Listin Diario Logo
17 de octubre 2021, actualizado a las 12:21 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República miércoles, 18 de agosto de 2021

Enfoque

La crisis climática necesita de todos

  • La crisis climática necesita de todos
DANIEL BIRAN BAYOR
Santo Domingo, RD

Aún aquel los de nosot ros que no conoc emo s p a r - ticularmente la crisis climática, estamos alarmados por lo que está sucediendo a nuestro alrededor. Mientras en Alemania y partes de Europa inundaciones masivas han cobrado cientos de vidas, pueblos completos en China e India han sido borrados por las fuertes lluvias. Granizos gigantescos llovieron en Italia a mitad del verano. Suiza y Gran Bretaña fueron sorprendidas con un clima salvaje y lluvioso. Sardonia, Grecia y Siberia fueron golpeadas por incendios y en California las temperaturas llegaron a un récord impensable de 56 grados Celsius, dejando a los residentes sudando como si estuvieran dentro de un anafe.

Considerando todo esto, el importante reporte publicado hace unos días por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático refleja una seria advertencia para toda la humanidad. Debemos cambiar nuestras formas y transitar hacia un estilo de vida y economía que sostenga – no dañe - el clima de la Tierra, la naturaleza y el medio ambiente.

Los testimonios de cientos de científicos que tomaron par te en la redacción de este reporte, basándose en miles de estudios de gran reputación, son extremadamente importantes. El tiempo de cambiar llegó. Sin embargo, el cambio es difícil y necesitamos tener historias de éxito, aprender de nuestros semejantes y aplicar tecnologías que nos ayuden a movernos a una economía de cero emisiones para el año 2050, así como cortar al 50% las emisiones de gases de efecto invernadero de la humanidad para el 2030.

Si buscas inspiración y buenas ideas mira a tu alrededor y verás que Israel se destaca en estos temas. A través de las décadas pasadas Israel ha aprendido a establecer agricultura en el desierto y áreas áridas, a reciclar el 90% de su agua y desalinizarla para que sea potable. Ha desarrollado soluciones impresionantes en almacenamiento de energía, eficiencia energética y energía renovable; ha cultivado una industria de punta en sustitución de proteínas animales y sabe cómo preservar los bosques en tiempos de sequía y condiciones áridas. Israel es un laboratorio vivo para el desarrollo de soluciones prácticas para la crisis climática.

Las innovaciones climáticas de Israel pueden ayudar al mundo entero a desarrollar las capacidades necesarias para adaptarse a los cambios atmosféricos y construir resiliencia.

Un ejemplo son los increíbles desarrollos en institutos de investigación y en el sector privado israelí en el campo de la sustitución de proteínas animales. Productos como la carne, la leche, los huevos se están produciendo en los laboratorios usando métodos que casi no emiten gases de efecto invernadero y que permiten liberar vastos campos agrícolas que utiliza el ganado, para ser restaurados y reforestados ecológicamente. Si esto no es suficiente, estas tecnologías pavimentan el camino para incrementar la seguridad alimenticia durante la era de crisis climática.

Es tas innovaciones también son muy útiles para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y proporcionar algunas soluciones fascinantes para el mundo actual en los campos de almacenamiento de energía comprimida, generar energía de las olas marinas, el uso avanzado de herramientas de computación para manejar energía y más.

Si somos seres humanos, entonces tenemos que cooperar unos con otros. Está claro para todos que no existe un solo país aún muy fuerte y desarrollado que pueda afrontar solo esta crisis sin precedentes en la historia de la humanidad. Necesitamos aprovechar todas nuestras increíbles habilidades juntos, para enfilar este gigantesco barco que es nuestro planeta – en el que convivimos hombro con hombro- hacia un puerto seguro. La única manera de hacerlo es trabajando unidos, compartiendo información y experiencias, además de aprender de la experiencia de otros.

El autor es Embajador de Israel en República Dominicana