Listin Diario Logo
17 de junio 2019, actualizado a las 06:17 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República lunes, 29 de abril de 2019

Marchan en reclamo por la inclusión de niños con autismo

  • Marchan en reclamo por la inclusión de niños con autismo

    Los niños marcharon junto a sus padres con entusiasmo y se integraron a las actividades recreativas que incluyó la caminata.

  • Marchan en reclamo por la inclusión de niños con autismo
  • Marchan en reclamo por la inclusión de niños con autismo
  • Marchan en reclamo por la inclusión de niños con autismo
Juan Salazar
juan.salazar@listindiario.com
Santo Domingo

Portando pancartas con mensajes alusivos a la inclusión, decenas de padres acompañados de sus hijos marcharon ayer por el Jardín Botánico de la capital para reclamar que se garanticen los derechos de las personas con Trastornos del Espectro Autista (TEA).

Con el verdor del Jardín Botánico de fondo, en un ambiente de música, baile y alegría, las familias realizaron el recorrido al grito de “Yo marcho por una persona con autismo” y “Yo amo a una persona con autismo”, durante la quinta versión de la caminata “Dale color a mi vida”, enfocada este año en los derechos.

En un trayecto de unos dos kilómetros, los participantes en la actividad hicieron cinco paradas, donde participaban en diversas dinámicas y recibían mensajes sobre la necesidad de lograr una intervención temprana para sus hijos, una educación inclusiva, desarrollar sus habilidades sociales y colocarlos en condiciones de enfrentar la vida adulta.

“El autismo ya es un tema país”, expresó Odile Villavizar, madre de dos niños con la condición y presidenta de la Fundación Manos Unidas por el Autismo, institución que organizó la jornada con el propósito de recaudar fondos para sustentar los programas que desarrolla y como parte de las actividades por el Mes de la Concienciación sobre el Autismo”.

“Queremos que vean a nuestros hijos con admiración, no con pena, ya basta”, exclamó visiblemente emocionada Villavizar, quien precisó que detrás de cada persona con autismo hay seres humanos con cualidades y capacidades que la sociedad se resiste a reconocer.

La caminata de este año enfatiza en los derechos –refirió la presidenta de la Fundación- por la necesidad de reclamar las oportunidades que merecen quienes padecen TEA, especialmente una educación inclusiva, las atenciones facultativas y la inclusión laboral.

Durante la caminata, los participantes coincidieron en la necesidad de crear una sociedad más inclusiva para las personas con TEA.

Mildred Soto, madre de un niño autista de 11 años,  dijo que lo más difícil para ella fue el proceso para identificar la condición de su hijo. “En el caso de mi hijo lo identificamos cuando tenía  cuatro años. Sus profesores se quejaban y uno no sabía dónde acudir”, agregó sobre esa etapa que la llenó al principio de impotencia porque desconocía cómo lidiar con ese trastorno.

Eduviges Cruz, quien también caminó de la mano de su hijo de seis años, expresó que los padres de niños autismo enfrentan un proceso complejo que implica cuantiosos gastos que no son cubiertos por el Sistema Dominicano de Seguridad Social.

“No hay una protección económica y social para niños con autismo que requieren terapias y una alimentación sana”, expresó Cruz, quien destacó que solo un colegio y “el maestro sombra” que exigen implica una mensualidad mínima de unos RD$20,000  y RD$5,000 para cada consulta con un neurólogo pediatra, especialistas a quienes llamó “abusadores” porque no aceptan los seguros.

Para Braulio Genao, padre de un adolescente de 19 años con autismo severo, su mayor preocupación es el futuro de su hijo en caso de que por alguna razón le falte el amor y la dedicación de sus progenitores. “Es un trabajo constante que requiere mucho amor y una paciencia indescriptible”, agregó sobre la condición que lo ha sometido como padre a un aprendizaje permanente.

Gregorio Minaya dijo –acompañado de su esposa y su hijo autista de siete años – que como padres su mayor obstáculo fue vencer  la desinformación que tenían al principio sobre esa condición y cómo tratarla. “Esta es una prueba día a día, lo mejor es que ya aceptamos el reto que tenemos como padres y tratamos de echar pa’ alante lo mejor que se pueda”.

El autismo es un trastorno neurobiológico del desarrollo que suele manifestarse durante los tres primeros años de vida y que perdura a lo largo de todo el ciclo vital.

Los síntomas fundamentales del autismo son deficiencias persistentes en la comunicación y en la interacción social, así como patrones restrictivos y repetitivos de comportamiento, intereses o actividades.

La Fundación Manos Unidas por el Autismo fue creada el 16 de noviembre de 2007 por un grupo de padres que procuraban oportunidades y soluciones para sus hijos en un momento en que el trastorno era poco conocido en el país.

Actualmente, la entidad brinda asistencia a 170 personas con TEA, la mayoría niños y adolescentes.


Más en La República