TALLERES

Reclusos elaboran 48 mil mascarillas para protegerse del COVID-19

Santo Domingo, RD

Un grupo de reclusos de cinco recintos del  Nuevo Modelo de Gestión Penitencia comenzaron a confeccionar unas 48 mil mascarillas que serán utilizadas en los distintos recintos penitenciarios para evitar  propagación coronavirus COVID-19).

Las mascarillas están siendo confeccionadas por reos de los centros de Corrección y Rehabilitación de Rafey- Hombres, de Santiago; El Pinito de la provincia de La Vega, La Isleta de Moca, Espaillat, y Cucama de la provincia La Romana, según informó la Procuraduría General de la República.

La nota indica que próximamente se estarían sumando a esta causa otros internos de los centros de Rafaey Mujeres, de Santiago, Mao, en Valverde, y Najayo Mujeres, de San Cristóbal.

 Esas mascarillas serán utilizadas  por los reclusos, así como  el personal administrativo y médico de Nuevo Modelo en las diferentes actividades que realizan dentro de los recintos penitenciarios para protegerse y evitar cualquier tipo de contagio

Aseguró que los internos fueron entrenados para la confección del producto como resultado de los entrenamientos que reciben a través de los talleres de producción a los que son integrados dentro de los programas de regeneración y reinserción social que se imparten en los Centros de Corrección y Rehabilitación.

Resaltó que la capacitación de los privados de libertad constituye uno de los ejes fundamentales para su regeneración, razón por la cual además de las terapias ocupacionales, también reciben distintos programas educativos, incluyendo desde la alfabetización hasta la educación básica y media, además de que tienen la oportunidad de ingresar a carreras universitarias en distintos centros de estudios superiores.

Destacó que esta acción se enmarca dentro de las medidas preventivas implementadas en el sistema penitenciario nacional para contrarrestar la propagación de la enfermedad, siguiendo los lineamientos establecidos en los protocolos del Ministerio de Salud Pública, la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y de la Academia Regional Penitenciaria.