Listin Diario Logo
03 de agosto 2020, actualizado a las 09:07 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República jueves, 16 de julio de 2020

Un recorrido por los seis Estados de Emergencia solicitado por el Poder Ejecutivo

Adriana Peguero
Santo Domingo, RD

El período de emergencia y toque de queda de cien días que decretó el presidente Danilo Medina en seis ocasiones, para contener la propagación del Covid-19 en la República Dominicana no fue suficiente para evitar un incremento en los contagios, a juzgar por los informes suministradas por el Ministerio de Salud, que reportó en ese periodo 31,373 casos y 726 muertes.

El primer caso se detectó en el país el día primero de marzo del presente año y se trató de un italiano que llegó el 22 de febrero sin síntomas, procedente de Pesaro, Región Marcas en Italia, donde un brote de coronavirus estuvo en curso desde enero.

El segundo caso se registró el día 5 de marzo y se trató de una ciudadana canadiense, de 70 años. A raíz de esos dos contagios importados, empezaron a “llover los casos de forma continua”, hasta alcanzar 17,142 contagiados, por lo que el presidente Medina se vio en la obligación de tomar medidas para evitar las aglomeraciones de personas.

Fue entonces cuando el 20 de marzo se decretó el primer toque de queda, el cual iniciaba a las 5:00 de la tarde y terminaba a las 6:00 de la mañana, disposición que se extendería hasta el viernes 3 de abril, pero la mayor parte de la población solo se guardaba en sus casas, cuando los policías pasaban por sus frentes.

Previo al primer toque de queda, el país estaba paralizado con el cierre de negocios, centros educativos, restaurantes, plazas, iglesias, actividades políticas, playas y otras que atrajeran público. Era una cuarentena casi total.

El día en que entró en vigencia el toque de queda, Salud Pública reportó que otras 72 personas se habían  infectado en las últimas 24 horas, dos habían muerto y tenían a 301 personas con vigilancia activa.  El gobierno también prohibió la circulación de autobuses y minibuses interurbanos, entre otros medios de transporte, incluyendo los servicios de la Oficina Metropolitana de Servicios de Autobuses (OMSA), el Teleférico y el Metro de Santo Domingo.

Sin embargo, la gente de los sectores populares continuó haciendo su vida cotidiana, tomando sus tragos en las calles como de costumbre, jugando vitilla, dominó, cartas, haciendo deportes, y otras actividades que implicaban aglomeraciones de personas, y cuando los policías trataban de evitarlo se los encontraban de frente y hasta botellas les lanzaban a las unidades.

De hecho, numerosos comandantes de la Policía Nacional contaron que sus unidades resultaron con los cristales rotos y las puertas abolladas, por las pedradas y palos que les lanzaban. En dos ocasiones el equipo de LISTIN DIARIO resultó agredido por grupos de personas que tomaban bebidas alcohólicas en barrios, mientras hacía trasmisiones en vivo.

Primer foco de contaminación

Las autoridades reportaron para entonces, que los principales focos de contagio del COVID-19 fueron una boda en Cap Cana, el crucero Costa Fabulosa.

El primer día de toque de queda la Policía Nacional reportó el apresamiento de 1,714 personas por no cumplir con las medidas dispuestas por el Ejecutivo, mientras que la Dirección General de Seguridad de Tránsito y Transporte Terrestre (Digesett) retuvo 366 vehículos.

Al día siguiente en que entró en vigor la medida, el ministro de Salud Pública Rafael Sánchez Cárdenas informó que había aumentado el número de contagiados por COVID-19 en el país con la presentación de  112 casos confirmados, tres fallecimientos, entre ellos un dominicano,  había 290 personas en vigilancia por sospecha, 57 personas en aislamiento domiciliario y 52 en hospitales.

De los 112 casos confirmados, Salud Pública informó que 37 eran importados, 57 estaban en investigación y 18 fueron de transmisión local, que ahí ya el coronavirus empezaba a circular localmente. De los infectados, 51 correspondían al Distrito Nacional,  12 a Santiago y 10 casos a la provincia Santo Domingo.

Se recuerda que el 22 de marzo se confirmó al canciller dominicano Miguel Vargas Maldonado, entre los infectados, así como el alcalde electo de Puerto Plata, Diomedes García “Roquelito” y su par de San Francisco de Macorís, Siquió NG de la Rosa.

Dado al el curso que llevaba el coronavirus en el país, el presidente Danilo Medina designó mediante el decreto 141-20 al Comité de Emergencia y Gestión Sanitaria para combate del COVID-19 integrado por Rafael Sánchez Cárdenas, ministro de Salud Pública y Asistencia Social; Chanel Rosa Chupani, director del Servicio Nacional de Salud (SNS); así como el general Juan Manuel Méndez García, director del Centro de Operaciones de Emergencia (COE); Jorge Marte, José R. Yunén, Patricia León y Amado Alejandro Báez, quien desempeñan las funciones de director ejecutivo del Comité.

El día dos de abril del presente año, ya Danilo Medina había extendió el toque de queda por 15 días, a partir del viernes 3 de abril de 5:00 de la tarde a las 6:00 de la mañana y el ministro de la Presidencia, Gustavo Montalvo, informó que esperaban 50,000 tratamientos de hidroxicloroquina para combatir el coronavirus.

Ese día el ministro de Salud Pública, Rafael Sánchez Cárdenas, había informado que ya había en el país 1,380 casos positivos, 60 personas fallecidas y solo se habían recuperado 16.

De los confirmados, 179 estaban en aislamiento hospitalario y 1,125 en su domicilio.

Segundo toque de queda

A pesar de que las medidas de distanciamiento estaban vigentes, hubo un aumento significativo de muertos y casos nuevos de coronavirus en el país, por lo que para la Semana Santa el Gobierno endureció las medidas y no permitió que ningún ciudadano se trasladara a otra provincia.

El boletín 15 dado a conocer por la Dirección General de Epidemiología dio cuenta que los casos se habían incrementado a 1,488, los muertos a 68, o sea ocho más que el reporte anterior.

Entre los afectados en ese reporte, por lo menos 35 pertenecían al personal de salud, otros siete policías infectados y mantenían en vigilancia a otros 17 agentes del orden por sospecha.

El día cinco de abril el Ministerio de Salud dio a conocer el boletín número 17, el cual indicaba que había 1,745 casos de coronavirus en el país y 82 muertes, incluyendo al general retirado del Ejército de la República Dominicana (ERD), Pedro Aguirre  Reyes  (El Mexicano).

A pesar de que era la Semana Santa, el boletín número 20 de Salud Pública dio cuenta que los casos habían aumentado a 2,111  y 108 los fallecidos, de los cuales el 60 por ciento correspondía al Distrito Nacional, Duarte, Santiago y Santo Domingo.

A lo largo de este período, las largas filas en los supermercados y bancos se extendían hasta medio kilómetros, y aun con la labor de los policías, la gente no cumplía la medida del distanciamiento, situación que contribuyó a que los casos de coronavirus siguieran en aumento.

En el último día de este segundo toque de queda Salud Pública informó que los casos de coronavirus aumentaron a 4,126, con 371 en las últimas 24 horas y los muertos ascendieron a 200.

Tercer toque de queda.

Para que tengan una idea cómo avanzó el coronavirus en la República Dominicana en quince días, entre el 18 de abril cuando inició el tercer toque de queda, hasta el 30 de ese mismo mes, se registraron por lo menos 2,953 casos nuevos y 95 muertes por la misma causa. La cifra de recuperados también aumentó a 1,387.

Entre los recuperados estuvo el senador por la provincia de San Pedro de Macorís, José Hazim Frappier, quien estuvo ingresado en el Centro Hospitalario de la Universidad Central del Este en Santo Domingo.

Dado el avance indetenible del virus en diversas provincias, las comunidades empezaron a bloquear las entradas de personas que llegaran de otras ciudades, tal y como ocurrió en San Francisco de Macorís, Cambita Garabitos, provincia Duarte, por citar algunas, donde bloquearon las principales entradas a esas ciudaddes  y llegaron hasta a incendiar neumáticos en protesta por la alta cantidad de casos de coronavirus en sus zonas.

Y es que el boletín 33 dado a conocer por el Ministerio de Salud Pública el día 21 de abril, detalló que los casos de COVIS-19 se habían incrementado a 5,044 los casos positivos y los fallecimientos a 245.

Para el jueves 23 de abril ya había diez embarazadas y dos bebés recién nacidos con coronavirus en el país. Las embarazadas y los bebés recibieron atenciones en el hospital Materno Infantil San Lorenzo de Los Mina.

El cuarto toque de queda.

En este período que se inició del primero de mayo al día 17, se conjugó con dos incendios en igual número de vertederos que operan en Santo Domingo y Santiago.

De acuerdo a los registros de Salud Pública, el coronavirus había infectado para el día primero a 7,288 personas y 313 fallecidos. Los recuperados fueron 1,387.

El 17 de mayo, cuando se cumplió el tope del toque de queda, los casos de infectados se habían elevado a 12,314, de los cuales 204 eran nuevos.

Quinto toque de queda

En este momento empezó poco a poco la reapertura la economía del país y también se reanudaron los servicios de transporte del Metro y Teleférico de Santo Domingo, así como los autobuses de la Omsa.

El rompimiento de la distancia social inició el 20 de mayo cuando a cientos de pequeños negocios decidieron abrir sus puertas para ofrecer servicios en distintos sectores del Gran Santo Domingo, en plena violación a las disposiciones de permanecer cerrados.

Asimismo, se multiplicó la cantidad de vehículos y personas en las calles, que ya tomaban carros públicos y medios de transporte informales para asistir a sus lugares de trabajo.

Fue cuando en el boletín número 60 del ministerio de Salud Pública, los casos positivos aumentaban a 12,725 con 411 nuevos infectados, mientras que la cifra de muertes subió a 434, con seis más que el día anterior.

El boletín 62 del ministerio de Salud Pública detallaba que los casos confirmados de coronavirus eran ya de 13,477 con el registro de 254 nuevos.

A partir del día 23 de mayo los casos se han incrementado de forma vertiginosa, al punto que para esa fecha el número de casos confirmado era de 14,422 y 548 muertos, y continúan con la flecha hacia arriba.

El 24 de mayo el número de infectado aumentó a 14,801, el  26 sumaban 15,073, el 27 eran 15,723 de los cuales 459 eran nuevos infectados, el 28  eran 16,068 de los cuales 345 eran nuevos, el 29 aumentado a 16,531 de los cuales 463 eran nuevos y 6,777 activos, el 30 coronavirus eran 16,908 de los cuales 377 eran nuevos positivos, el 31 la cifra alcanzó 17,285 confirmados con coronavirus de los cuales 377 eran nuevos infectados y el primero de junio 17,572 positivos de los cuales 287 eran nuevos infectados.

En el mes de julio, cada día se han reportado entre 800 y 1,500 casos y el reporte de ayer dado a conocer loe Salud Pública, informó que los casos confirmados habían aumentado a 47 mil 671, de los cuales 929 son nuevos.

Sexto período

A partir del primero de junio, el panorama cambió en la República Dominicana, en lo referente al coronavirus, pues los casos se han incrementado de forma vertiginosa.

Desde la entrada de la fase 1 de desescalada, algunos comerciantes habían incrementado sus ventas entre un 30% y 40% con relación a inicios de año, pero concomitantemente se incrementaron los casos.

El seis de junio, los casos confirmados de coronavirus habían subido a 19,195 con 487 nuevos infectados y los muertos eran 536.

Para que tenga una idea, cuatro días después los casos se habían disparado a 20,808, con 393 nuevos infectados en las últimas 24 horas.

Con el toque de queda que finalizó la madrugada del domingo 15 de junio,  en los pasados 14 días República Dominicana hubo 9,148 nuevos infectados, 149 muertes y 4,594 casos activos.

Por primera vez desde que se inició el periodo de desescalada económica, el Gobierno optó en no avanzar a la tercera fase por el registro de casos, hospitalizaciones y muertes por coronavirus.

Entonces el 14 de junio, el boletín 87 del Ministerio de Salud Pública se contabilizaron quince nuevas muertes, para un total de 592, los casos confirmados llegaron a 22,962, con 390 en comparación al boletín anterior.

Ya para el 20 de junio los casos confirmados de coronavirus eran 25,778, con 710 nuevos positivos y los muertos eran 655, ocho defunciones ocurridas el día anterior.

Al día de hoy, los casos de coronavirus se encuentran en 47 mil 671 casos, de los cuales 929 son de las últimas 24 horas, y los mismos se han incrementado hasta en 1,400 en un solo día, a raíz de que se celebraran las elecciones el pasado día cinco de julio.

A lo largo de estos casi tres meses, el gobierno implementó varios programas, para apoyar a las familias que se quedaban en casa, a los que reciben la tarjeta solidaridad, así como apoyo al empresariado.

Paquete de ayuda por pandemia

Frente al desafío de la propagación del coronavirus en la República Dominicana, el Gobierno lanzó un paquete de medidas con el fin de proteger la salud de los ciudadanos, preservar empleos y apoyar a los sectores productivos.

La protección incluye asistencia tributaria para empresas de todos los tamaños y va desde el aplazamiento de los pagos de impuestos adeudados hasta el ajuste de los pagos anticipados, incluyendo un alivio al momento de la ejecución.

Los programas de ayuda, así como el apoyo a los ciudadanos y las empresas, se financiarán con RD$32,062.5 millones que provendrán de las siguientes fuentes financieras: RD$12,000 millones de las reservas técnicas que tiene el Instituto Dominicano de Prevención y Protección de Riesgos Laborales (Idopril); RD$12,000 millones de un préstamo que el Banco Central le hará al Gobierno y US$150 millones de un préstamo que fue contratado con el Banco Mundial, en el año 2017, para casos de emergencia.

Quédate en casa

El programa “Quédate en Casa” fue ideado para subsidiar a 1.5 millones de hogares dominicanos, identificados como pobres o vulnerables y que son informales.

El programa transfiere RD$5,000 pesos mensual a 811,003 familias que en la actualidad se benefician de “Comer es Primero” y además, se incrementó la cobertura para incluir 688,997 nuevos hogares, durante un periodo de 2 meses.

El programa realizó una transferencia adicional llegando hasta RD$7,00 a aquellos hogares con algún miembro mayor a 60 años o con precondición de salud que lo haga vulnerable ante COVID-19.Esta intervención focalizada involucrará recursos por RD$16,981.7 MM.

Creó el Fondo de Asistencia Solidaria a Empleados (FASE), que transfirió RD$8,500 mensuales a los empleados formales que fueron suspendidos de sus labores. FASE impactó a más de 754,000 familias, representando una inyección de liquidez a la economía de hasta RD$15,000 millones.

Garantizó el costo de las pruebas diagnósticas del coronavirus para adultos mayores de 59 años y personas que tenían dos de los síntomas de la enfermedad.

Postergó la aplicación de la tasa a los Acuerdos de Precios por Anticipado al sector turístico a fin de que pueda disponer de recursos para atender sus compromisos.

Concedió una prórroga de un mes, hasta el 30 de abril, en la presentación de la declaración que deben hacer las empresas de las operaciones que realizan con una relacionada.

Otorgó una prórroga de un mes, hasta el 29 de mayo, para la declaración y el pago del ISR de las empresas. En adición se les permite dividir el pago en cuatro cuotas iguales y consecutivas, sin penalidad.

Aplazó por un mes, hasta finales de abril, la declaración y el pago del ISR de las personas y aquellos contribuyentes acogidos al Régimen Simplificado de Tributación (RST).

Postergó por 10 días la declaración y el pago del ITBIS, pudiendo realizarse el pago en cuatro cuotas equivalentes, sin penalidades.

Redujo a la mitad el valor de las cuotas de todos los acuerdos de pago vigentes, con lo que se duplica su plazo de vigencia.

Otorgó facilidades de regularización para los contribuyentes que tengan pagos atrasadas, sin cobro de penalidades.


Más en La República