Entregan Premio Nacional de Literatura a Soledad Álvarez

  • La ceremonia por José Luis Corripio Estrada y la ministra de Cultura, Milagros Germán, de quienes Soledad Álvarez recibió la distinción. Raúl Asencio / LD

Yanibel Luna
Santo Domingo, RD

El Ministerio de Cultura y la Fundación Corripio entregaron el Premio Nacional de Literatura 2022 a la ensayista y poeta Soledad Álvarez, quien recibió un diploma de reconocimiento y una donación de RD$2,000,000.

La ceremonia se realizó en la Fundación Corripio y fue encabezada por el presidente de la entidad, José Luis Corripio Estrada, así como la ministra de Cultura, Milagros Germán y José Alcántara Almanzar, de quienes la escritora recibió la distinción.

Con un discurso cargado de emociones, Soledad Álvarez, agradeció a la Fundación Corripio  y a la ministra Milagros Germán, a quienes les expresó su admiración y aprecio.

Asimismo, manifestó su agradecimiento a los rectores de las universidades dominicana, quienes fungieron como jurados del Premio Nacional de Literatura, por el importante galardón literario. 

La poeta narró que recibió la noticia con la misma emoción y aleteos en el corazón de la primera vez que vio su primer texto publicado. 

“El premio Nacional de Literatura es el más alto de los reconocimientos que puede conferirse a un escritor dominicano, honor que sin yo esperarlo recibí el pasado 26 de enero”.

Poema

La escritora dijo que antes de que el jurado la distinguiera, la violencia de la guerra junto al horror ante la muerte y la devastación se instalaron en el mundo y la inspiró a escribir un poema de amor a los emigrantes y refugiados que tituló “Amor Humanidad” y, con la declamación del mismo terminó su intervención.

Soledad Álvarez

Álvarez es ensayista y poeta de larga trayectoria. A tra­vés de los años ha realizado múltiples publicaciones en­tre las cuales están los libros de poemas “Vuelo posible” en 1994 y “Las estaciones íntimas” en el año 2006

También se destacan los es­critos “El debate sobre las generaciones” de 1991 y “Complicidades” de 1998.