Parejas y familiares de presos en La Victoria protestan al pasar más de un año sin verlos

  • Un momento de la protesta ayer en La Vcitoria.

Gabriel Coplin
Santo Domingo, RD

“Queremos visita, quere­mos visita”, era la consigna que vociferaba de manera insistente durante mañana de ayer una decena de per­sonas que realizó una pro­testa pacífica en las afueras de la cárcel La Victoria, en exigencia de que las autori­dades introduzcan cambios en el protocolo de visitas conyugales y familiares.

De acuerdo a declaracio­nes de los manifestantes, familiates tienen al menos un año y dos meses sin ver ni tocar a los privados de li­bertad.

“Exigimos aunque sea una hora cada 15 días para todas esas mujeres y hom­bres que vienen desde Ba­rahona, San Juan, La Vega y distintos puntos del país; nos cuesta durar de entre cuatro a cinco horas de ca­mino para acá, y sobre todo hacer una fila de largo tiem­po para que sólo nos per­mitan menos de una hora”, manifestó Carolina, una mujer que intentaba visitar a un tío suyo.

Con reflejo de tristeza, en su rostro, Victoriano Villar dijo que anhela ver y abrazar a su hijo que se encuentra en esta prisión, y agregó que siente un gran dolor, ya que “solo lo puede saludar de lejos”.

De su lado, Miladis Ro­dríguez declaró a periodis­tas de LISTÍN DIARIO que su hijo esta en prision y su­fre esquizofrenia, y desde hace un mes no ha podido llevarle medicamentos ni comida.

“Después de la pande­mia él está peor porque no he podido estar con él ni lle­varle sus medicamentos, pa­ñales, platos y vasos limpios; yo quiero entrar a verlo y lim­piarlo”, dijo Rodríguez.