Listin Diario Logo
14 de enero 2021, actualizado a las 08:50 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República jueves, 26 de noviembre de 2020

Los agresores de mujeres estarán bajo seguimiento de los fiscales y la Policía

  • Los agresores de mujeres estarán bajo seguimiento de los fiscales y la Policía

    Las mujeres están reclamando cada día respeto para su dignidad y derecho efectivo a mandar en sus cuerpos.

Wanda Méndez
Santo Domingo, RD

 El plan estratégico “Por una Vida Libre de Violencia pa­ra las Mujeres” que ejecu­tará el gobierno, dispone la creación de un sistema de seguimiento y monitoreo de las personas imputadas y condenadas por violencia de género, que posibilite la creación de un modelo de acompañamiento para la reinserción y prevención de nuevos hechos penales.

El programa anunciado el pasado martes por el pre­sidente Luis Abinader, con­templa el establecimiento de un sistema de informa­ción automatizado interins­titucional entre la Policía Nacional y la Procuraduría (base de datos) para identi­ficar e individualizar el agre­sor, que les permita realizar el seguimiento y monito­reo de las denuncias, así co­mo las medidas y órdenes de protección. En esta parte, se destaca la inclusión de un sistema de alerta a las auto­ridades mediante una apli­cación en el teléfono.

El ambicioso programa, diseñado por el Ministerio de la Mujer, abarca también conectar los servicios de re­gistro de nacimiento y ad­quisición de documentación de identidad para menores de edad con canales de de­nuncia de la Procuraduría General de la República pa­ra la investigación de casos de menores de edad emba­razadas.

Estas acciones, que for­man parte del componen­te de sanción y persecución, se suman a otras novedades del proyecto que ya fueron informadas por el presiden­te Abinader, como la repa­ración económica y social a víctimas y la creación de una policía especializada para la protección, asistencia y eje­cución de las acciones rela­cionadas con los casos de violencia contra las mujeres, tanto adultas, adolescentes y niñas. Establece la crea­ción de mecanismos especí­ficos de seguimiento y moni­toreo para recibir quejas de las usuarias sobre el sistema de justicia, tanto el ministe­rio público, la Policía Nacio­nal y de la judicatura, y su régimen de consecuencias.

Con las medidas enfo­cadas a la sanción y la per­secución, el objetivo es ga­rantizar a las mujeres en situación de violencia el ac­ceso oportuno a la justicia, con servicios de calidad y procedimientos legales y ad­ministrativos rápidos, idó­neos, efectivos y no discrimi­natorios.

“Dentro de los principa­les desafíos a los que se da­rá respuesta en este eje se encuentran aquellos vincu­lados con el fortalecimiento del sistema de persecución, investigación y sanción de la violencia para reducir la impunidad persistente en el marco de este delito, así como el fortalecimiento del Estado, a través de las insti­tuciones vinculadas a la im­partición de justicia, para proteger el interés superior de las niñas, niños y adoles­centes durante los procesos judiciales”, se resalta en el documento.

Este es uno de los 6 ejes estratégicos del Plan. Los restantes la prevención, de­tección, atención integral, investigación, y reparación integral.

En la atención integral es que prevé el fortaleci­miento de la Dirección Es­pecializada de Atención a la Mujer de la Policía Na­cional, a través de un cuer­po especializado para in­crementar la prevención, asistencia, atención, pro­tección, persecución y aprehensión, con la certifi­cación de destacamentos y acreditación de agentes po­liciales.

SEPA MAS

 Plan en defensa de la mujer

 Cuatro años.

El plan estratégico de­nominado Por una vi­da libre de violencia pa­ra las mujeres, se ejecu­tará en un período de 4 años, a través del Mi­nisterio de la Mujer y en coordinación con varias instituciones públicas y el acompañamiento del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

Los ejes.

Generacional, igualdad étnico-racial, territoria­lidad, discapacidad, di­versidad sexual, migra­ción y diáspora, y tecno­logías digitales.