentes católicos se dieron cita en el Estadio Olímpico para celebrar los 100 años de coronación canónica de la Virgen de la Altagracia.

Los miles de feligreses abarrotaron el colosal estadio desde las 6:00 a. m., teniendo algunos que quedarse en los alrededores por falta de espacio.

Mientras los feligreses rezaban el rosario de la Aurora, se abrieron las puertas del Olímpico y ocuparon los asientos destinados para los peregrinos de diversas partes del País. La delegación del Cibao cruzó las puertas sur y oeste, entonando el cántico "Una gran señal hay en el cielo".

Mientras la mañana avanzaba, diferentes cantantes católicos pasaron por el escenario a animar a los allí presentes con himnos dedicados a María, desde rap cristiano, merengue, dembow y baladas que hacían referencia a sus experiencias vividas dentro de la fe.

La banda de música del camino neocatecumenal fue poniendo a los católicos en sintonía mariana mientras cantaban, tocaban y bailaban himnos a María.

La vicepresidenta de la República Raquel Peña y la primera dama Raquel Arbaje bailaron desde una tarima y al igual que ellas, todos los funcionarios públicos cantaban y bailaban a ritmo de los himnos marianos.

Cerca del mediodía las puertas principales del Estadio Olímpico se abrieron y se empezó a escuchar el sonido de la banda de música de la Armada que estaba acompañando la imagen desde su llegada a Santo Domingo.

Mientras, la presentadora del evento, Isaura Amparo, gritaba que al fin la madre estaba entrando al Olímpico.

Las lágrimas y las flores blancas sobraron mientras la Virgen era paseada por las vías habilitadas en el estadio, los integrantes de los Heraldos del Evangelio regalaban rosas blancas que eran arrancadas de la carroza de la Virgen a algunos feligreses que veían este gesto como una señal de amor de Dios.

Al mediodía se inició la eucaristía que fue oficiada por más de 30 obispos dominicanos e internacionales.

Monseñor Edgar Peña Parra fue el encargado de la homilía en donde mostró el punto de vista de la iglesia sobre los principales temas de debate en el territorio nacional.

Cuando los feligreses se retiraban del estadio, cantaban y bailaban a ritmo de canciones que eran tocadas con botellas de agua, panderos y tamboras.

Los allí presentes expresaron que sintieron la presencia y la bendición de Dios en el transcurso de la bendecida mañana.

En la actividad también participaron Deligne Ascensión, Ministro de Obras Públicas y Comunicaciones; Eduardo Estrella, presidente del Senado de la República; Alfredo Pacheco, presidente de la Cámara de Diputados; entre otras personalidades de la vida social y eclesial de la República.

Esta celebración se llevó a cabo para conmemorar el aniversario número 100 de la segunda coronación de la Virgen de la Altagracia, llevada a cabo en Santo Domingo el 15 de agosto de 1992 por el papa Juan Pablo II.


Más en La República