La polarización política ha contaminado los medios

  • El asalto al Capitolio de los Estados Unidos: El climax de la polarización política

Asociación de prensa de Madrid
Tomado de Fundación Lucas de Tena

La constatación de que la polarización política ha contagiado al periodismo quedó patente en el ciclo de conferencias de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).

“Los periodistas estamos, tristemente, enfrentados”, pero también preocupados por la cuestión que centra este debate. “A la pregunta que lanzamos, la respuesta es sí. Polarizados en los contenidos políticos, en la línea mediática… Las tertulias, a veces, se convierten en espectáculos, y no es bueno que, cuanto más ideologizados estén los tertulianos, más repitan en las sillas”, apuntó Marta Solano, que ejerció de moderadora del debate.

Su afirmación la compartieron los otros tres componentes de la mesa. Así, Bieito Rubido, director de El Debate, se declaró “convencido”: Hay mucha polarización entre los periodistas, “posiblemente más en las formas que en las ideas. Cuanto más maleducado e impertinente eres, mejor. Sobre todo en el ‘subgénero’ llamado tertulias, de radio o de televisión”, dijo, aunque también defendió que “es normal que en una sociedad libre haya puntos de vista diferentes, lo que no es tan normal es que no puedas discrepar”. Para Rubido, “la profesión necesita de una gran reflexión, hacer una gran parada, y restablecer los consensos”, porque “la pluralidad ideológica es esencial en democracia”. “¿Por qué somos la promoción de periodistas con peor imagen en la sociedad?”, se preguntó. “Porque estamos, continuamente, enfrentados unos contra otros”.

“Efectivamente, estamos politizados y cada vez más”, opinó Pilar Velasco, periodista de investigación, para quien “desde hace 3 o 4 años, han saltado por los aires los consensos. Me refiero a que, hace 10 años, no hubiera sido posible que los políticos insultaran a los periodistas. No existía esta guerra abierta y todos cumplíamos con unas reglas del juego”.

“El periodismo agita el debate, pero eso no es malo. El problema está en el grado y en las formas”. “Estamos poniendo mucho espacio en la opinión y estamos más condicionados con las redes sociales que con la información”, añadió Velasco.

 “Claro que el periodismo se ha contagiado de la polarización. La política ha ido, progresivamente, ocupando y contagiándolo todo: las asociaciones de jueces, las de agricultores, las universidades. Está todo completamente politizado y, evidentemente, la prensa no iba a ser una excepción”, corroboró Álvaro Nieto, director de “The Objective”: “A los profesionales les cuesta, cada vez más, dejar su ideología en la puerta de las redacciones, que se han ido radicalizando, y en las que cada vez hay más activistas y menos periodistas. Es muy preocupante”.

“¿Dónde está el límite -se preguntó Nieto- en una profesión en la que todo está cambiando? Se han triplicado los medios y ahora cualquiera puede abrir uno. Ibai Llanos tiene millones de seguidores… ¿Que el periodismo agita el debate? ¿Qué tipo de periodistas, de qué medios? Igual a los que lo agitan yo no les considero periodistas, pero es lo que hay”.

El debate abordó también el comunicado conjunto emitido por doce jefes de prensa de grupos parlamentarios del Congreso, en el que piden a la Secretaría General de la Cámara que tome medidas para “restablecer el buen funcionamiento de las ruedas de prensa” y protestan por el comportamiento de algunas personas acreditadas que crean un clima de tensión que “dificulta el trabajo del resto de periodistas”.

“Es un capítulo muy lamentable para la democracia y la libertad de expresión, en el que los periodistas somos los primeros en no solidarizarnos con nuestros compañeros. Si empezamos limitando a dos, expulsando a dos, terminamos censurando toda la actividad informativa del Congreso”, afirmó Bieito Rubido.

“Me parece aberrante. La solución no puede ser esta -aseguró Álvaro Nieto- ¿Que se tomen qué tipo de medidas? Creo que es un escándalo que se haya perpetrado este papel en una democracia y con la firma de doce periodistas debajo.

“Este asunto se ha gestionado mal”, añadió Pilar Velasco. “Hablamos de ejercer el derecho a la información. Ahora bien, es cierto que algunos periodistas del Congreso se están quejando del comportamiento de otros colegas”.

En cuanto a la tarea de los verificadores de noticias, Rubido los calificó de “inquietantes”, Velasco de “absolutamente necesarios” y Nieto de “no neutrales”.

Sobre los muros de pago, Rubido afirmó que son “un desastre”, las “fake news” del periodismo, mientras Nieto sostuvo que son “legítimos” pero ineficaces y Velasco destacó que, entre sus retos, tienen pendientes cómo garantizar el acceso de la gente con menos recursos a la información de calidad.

Previa al debate, en la presentación, el presidente de la FAPE, Nemesio Rodríguez advirtió de que “el hartazgo que produce el actual ambiente nocivo lleva a la pérdida de confianza en las instituciones y, de paso, en la democracia”.

El papel de periodistas y medios ante esta situación es adoptar un compromiso con la verdad, centrarse en los hechos, verificarlos, comprobarlos con fuentes fiables y contextualizarlos, desmontar las mentiras, explicando quién las genera y por qué; fomentar la información plural y el control independiente de los poderes. Y pensar siempre que nos debemos ante todo a los ciudadanos como garantes que somos de su derecho a la información”.

También intervino en el acto Daniel Fuentes, director del área de investigación de la consultora Kreab, y dijo: “La prensa es más necesaria que nunca porque hay más información que nunca y eso conlleva más ruido, y tenemos que ganarnos las credenciales, eliminando ese ruido”.