Las clases por radio son más difíciles de producir

  • Integrantes del equipo técnico que trabaja en la elaboración de las clases para radio y televisión. FUENTE EXTERNA.

Laura Castillo
Santo Domingo, RD

 Existen lugares donde los alumnos solo pueden escuchar una radio pa­ra educarse en esta nue­va modalidad a distancia que ha llevado las aulas a las casas de cada estu­diante. Pero está la pre­gunta: ¿cómo producen los contenidos que re­quieren explicación y que los niños no pueden vi­sualizar a través de la ra­dio?

Tomar clases observan­do y escuchando la tele­visión quizás no sea tan complejo como lo es hacer la misma actividad pero solamente escuchando la bocina de una radio.

Producir este tipo de contenido es uno de los procesos más difíciles en esta etapa, ya que los maestros y encargados de­ben explicar solo median­te voz lo que quieren que los estudiantes se ima­ginen para que puedan comprender las asignacio­nes.

Cuando los producto­res tienen en sus manos la planificación ya ha sido validado por el Ministerio de Educación (Minerd), técnicos nacionales asigna­dos al grado y el docente de la asignatura. Inmediata­mente proceden a preparar lo que se debe grabar para los alumnos.

El guion que se utiliza pa­ra radio conlleva una elabo­ración de al menos 4 horas en conjunto con el que se realiza para televisión, que es el primero que se hace de los dos.

Después que se tiene listo y completo el guion de tele­visión, se revisa y se lee pa­ra determinar las imágenes que se requieren.

Una vez que los guionis­tas señalan los puntos don­de van dibujos para com­pletar la clase, proceden a la descripción total de cada una de las ilustraciones que se supone que el niño debe de ver, pero que en este caso se  lo debe de imaginar para tratar de percibir lo que se le quiere enseñar.

El libreto que se utiliza para televisión abarca una extensión de 9 a 10 pági­nas, pero cuando se inicia aplicar el mecanismo de descripción para poder lle­varlo a la radio mediante la voz se amplía con un to­tal de más o menos 15 pá­ginas.

Luego de tener la pauta con las ilustraciones o imá­genes descritas, los guio­nistas inician a redactar usando una estructura bá­sica donde definen el ini­cio un texto que engancha con una curiosidad, una bienvenida que explica el contenido, intención de la clase, desarrollo de la mis­ma y una retroalimenta­ción.

 Rafael Noesí, encargado de supervisión del guion de radio y televisión educati­va del Minerd, explicó a LISTÍN DIARIO la manera en que tratan de describir lo que quieren transmitir.

Mientras que en la tele­visión aparece un audiovi­sual explicando el ciclo de crecimiento de un árbol con imágenes que detallan todo al tiempo que el pro­fesor lo explica y lo dinami­za, mediante radio es dife­rente porque la única vía de comunicación es la voz.

Allí el profesor va deta­llando las imágenes y cada uno de los ciclos, por ejem­plo: Si observamos un ár­bol con frutas, vemos como crece dándonos sombra, alberga nidos de aves para que estas se reproduzcan, los polinizadores como las abejas se alimentan del néctar de sus flores y lo uti­lizan para producir la miel, caen sus hojas abonando el suelo… y así sucesivamen­te detallan cada paso.

Luego que tienen el guion traducido y prepara­do para la radio, los maes­tros y algunos locutores profesionales graban el material detenidamente y son pasados a través de las emisoras que correspon­den.