Listin Diario Logo
26 de enero 2020, actualizado a las 12:15 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República sábado, 07 de diciembre de 2019

Discurso David Collado: Mi gente de Santo Domingo...

  • Discurso David Collado: Mi gente de Santo Domingo...
Santo Domingo, RD
5 DICIEMBRE 2019

Buenas noches, mi gente de Santo Domingo.

Hace cuatro años asumí el reto de correr para alcalde de la ciudad motivado por todas aquellas personas que en la calle me decían: “¡La ciudad necesita a alguien como tú!”. Aún resuenan en mi cabeza aquellos que me decían: “No lo lograrás”; pero en 44 días lo logramos juntos por un propósito común: cambiarle el rumbo a la ciudad de Santo Domingo.

Conocí de cerca las verdaderas realidades de nuestra ciudad. Ver de primera mano problemas que tenían 20 y 30 años, eso me tocó el corazón, la ausencia de esperanza, y cómo la gente se había acostumbrado a vivir sin dignidad.

Cambiar esa realidad y demostrar que se pueden hacer las cosas diferente, dar esperanza, llevar felicidad y devolver la confianza a la ciudadanía ha sido mi causa, mi norte en la Alcaldía y sigue siendo lo que me mueve todos los días.

Juntos hemos conseguido dejar un gran legado en la ciudad de Santo Domingo, con grandes avances en la recuperación de los servicios públicos. Barrios enteros que antes eran arrebatados por las inundaciones fueron intervenidos. Iluminamos y mejoramos las condiciones de vida de varios sectores, rescatando el deporte, la cultura, y haciendo de la gastronomía, del turismo y la moda parte de una estrategia de ciudad con el objetivo de impulsar el desarrollo de nuestra juventud y de nuestra gente. Y lo mejor de todo es que lo hemos logrado juntos en solo 3 años y 4 meses.

Me siento orgulloso de poder decir que hemos dado respuestas en todas las promesas que les hicimos en campaña. Nos hemos empeñado en demostrar que con voluntad se puede, que en la política tal vez debemos dejar de hablar y empezar a actuar.

Pero más orgulloso me siento en decir que, pese a todas las dificultades que uno se encuentra en este camino, el bien se ha impuesto y hemos marcado la diferencia en la ciudad de Santo Domingo. No hemos defraudado a aquellos que confiaron en mí, dándome su respaldo con el voto.

Hemos hecho mucho con poco. Ha quedado demostrado que, con voluntad, con la visión de fomentar la institucionalidad, el espíritu cívico, y con un equipo preparado, siendo transparentes en la gestión del dinero público, se puede dejar un legado, uno que perdure más allá de 4 años.

Al inicio de nuestra administración escuchaba murmullos de que sería un alcalde de los ricos. ¡Cuán equivocados estaban!… Hemos dejado el alma en todos los barrios de la ciudad, hemos impactado las vidas de sus residentes, estando cerca de la gente, de sus problemas y preocupaciones, sin pensar en su preferencia partidaria y más bien teniendo siempre presente que soy el alcalde de todos los capitaleños.

Ésta ha sido la gestión en la que más se ha levantado el orgullo de nuestra ciudad en los últimos 20 ó 30 años.

Ésta ha sido la gestión que más ha invertido en drenaje pluvial.

Ésta ha sido la gestión que más ha invertido en mercados y cementerios en solo 3 años y 4 meses, y hoy se ven diferentes.

Ésta ha sido la gestión que ha mostrado lo que es la verdadera transparencia en los recursos públicos y los beneficios que trae hacerlo de la manera correcta.

Ésta ha sido la gestión que no le ha dado miedo renegociar contratos heredados de pasadas administraciones y sanear las cuentas de la Alcaldía, la gestión que le ha ahorrado a la ciudad más de 1,300 millones de pesos para poder invertir en soluciones que la ciudad esperaba por décadas.

Esta gestión quedará para la historia por haber hecho lo que no se hizo en 20 ó 30 años, por recuperar la vergüenza del Malecón, por recuperar la vista al mar, por recuperar el Monumento a Fray Antonio de Montesino, símbolo de los derechos humanos y de nuestra ciudad, o la Plazoleta la Trinitaria, símbolo de nuestra independencia, tesoros que estaban abandonados y que hoy ponen en alto nuestra ciudad y son para el disfrute de cada uno de nosotros sin importar donde vivimos, si vivimos en Guachupita, en Cristo Rey, en Piantini, Naco, o en Ciudad Colonial o hasta fuera de Santo Domingo.

Pero, sobre todo, ha sido la gestión que ha mostrado lo que se puede lograr con un equipo de jóvenes con visión, preparación y trabajo, decididos a marcar la diferencia y a tomar las riendas del futuro de nuestra ciudad, como dignos representantes de nuestra generación. 

Me he entregado en cuerpo y alma a mi ciudad con un equipo de profesionales que han estado a la altura de este reto, de esta revolución silenciosa que ha conseguido cambiar la cara y el alma de la ciudad Primada de América.

Hoy, los que saben que los fondos públicos se manejan bien, los que recuperaron la confianza en la política, los que saben que su ciudad vale, todos están hoy reflejados en ese 87% de valoración positiva a nuestra administración y más de 70% de intención de voto para una reelección. Esto es marcar la diferencia, ese es el sentimiento del deber cumplido de una ciudad de la mano de su gente, trabajando con las juntas de vecinos, con los comunitarios, trabajando cara a cara con cada ciudadano, no importa el sector.

Me siento bien de poder pararme hoy aquí frente a ustedes y decirles que he gobernado la ciudad con total transparencia, con honestidad, poniendo los intereses de la ciudad por encima de todo; que su alcalde, al día de hoy, no se ha reunido con constructores o dueños de compañías de basura para hablar de ningún tema que no sea el tema del interés de la ciudad y de la gente.

Nuestra administración, al día de hoy, no ha otorgado un solo permiso para nuevas estaciones de combustible o de gas propano, esperando tener un Plan de Ordenamiento Territorial, el cual ya está aprobado.

En lo personal, no he cargado una sola habitación de hotel, ni viáticos, ni pasajes aéreos a la ciudad en los viajes oficiales que he realizado. Los he cubierto con humildad, de manera personal.

De igual forma, ningún familiar mío, incluyendo a mis padres y hermanos, ha sido beneficiado por mi posición ni siquiera con una flota de un celular. Me he tomado muy en serio el compromiso asumido con ustedes y sobre todo la responsabilidad de no fallarles.

No hay un solo anuncio o valla de obra de construcción que haya tenido mi rostro en estos 3 años y 4 meses. He trabajado con visión de Estado en coordinación con las instituciones del poder ejecutivo y debo decir que en casi su totalidad ellas han respetado el gobierno de la ciudad y se ha trabajado en conjunto, porque me he tomado el compromiso con ustedes muy en serio. Y, sobre todo, la responsabilidad de no fallarle a mi generación.

Me llevo en mi corazón el cariño que en estos años ustedes me han regalado, ese cariño que me ha motivado a seguir en las calles, a seguir trabajando, a dar lo mejor de mí en cada día, a madurar, a convertirme en un mejor ser humano todos los días y despertar con ese deseo de ser el mejor alcalde.

Mi gente, estoy consciente de cuánto han esperado escuchar sobre cuál es mi decisión. La he tomado con la calma, con la firmeza que me caracteriza y la responsabilidad que necesita una decisión así. Y les agradezco de corazón por entenderme. 

He decidido no buscar la reelección como alcalde de Santo Domingo. 

No ha sido fácil tomar esta decisión. Yo amo a Santo Domingo, como a su gente, y en la misma medida he amado trabajar por ellos, una oportunidad única que Dios me ha dado.

Quiero aclarar que no he tenido, ni tengo, al día de hoy, ningún acuerdo para ocupar otra posición política.

Siempre he creído que nada en la vida es para siempre, que una silla no es eterna, que la política uno la debe hacer por el servicio, sin vanidad, sin ambiciones personales, sin colores políticos, entendiendo que el componente fundamental del desarrollo de cualquier sociedad es el relevo, la renovación de las ideas y que la democracia se consolida cuando no hay “caciques”. A mí nunca me ha motivado el poder, no he creado apegos a los cargos.

Cuando pisé por primera vez la puerta del Palacio Municipal pensé que lo importante no era cómo llegaba, sino cómo iba salir y mi preocupación fue poder salir por la puerta grande, con la frente en alto, dejando un legado de una mejor ciudad. Dejando una huella, inspiración a mi generación y poder ir a la casa en la noche, y mirar a mi hija Analía a los ojos y decirle: “Lo hice con honestidad, lo hice de la mejor manera que pude”.

Estoy convencido de que la vida y los retos son de etapas. Asumí un periodo en la Cámara de Diputados, del cual me siento orgulloso por los logros alcanzados. Igualmente, asumí este periodo al frente de la Alcaldía en el cual hemos transformado la cara de la ciudad y hemos sentado las bases para que siga avanzando.

Los cargos son transitorios, no deben ser el propósito, sino un medio, una etapa en lograr un propósito. En el ADN de una nueva forma de hacer política debe estar el RELEVO como un hábito. Los que llegamos a una posición debemos tener en mente siempre que no será eterna.

Por eso mañana voy a apoyar una candidata que representa los ideales y el pensamiento que ha llevado nuestra administración, la candidata del Partido Revolucionario Moderno.

A partir de mañana seguiré trabajando día a día como el primer día que llegué a la Alcaldía del Distrito Nacional, entregando mi alma, mi mente y mi corazón por esta ciudad.

Les agradezco la oportunidad que me han dado. Me siento orgulloso de ser el alcalde de la ciudad de Santo Domingo, me siento orgulloso de que me hayan dado la oportunidad de representarlos, de escucharlos, de conocerlos y de quererlos.

En nombre mío y de mi familia les doy las gracias y seguiré trabajando siempre como un guardián de esta ciudad Primada de América.

Mi corazón estará siempre con ustedes.