Listin Diario Logo
27 de febrero 2021, actualizado a las 09:09 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República martes, 26 de enero de 2021

ENFOQUE

Gobierno oscila entre salud y economía frente al Covid-19

  • Gobierno oscila entre salud y economía frente al Covid-19
Ruddy L. González
Especial para Listín Diario
Santo Domingo, RD

Un conversatorio de dos amigos, por la web

¿Son acertadas, populistas, peligrosas, inadecuadas las últimas medidas anunciadas por el Gobierno frente a la pandemia?

El gobierno anunció, mediante decreto del presidente Luis Abinader y las explicaciones de la vicepresidenta, Raquel Peña, en conferencia de prensa, un paquete de nuevas medidas tendentes a flexibilizar las restricciones impuestas por las autoridades para enfrentar la pandemia del coronavirus.

 Estas medidas, que entran en vigencia a partir del miércoles 27 de enero y hasta el lunes 8 de febrero, se producen en momentos en que los boletines oficiales que emite a diario el Ministerio de Salud Pública registran un aumento considerable en el número de personas detectadas contagiadas con el virus así como un incremento en la cifra de fallecimientos, estadísticas que las autoridades justifican por el aumento de pruebas PCR que se están realizando en todo el país.

 La situación es puesta en una balanza por profesionales de la salud, importantes sectores de la prensa nacional, las autoridades, políticos y la gente, basado en la pregunta: ¿si se registran a diario más infectados y fallecimientos, como se flexibilizan las medidas del toque de queda y apertura de establecimientos de concentración de público?

 Un conversatorio informar sostenido este fin de semana –cuando la prensa publicaba que en apenas siete días, del 17 al 24 de enero, se habían registrado 94 muertos, sumando 2,531 desde el inicio de la pandemia, y un promedio sobre los mil contagiados positivos por día, para sumar 203,946- con un profesional de la economía y el comportamiento social, permite tener una perspectiva de cómo la gente está interpretando la situación actual frente a las medidas del Gobierno.

 Este es el conversatorio, sostenido con mi amigo, el economista y sociólogo, ya en retiro, Manuel A. Tobías, a través de la web:

Hola Manuel, ¿qué te parecen las medidas anunciadas por el Gobierno en el decreto del 22 de enero, que entra en vigencia el día 27 de enero?

 Aunque no estoy en el inside de estas decisiones, y como eres un amigo auténtico, en lo que te pueda servir para tu rol de comunicador poderoso, te digo lo que pienso podría ser la lógica de estas decisiones:

 1) Se partiría de que la actual política restrictiva no ha servido para reducir las tasas de contagio y mortalidad;

2) Que ha provocado un creciente rechazo por sus efectos en los negocios, los ingresos y la vida cotidiana;

3) Que esto último le estaría restando apoyo a actual política sanitaria. Además de lo negativo de la actuación de la Policía frente a los violadores de las medidas –mascarillas, distanciamiento- y el toque de queda, así como del cobro de las multas autorizadas por la Procuraduría;

4) La actual política restrictiva está alejando, en la práctica, el horizonte de la normalización/recuperación económica cifrada al 2021. El empresariado empieza a mostrar seria preocupación, lo que reflejan en el silencio que guardan, de manera directa y personal frente a la situación, y como sus  consideraciones son expresadas por segundas manos, en  y por medios de comunicación;

5) Por consiguiente, veo que la flexibilización de las medidas busca atacar los daños colaterales señalados. Es como si dijéramos que con la actual política sanitaria estamos dañando la economía, generando inconformidad social y política, al tiempo que el virus rebrota marcando récords. Es como un perder-perder;

6) Entiendo, por tanto, que el ‘Cambio’ ha decidido meter otro cambio en esta materia, quizá cifrando la esperanza sanitaria en la llegada de las vacunas. Hasta aquí mi aporte querido amigo.

Creo tu análisis tiene mucho de razón en varios puntos, pero sobre tus comentarios me permito hacerte otras consideraciones:

• Creo es razonable tu apreciación sobre la reacción de desafío de la gente en la calle, que ha ralentizado la efectividad de las medidas oficiales, pero esto conlleva un serio peligro de autoridad efectiva;

• Creo es correcta la apreciación sobre la presión empresarial, en especial el comercio, pero habrá que poner en una balanza, muy seriamente, ¿qué pesa más, si la reactivación económica inmediata, que creo podría esperar un poco aún, o la salud colectiva, con el número de contagios y muertes que vemos a diario?

• También creo que la ineficacia de la Policía en las calles y la torpeza el cobro de las multas han sido claros errores que han alentado el desafío de la gente.

 Comparto tu preocupación ciento por ciento. Mi preocupación es que la gente, así como le pierde temor al virus, le vaya perdiendo cada vez más el respeto y la confianza a las medidas oficiales. Y, entonces, si no se tiene confianza en lo que hacen las autoridades y la gente se siente ‘empoderada’ de poder desafiar las medidas del gobierno, ligamos dos componentes sociales explosivos, cuyos resultados no son buenos.

Yo prefiero autoridades que tomen medidas impopulares, que al final sean las correctas y sus resultados favorezcan a la generalidad.

Ojalá mis apreciaciones estén equivocadas, porque como todos anhelo que termine esta pesadilla.

Ojalá las vacunas lleguen y erradiquen la pandemia.

Ojalá la economía se recomponga, que  lleguemos a los diez millones de turistas, que se reduzcan los niveles de desempleo provocados por la pandemia, que tengamos un crecimiento de 6,6% en 2021, una inflación de 4%, una tasa de cambio estable, alrededor de 59 x 1, un aumento de las remesas y de la inversión extranjera...

Y seremos felices.
Creo que das en el clavo. Al parecer, es una impresión, el Gobierno es muy sensible a la opinión pública -medios, redes, reacciones sectoriales y populares- y teme arriesgar sus niveles de aceptación. Y al mismo tiempo, percibo, hay posiciones divergentes al interior de la Administración acerca del manejo de esta crisis, por lo demás inédita y compleja. El mundo se ha manejado con la ecuación aprieta y afloja. Aquí probando, basculando entre salud y economía.


Más en La República