Listin Diario Logo
19 de enero 2022, actualizado a las 12:57 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República domingo, 05 de diciembre de 2021

Abel Martínez afirma que la frontera necesita un reforzamiento en su vigilancia

El miembro del PLD dijo que se trata de una vigilancia virtual la seguridad de la frontera

  • Abel Martínez afirma que la frontera necesita un reforzamiento en su vigilancia
  • Abel Martínez afirma que la frontera necesita un reforzamiento en su vigilancia
Redacción Digital
Santo Domingo

El alcalde de Santiago de los Caballeros, Abel Martínez, expresó que es necesario “mayores medidas de seguridad” en los puestos fronterizos.

Durante un recorrido realizado por la zona fronteriza durante el día de ayer, deploró la escasa vigilancia que se observa en el puesto fronterizo de Comendador en Elías Piña, una de los cuatro puntos fronterizos con el vecino país.

Agregó que es evidente el trasiego de indocumentados que sigue ingresando a la República Dominicana, reiterando que todos los extranjeros regularizados son bienvenidos, pero “hay una debilidad que se debe corregir de manera inmediata en nuestras fronteras, no con discursos, sino con hechos”.

En esta frontera el aspirante a presidente de la República Dominicana "observó la débil presencia militar y vulnerabilidad en la inspección" para cruzar desde el vecino país.

La República de Haití, luego del magnicidio de su presidente, Jovenel Moise, se ha visto sumergida en situaciones de emergencia con respecto a su seguridad interna.

“En territorio dominicano hay más de un millón 500 mil haitianos ilegales, lo que atribuyen en gran medida a las mafias que falsifican documentos para permitirles entrar al país”, expresó el alcalde de Santiago el pasado martes dos de noviembre.

Reiteró su denuncia de que siguen operando mafias que otorgan facilidades a los haitianos ilegales para que continúen asentándose en diferentes comunidades y aseguró que esas operaciones se han convertido en un negocio millonario, en el que cada ilegal paga entre 100 y 500 dólares para ingresar al país.