Listin Diario Logo
30 de mayo 2020, actualizado a las 11:03 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República lunes, 30 de marzo de 2020

Patricia, una becaria dominicana que llegó a Madrid en pleno apogeo del coronavirus

  • Patricia, una becaria dominicana que llegó a Madrid en pleno apogeo del coronavirus
Carolina Pichardo
Santo Domingo, RD

Desde hace más de un año Patricia Acosta había iniciado los papeleos para conseguir una beca para estudiar en Madrid, España. Finalmente, en febrero de 2020, con mucha ilusión abordó un avión hacia la capital española, sin saber que semanas después se mantendría recluida en un apartamento debido a la rápida expansión del coronavirus COVID-19 en esa ciudad y todo el país.

Cuando arribó al Aeropuerto de Madrid Barajas Adolfo Suárez sintió que sus sueños de hacer sus estudios en el extranjero y conocer una cultura diferente a la dominicana se habían cumplido. Pero ahora la realidad es otra: ni siquiera puede salir del apartamento por temor a contraer el virus que ha cobrado la vida de más de cuatro mil personas solo en España.

En sus primeros días en España pudo visitar zonas conocidas de Madrid (el parque El Retiro, la Gran Vía), así como Segovia, una ciudad histórica que pertenece a la comunidad autónoma de Castilla y León, al nordeste de Madrid. En esa época había pocas personas con mascarillas y no se veía venir que el coronavirus fuera una enfermedad que los afectara tan fuerte.

“Llegué en febrero de 2020 y durante un mes todo era perfecto. Tengo desde el 8 de marzo que no puedo salir de aquí, vivo con una tía que vive aquí hace años en España, y ha sido una experiencia un poco triste porque pues uno como joven viene con muchas expectativas”, comenta la joven becada para la maestría Dirección de Comunicación Corporativa y Marketing Digital.

Desde que el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, impuso la cuarentena nacional el 14 de marzo, Patricia solo ha salido una vez, y la experiencia no fue del todo grata.

“Solamente he podido salir una vez del departamento porque se me acabó la comida y fue una sensación de impotencia porque no tenía casi nada de comida y tuve que hacer una compra grande y nadie me pudo ir a buscar al supermercado porque tampoco permiten que haya dos personas en el vehículo… Tuve que caminar con tres bolsas grandes y pesadas, y recorrer cuatro cuadras, cuando me paraba a descansar quería llorar y quería irme de nuevo a mi país”, contó Acosta, quien es licenciada en Comunicación Social.

En ocasiones se sienta en el balcón o en alguna ventana del apartamento, ubicado a las afueras de Madrid, y ve que ha salido el sol o el ambiente es adecuado para estar fuera, pero luego recuerda que no tiene permitido salir.

“Hay días que son tan lindos y tú quisieras salir y disfrutar del sol. Sentir más de cerca la naturaleza y no puedes, tienes que sentirla desde un balcón desde una ventana”, agregó Acosta.

La actividad docente está suspendida desde al menos el 10 de marzo. Así que Patricia, quien quería compartir con personas de diferentes culturas en clases presenciales, ha tenido que adaptarse a tomar clases en línea.

Patricia ha tomado clases a través de conferencias en línea, pero dijo que no es lo mismo. El estudiante no puede interactuar igual, y “no sientes el calor de la gente y eso siempre es necesario”.

Pese a la crisis por la que está atravesando España, Patricia se mantiene aferrada a Dios y asegura que todo mejorará, además está clara de que no puede abandonar el sueño de terminar su maestría tan fácil.

Comentó que hace tres semanas, cuando comenzaron a incrementar los casos de infectados en España sus padres, con quienes residía en República Dominicana, le ofrecieron pagar un boleto aéreo de regreso a su país, pero ella se negó.

“Cuando todo inició lo primero que hicieron fue decirme que me iban a comprar el vuelo para volver, pero yo decidí que no, que yo tenía que seguir con lo que me había propuesto”, añadió.

Su mayor motivación para seguir adelante es hablar con su familia y amigos, porque tiene la certeza que pronto podrá verlos en persona y abrazarlos sin temor a contagiarlos de algún virus.

“Me anima saber que cuando todo esto pase, las personas seremos más humildes, valoraremos más la vida, respetaremos la naturaleza y trataremos de ser más felices”, manifestó Acosta.

El 11 de marzo la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró al coronavirus COVID-19 como una pandemia, debido a que había afectado varias regiones del mundo.

Hasta el momento las cifras del coronavirus van en aumento. Las estadísticas indican que España es el segundo país en superar la cantidad de muertos de China por el virus, el primer país en hacerlo fue Italia.

En España se han diagnosticado 56,188; han fallecido 4,145 y se han curado 7,015 , de acuerdo con cifras publicadas por el periódico El País.