Listin Diario Logo
04 de julio 2022, actualizado a las 07:06 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República martes, 12 de abril de 2022

Estos son los "agresores” del Canódromo que golpearon al Defensor del Pueblo y a los periodistas

Los agresores del Canódromo actuaron con una autoridad dictatorial con el uso de la violencia física, sicológica y verbal contra los periodistas y personal del Estado

  • Estos son los "agresores” del Canódromo que  golpearon al Defensor del Pueblo y a los periodistas

    Agentes de la Digesett en el Canódromo. Foto: Raúl Asencio.

  • Estos son los "agresores” del Canódromo que  golpearon al Defensor del Pueblo y a los periodistas
  • Estos son los "agresores” del Canódromo que  golpearon al Defensor del Pueblo y a los periodistas
  • Estos son los "agresores” del Canódromo que  golpearon al Defensor del Pueblo y a los periodistas
Redacción digital
Santo Domingo, RD

De la turba de agentes de la Dirección General de Tránsito y Transporte Terrestre  (Digesett) que agredió el lunes al Defensor del Pueblo, Pablo Ulloa, a la periodista Lourdes Aponte, al fotógrafo Raúl Ascencio y a camarógrafos de otros medios, hay uno que lo golpeó a todos a trompadas y empujones.

Su nombre no lo tenemos, pero sí su fotografía y videos donde golpea al Defensor del Pueblo y a los  representantes de los medios de comunicación que los acompañaban cuando fue a verificar la situación que se da en el lugar, a raíz de los reportajes de Listín Diario.

El abusador del Canódromo”, con una camiseta negra, pantalón gris, cadena  y reloj, como todo un verdugo, dirigió las agresiones sin contemplación.

¡Ah!, pero hasta las mujeres agredieron, y es el caso de la "abusadora", la coronel Isabelita de los Santos Pérez, quien usó un palo de golf para agredir a los presentes.

Otra agente de Digesett agarró a la periodista Lourdes Aponte, del Listín Diario, y la sacó casi arrastrada del lugar.

Aponte perdió el celular, que luego fue devuelto por la Digesett al periódico, pero reseteado, sin ninguno de los archivos, que incluían grabaciones de lo acontecido.

Los agresores del Canódromo actuaron con una autoridad dictatorial con el uso de la violencia física, sicológica y verbal.