Gobierno de Abinader: Las críticas y “tropiezos” a menos de un mes

Saulo Mota Telemín
Santo Domingo, RD

A pesar de que Luis Abinader tiene menos de un mes como presidente de la República, las críticas a algunas medidas tomadas no se han hecho esperar. Esto se debe, entre otras cosas, a designaciones en puestos gubernamentales que han sido recibidas negativamente.

El más reciente es la función de Wellington Arnaud, licenciado en derecho, como director del Instituto Nacional de Aguas Potables y Alcantarillados (Inapa), a pesar de que un artículo de la ley que creó la referida institución estipulaba que su titular debe ser ingeniero civil, además de ser especializado en el área de ingeniería sanitaria.

Para habilitar la elección de Arnaud, fue sometida a la Cámara Baja del Congreso Nacional un proyecto de ley que modifica el mencionado acápite, removiendo el requerimiento del título de ingeniero para ser el jefe del Inapa.

La pieza pasó al Senado para su aprobación, que la mandó a comisión de estudio, donde se prevé que enfrente un poco más de oposición debido a las críticas surgidas de la sociedad.

Una de las principales críticas recibidas provino del presidente del Consejo Dominicano de Ingenieros, Arquitectos y Agrimensores (CODIA), Francisco Marte, quien tildó esta acción como una puñalada trapera, que demuestra una supuesta debilidad en las instituciones públicas, en las que se ponen los intereses grupales por encima del bien común.

Marte aseveró que el Inapa debe ser presidido por profesionales con el conocimiento y la experiencia que amerita esa gran responsabilidad nacional, asegurando que en los últimos años el país ha atravesado grandes crisis de abastecimiento de agua, producto de políticas públicas inadecuadas en cuanto a la planificación para la preservación y uso adecuado del líquido.

Por su parte el Gobierno justificó el nombramiento, expresando que este responde al interés de establecer alianzas público-privadas, a fin de lograr su plan de construir todos los acueductos necesarios en el país y reconstruir los que están deteriorados.

En familia

Otra de las quejas relacionadas al naciente gobierno del Partido Revolucionario Moderno (PRM) ha sido el nombramiento de miembros de diferentes puestos de familias de la élite política dominicana, especialmente de aquellas con fuertes vínculos al Partido Revolucionario Dominicano (PRD), organización “padre” de la hoy oficialista.

Ejemplo de esto fue el nombramiento de dos de los hijos del fallecido dirigente político Hatuey de Camps, Luis Miguel y Milagros de Camps, esta última también hija de la vocera de la Presidencia Milagros Germán, como ministro de Trabajo y viceministra de Cooperación Internacional del Ministerio de Medio Ambiente, respectivamente.

Igualmente resalta Juan Garrigó Mejía, hijo de la alcaldesa del Distrito Nacional Carolina Mejía y nieto del expresidente de la República Hipólito Mejía, quien fue designado como viceministro de gestión social y comunitaria del Ministerio Administrativo de la Presidencia.

También están las designaciones a los Jorge Mera, Orlando (ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales) y Dilia Leticia (viceministra de innovación, transparencia y atención ciudadana), que son hijos del exmandatario Salvador Jorge Blanco.

El mismo Arnaud, ahora director ejecutivo del Inapa, es hijo de Juan Winston Arnaud Guzmán, quien fuera diputado por el PRD.

De igual forma está el director del Instituto Nacional de Estabilización de Precios (Inespre), Iván Hernández Guzmán, cuyo abuelo es el expresidente Antonio Guzmán y su madre es la embajadora dominicana en los Estados Unidos, Sonia Guzmán.

Como defensa, el presidente Abinader dijo que se trata de una exageración, defendiendo la capacidad de las personas designadas y su formación en el área de trabajo que desempeñan.

“Aquí hay un gabinete de personas en cada sector, en cada área, muy preparado, que conoce de su área y que estamos seguros de que va a hacer una excelente labor”, manifestó al ser entrevistado el periodista de la cadena CNN en Español, Camilo Egaña.

El mandatario continuó diciendo que está prohibido que en los departamentos se nombren familiares cercanos, y que no es el caso de estos nombramientos, ya que ninguna de estas personas vinculadas trabajan en la misma institución.

“En el gobierno hay cientos de miles de empleados y en ningún caso han sido nombrados por la misma familia ni en el mismo lugar, incluso muchos de ellos hasta se ha escapado de nuestro conocimiento porque son personas que, en todo caso, son capacitadas y tienen su razón de ser ese nombramiento”, puntualizó.

Nombramiento de diputados

Asimismo, están las designaciones de diputados electos a trabajos del gobierno. Esta acción es criticada puesto que estos legisladores abandonan su curul, para la que fueron electas en los comicios del pasado 5 de julio, para ocupar un puesto de trabajo como servidor público, dejando sin el representante predilecto de una demarcación en específico.

En este caso, el reglamento de la Cámara Baja establece que corresponde al partido por el cual fue electo el legislador, proponer una terna con los nombres de los posibles sustitutos y es el pleno de la misma Cámara de Diputados que lo aprueba.

Varios ciudadanos han expresado su desacuerdo con este proceso, ya que entiende que ese puesto en el hemiciclo debería ser de quien sacó la segunda mayor cantidad de votos en los pasados comicios.

Tal fue la situación de la diputada electa por la circunscripción 3 de la provincia Santo Domingo, Josefa Castillo, quien fue designada como directora de la Superintendencia de Seguros del país por el presidente.

También el de Nelson Arroyo, designado presidente del Indotel, y Olmedo Caba, en el Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (Indhri). El PRM, partido que debe depositar una terna con las sustituciones de los diputados, aún no ha fijado posición oficial al respecto.