Listin Diario Logo
04 de marzo 2021, actualizado a las 10:57 p. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República domingo, 20 de diciembre de 2020

Tras seis años en los tribunales, padre de Natasha Sing vio condenar a los asesinos de su hija

Su periplo se inició aquel día 7 de abril de 2014 cuando recibió la noticia del asesinato de Natasha, de 30 años

  • Tras seis años en los tribunales, padre de Natasha Sing vio condenar a los asesinos de su hija

    Foto de archivo de José Sing, padre de la joven asesinada Natasha Sing.

Santa Marte
Santo Domingo, RD

Fueron seis largos años los que pasó el señor José Sing, padre de Natasha, dando viajes a los tribunales para lograr una condena ejemplar contra el asesinato de su hija, la que finalmente se produjo ayer con el dictamen de los jueces del Segundo Tribunal colegiado de la provincia Santo Domingo, que los sentenciaron a la pena máxima.

Su periplo se inició aquel día 7 de abril de 2014 cuando recibió la noticia del asesinato de Natasha, de 30 años, al confundirla con la joven Suleika Flores Guzmán, que tenía el mismo vehículo y residía el mismo edificio, y que era el objeto principal del crimen. También fue asesinada, pero 21 días después.

La última información publicada sobre el caso es del 10 de mayo de 2017 cuando el primer Juzgado de la Instrucción de la provincia Santo Domingo dictó auto de apertura a juicio contra Sanhy Dotel Ramírez, Dionary Elizabeth Trinidad Ramírez, Amauris Soriano García y Luis Abel Mariano Pérez.

Por momento tenía dudas de si serían condenados. Eso lo llevó a escribir en agosto del pasado año un comentario en su cuenta de Twitter, exponiendo su inquietud sobre el proceso, que ya tenía más de cinco años ventilándose en los tribunales.

“Laberintos de la justicia dominicana, códigos protectores de criminales, solo dan espacio a la indignación. Si no tuviera más hijos bajo mi responsabilidad, otra sería la historia”, publicó Sing  para entonces.

Por el hecho fueron condenados a 30 años de prisión Amauris Soriano García (Nevado) y Luis Abel Mariano Pérez (Luisito).

Mientras que el tribunal sentenció a Francis Alexander Fermín González, Jesús Manuel Mendoza Benítez (El Patrón), Johnny Sención Gómez (El Camionero), a 20 años de prisión cada respetivamente y descargó, por insuficiencia de prueba, a la imputada Sanhy Dotel Ramírez (Sandra), a quien la Fiscalía de esa jurisdicción había imputado de ser quien presuntamente habría mandado a matar por encargo a las dos mujeres.

Aunque muestra sus reservas con una parte de la sentencia que descarga a la que en principio era señalada como la autora intelectual de ambos crímenes, por insuficiencia de pruebas, asegura que se siente satisfecho con la decisión, porque ya los responsables de matar a su hija están condenados.

“Así es la justicia acá, pero por lo menos los que perpetuaron el hecho contra nuestra hija se les aplicó la pena máxima. Entonces el tribunal alegó que no hay evidencias suficientes que vinculan a esa señora”, responde al ser preguntado al respecto. Dijo que durante el juicio ninguno de los acusados la involucró a ella, por lo que se preguntó entonces ¿cuál era el móvil del crimen, si nadie la mandó a matar?.

“El tribunal alega que no hay evidencias suficientes para involucrarla a ella, porque no hay ninguna grabación, ninguno de ellos reconoce que fue ella, es algo muy extraño. Documentos que presentó la fiscalía tenían una fecha mal, detalles así”, explica a Listín Diario, al ofrecer su reacción tras la sentencia.

A su entender, el expediente no fue sustentado con los debidos elementos que permitieran lograr una condena contra el posible autor intelectual del hecho, al entender que alguien debe estar detrás del crimen contra su hija.

“Yo que no sé nada de eso, no fue tan contundente como para que hubiese una evidencia, parece que el tribunal decidió eso por alguna razón”, indica Sing.

Aseguró que el proceso fue agotador y que, incluso la madre de su hija ya estaba delicada de salud, debido a las tantas audiencias a las que tenía que asistir y ver revivir los recuerdos de Natasha cada vez que asistía a los procesos.

“Eso fue terrible, mucho tiempo, entonces lo peor de todo es que revive todo, y ver esta gente ahí eso afecta la salud y todo”, dijo, al referirse a que cada vez que iban a una audiencia tenían que toparse con la cara de los asesinos de su hija.