Listin Diario Logo
13 de agosto 2020, actualizado a las 12:07 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República miércoles, 24 de junio de 2020

Enfoque

Crisis nacional no afectaba una campaña electoral desde 1966

  • Crisis nacional no afectaba una campaña electoral desde 1966

    Joaquín Balaguer al ser juramentado presidente constitucional tras ser electo en las eleciones de 1966. Al lado, el presidente saliente Héctor García Godoy, quien presidió un gobierno de transición.

  • Crisis nacional no afectaba una campaña electoral desde 1966
Manuel Figueroa
Santo Domingo, RD

Alrededor de siete millones de dominicanos se preparan para elegir dentro de 12 días a un nuevo presidente de la República, en medio de una profunda crisis que no afectaba al país desde hace más de medio siglo.

Una situación de tanta tensión emocional, traumas y medidas para garantizar la vida de las personas que acuden al certamen electoral no se registraba desde 1966, cuando se celebraron el 1 de junio las elecciones generales tras la guerra cívico-militar de abril de 1965 en medio de la intervención extranjera, una crisis política interna y fuertes protestas.

Según Juan de la Cruz, Premio Nacional de Historia, para entonces el país estaba prácticamente bajo la ocupación militar de Estados Unidos, que estableció las reglas del juego de ese proceso para perjudicar a dos de los tres candidatos presidenciales que se presentaron: el profesor Juan Bosch, del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), derrocado en 1963. y Rafael F. Bonnelly, quien fue presidente provisional tras el ajusticiamiento del dictador Rafael L. Trujillo.

El historiador De la Cruz expresó que en cambio los interventores protegieron y permitieron que Joaquín Balaguer, candidato del Partido Reformista (PR), realizara su campaña electoral por todo el territorio, mientras que Bosch recibía constantes amenazas y obstáculos, por lo que tuvo que recluirse en su residencia y grabar discursos para enviarlos al programa Tribuna Democrática, que se transmitía por Radio Comercial.

“Eso tiene mucho parentesco con el momento actual, aunque guardando la distancia porque acabábamos de salir de una guerra provocada por el golpe de Estado a Bosch. En estas circunstancias es que estamos en medio de una pandemia, donde principal mente los candidatos de la oposición no han corrido la misma suerte de desplazamiento y recursos que el candidato que protege el gobierno”, dijo.

De la Cruz, quien es catedrático universitario, estimó que es evidente que el gobierno tiene todo a su favor para poder llegar a más personas en cualquier momento, aunque dijo que esto no significa que vaya a ocurrir algo similar como en las elecciones de 1966 en las que el presidente Balaguer ganó el primero de junio y se juramentó el primero de julio, en medio de protestas y denuncia de fraude.

Situación actual

En esta ocasión la pandemia del coronavirus provocó la posposición de las elecciones del 17 de mayo al 5 de julio, acortando de tres meses a casi un mes el período de transición para el traspaso de mando a las nuevas autoridades.

Si se requiere celebrar una segunda vuelta electoral, será el 26 de julio, porque ninguno de los candidatos presidenciales obtenga el 50% más un voto que ordena la Constitución, este período se reduciría a 20 días, tornando más caóticos los trámites burocráticos en las instituciones del Estado. La complejidad del momento se agrava porque la crisis sanitaria causada por el Covid-19 mantiene e República Dominicana en estado de emergencia nacional desde el 19 de marzo pasado, paralizando sus principales actividades económicas como el turismo, suspensión de más de un millón de trabajadores formales, proceso de inflación y devaluación de la moneda.

El presidente Danilo Medina se vio precisado a someter la semana pasada al Congreso la aprobación de un presupuesto complementario de RD$150 mil 908.6 millones, para hacer frente a la crisis que redujo a cero por ciento el crecimiento económico del país proyectado en 5.6% para este año, mientras aumentan los niveles de pobreza, desigualdad y medioambientales.

Después de más de tres meses del brote de Covid-19 el Ministerio de Salud Pública registró ayer 675 muertes, con seis nuevos fallecimientos; 27,936 personas contagiadas, con una escalada de 566 nuevos infectados y 835 hospitalizadas.

Propagación y contagio

En este adverso panorama de fuerza mayor serán celebradas las elecciones del 5 de julio donde se escogerán el presidente y vicepresidente de la República, 32 senadores y 190 diputados, para el período 2020-2024. Las preferencias las encabezan Luis Abinader, del opositor Partido Revolucionario Moderno (PRM); Gonzalo Castillo, del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), y Leonel Fernández, de Fuerza del Pueblo, un desprendimiento del PLD.

La Junta Central Electoral (JCE) se vio obligada a elaborar un estricto protocolo sanitario para aplicar en los 4,169 recintos y 16 mil colegios electorales, con el propósito de evitar la propagación del coronavirus y proteger del contagio a los 7.5 millones de electores convocados, más de 80 mil funcionarios, los observadores, policía militar electoral y los delegados de los partidos políticos.

El estado de emergencia regirá hasta el 30 de este mes y el toque de queda hasta el 27, lo que indica que los candidatos de los 25 partidos reconocidos no podrán realizar sus jornadas habituales de concentraciones políticas hasta cinco días antes de los comicios y que deberán cumplir el distanciamiento social y el uso obligatorio de mascarillas.

COMICIOS
Resultados tras guerra de abril

Cómputos de 1966
El primero de junio de 1966 Balaguer, del PR, triunfó con un 57.66% de los votos, a Juan Bosch, del PRD, quien obtuvo 39.04%, según los cómputos de la Junta Central Electoral que dirigía Ángel María Liz.