Listin Diario Logo
10 de agosto 2020, actualizado a las 06:10 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República sábado, 22 de febrero de 2020

Panorama político

Danilo ha manejado con aplomo la suspensión de las elecciones

  • Danilo ha manejado con aplomo la suspensión de las elecciones

    El presidente Medina habló al país el pasado lunes. ARCHIVO

GUARIONEX ROSA
[email protected]
SANTO DOMINGO

El presidente Medina ha tomado con mucho aplomo la interrupción de las elecciones municipales el domingo pasado y la polvareda que se ha levantado con un daño inevitable a la reputación del país y confusión general sobre el futuro electoral.

El gobernante hizo un llamado a la prudencia y a la calma y a no dejarse llevar por la senda del fanatismo. La descomposición de la crisis electoral a una crisis política lo perjudicará, pero también a Luis Abinader, candidato del Partido Revolucionario Moderno (PRM) bien valorado por las encuestas.

Ayer el Palacio Nacional informó que una misión integrada por los ministros de la Presidencia y Administrativo, Gustavo Montalvo y José Ramón Peralta se entrevistaron en Washington, D.C., con el secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, para verificar lo ocurrido el pasado domingo en la JCE.

El gobierno se adelantó a enviar su misión a la capital norteamericana en un viaje con mochila, antes de que anunciara (el jueves) el canciller de Abinader, doctor Roberto Álvarez que un grupo del PRM irá al exterior a denunciar "el entramado autoritario mediante el cual la cúpula del PLD intenta imponer una dictadura".

En la misma actividad el consultor jurídico del Poder Ejecutivo dijo que se ha ordenado a la Procuraduría General de la República suspender las investigaciones al coronel Ramón Antonio Guzmán Peralta y al técnico de  la empresa Claro, Manuel Antonio Regalado.

La JCE anunció ayer que había suspendido al director de elecciones, Miguel Ángel García, a quien habría caído responsabilidad o sospecha de lo que se estima fue un sabotaje de las elecciones del domingo pasado.

También Medina instruyó a los jefes militares y de la Policía a manejar con tacto las manifestaciones que se vienen produciendo en la Plaza de la Bandera en cuya vecindad está el local de la Junta Central Electoral (JCE), y que se han extendido por todo el país

Medina estaría advertido de que las crisis políticas y sociales se les pegan a los gobiernos aunque nada tengan que ver. En épocas anteriores la consigna de las turbas era "abajo el que suba", una forma de desesperanza y hartazgo ante los problemas.

Hace días los británicos se pusieron furiosos con su primer ministro, Boris Johnson, porque en medio de unas tempestades inesperadas que dejaron varios muertos él estaba de fin de semana en un resort lejos de Londres. La verdad es que nada tenía que ver.

Se cree que Medina se pasó de diplomático al permitir que el canciller Miguel Vargas Maldonado refutara una diatriba del segundo hombre al mando en Venezuela, Diosdado Cabello, en el sentido de que el gobierno dominicano era el culpable de la crisis electoral, en lugar de cortar las relaciones y llamar de regreso a Santo Domingo a los pocos diplomáticos que están en Caracas.

Daño a economía
Cuando la gente se pone furiosa las voces de moderación no son escuchadas porque se entiende que defienden a los gobiernos. En el caso dominicano, con su economía robusta según los informes del Banco Central y del Fondo Monetario Internacional, FMI, un descalabro sería lo peor para el presente y futuro gobierno.

Hace días el gobernador del Banco Central, Héctor Valdez Albizu recibió la visita de un grupo de inversionistas de Francia que quieren hacer negocios con la República. Aparte se anunció el inicio de la construcción de varios hoteles y el comienzo de operación de otros.

La economía podría sufrir un daño irreparable a corto y mediano plazo si los inversionistas y los turistas se alejan como resultado de las inquietudes políticas. Podría haber también un crecimiento del despido a empleados del sector público y privado.

Como el país vive en un mar de complicaciones, algunos voceros políticos y publicistas interesados manifestaron que era extraño que Medina no se involucrara directamente en la campaña del candidato oficial, Gonzalo Castillo.

Otros opinantes quizás esperaban que el gobernante se mezclara en la promoción y defensa del candidato del Partido de la Liberación Dominicana, PLD, como hizo el doctor Balaguer en todas las elecciones del Partido Reformista Social Cristiano, PRSC.

Si Medina hubiese hecho eso le habría dado a los opositores, particularmente a los estrategas del ex presidente Leonel Fernández, un adversario enconado que alentó manifestaciones frente al Congreso y ahora frente a la JCE, oportunidad de acción.

El presidente, parsimonioso antes de enfrentar asuntos de política o envergadura nacional y hasta internacional, esperó varias horas después que la JCE decidió posponer las nuevas elecciones para el domingo 15 de Marzo con el sistema manual para pronunciarse.

Para Medina, era claro que el tema de la incipiente crisis electoral no le afectaba en el sentido de la división de poderes, pero el presidente de la JCE, doctor Julio César Castaños Guzmán lo llamó en  nombre del pleno para informarle lo que pasaba el domingo.

Costo de elecciones
La información al presidente se entendería por diversas razones, una de ellas porque el gobierno tendrá que erogar de un presupuesto que no contemplaba el percance, miles de millones de pesos, aparte de lo que quisieran para ellos los partidos.

Según informó el ministro de Hacienda, Donald Guerrero, el gobierno dispone de los fondos para que la JCE organice las nuevas elecciones. El ministro de Economía, Juan Ariel Jiménez advirtió que habrá que reevaluar el Presupuesto.

Los partidos grandes y pequeños están alegando que gastaron todo el dinero del que disponían, tanto recaudado en la campaña como el subsidio de la JCE. Un rumor que corrió el jueves aseguraba que un comisionado político pidió a la cúpula empresarial  500 millones de pesos.

A las manifestaciones durante casi toda la semana, en la Plaza de la Bandera, concurrió una multitud de los diversos grupos opositores al régimen y al PLD que ahora luce la oposición que, se diría, es remanente de Marcha Verde, pero también muchos jóvenes apartidistas.

Si las elecciones municipales ya están fijadas para marzo es difícil comprender la razón de otra manifestaciones que se espera sea mayoritaria, y que tendría fecha el 27 de Febrero cuando Medina debe presentar sus memorias ante el Congreso y el país recordará la Independencia.

La JCE anunció ayer la suspensión del director de elecciones, Miguel Ángel García, un sacrificio adicional al que se había hecho con el coronel Guzmán Peralta y el técnico Regalado, señalados en principio por la Policía como sospechosos de lo ocurrido en el centro de cómputos de la JCE, antes del pronunciamiento del Palacio.


Más en La República