Listin Diario Logo
22 de noviembre 2019, actualizado a las 09:01 PM
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República viernes, 26 de abril de 2019

Los que llevaron la voz cantante

  • Los que llevaron la voz cantante

    El padre Aquiles Ozuna denunció la corrupción y defendió la Constitución el Viernes Santo. El padre David Soriano cuestionó dónde está el resto de la inversión porque solo se ve el 4% de la Educación.

Saulo Mota Telemín y Luisanna Carrasco
Santo Domingo

Padre Ozuna descubrió su vocación en Boca Chica
El reverendo Aquiles Ozuna, quien fue partícipe del Sermón de las Siete Palabras el Viernes Santo, encontró su mayor inspiración para el sacerdocio en su familia, de profundas raíces católicas. Dijo que su madre, una de sus tías, así como las Hermanas Franciscanas, fueron las principales inspiraciones para su vocación.

Oriundo de Boca Chica, el padre Aquiles informó que solamente él es sacerdote en su familia y es el primero y único en todo el municipio.

Tiene 12 años ordenado como sacerdote, iniciando su noviciado en Santiago, en 1994. Dos años después estudia filosofía y humanidades en el Instituto Filosófico Pedro Francisco Bonó, en Santo Domingo. Posteriormente se trasladó a San Cristóbal, como profesor de Formación Integral Humana y Religiosa del Instituto Politécnico Loyola. Luego fue enviado a estudiar la licenciatura en Teología en la Universidad José Simeón Cañas, de El Salvador.

Ozuna explicó que la labor de formación teológica y espiritualidad es una constante en todas las comunidades que ha servido.

Manifestó que sus momentos más difíciles en su trayectoria ha sido lidiar con los maltratos a otras personas, “cuando no son tratadas con la dignidad y el respeto que todo hijo de Dios merece”.

De la parroquia de Santo Domingo Savio, Ozuna expuso la cuarta palabra de Jesús, “Dios mío, Dios Mío, porque me has abandonado”. Se cuestionaba si Jesús no está gritando por sentir que la sociedad está sumergida en corrupción, defendió la integridad de la Constitución, porque “ha pasado a ser un simple papel objeto de complacencia y conveniencia de unos pocos”.

De Chirino trae una fe consagrada al trabajo
El sacerdote David Alexander Soriano, quien habló sobre el 4% para la educación durante el sermón de las siete palabras, oriundo de Chirino, Monte Plata, donde acostumbraba a ir a la misa motivado por su madre.

Reveló que desde la niñez la fe fue moldeando su persona y a los 19 años se decidió a entrar al seminario, pero el llamado lo sentía desde hace tiempo.   

Es el número ocho de catorce hermanos, proveniente de una familia campesina, orientada al trabajo de agricultura y otras labores que Soriano tuvo que aprender mientras estuvo bajo el techo de sus progenitores.

A pesar de que su padre solo se preocupaba por el trabajo, su madre siempre se mantuvo activa en el camino de la religiosidad.

Uno de los valores que aprendió de sus padres, fue el amor y dedicación al trabajo.

El padre David estudió filosofía en el seminario Santo Tomás de Aquino, se licenció en la Universidad Católica de Santo Domingo en ciencias religiosas, donde realizó una maestría en Planificación y Gestión de la Educación.

El año pasado realizó una maestría de teología litúrgica en Roma en la Pontificia Universidad de Santa Cruz. Viajó a Bogotá, Colombia, para realizar un diplomado en animación pastoral.

  Durante el sermón comentó la Sexta Palabra: “Todo está consumado” y su mensaje fue decir que en todo el país “se han estado construyendo escuelas, a los maestros se les aumentó el sueldo, se están aplicando los diversos incentivos que se habían prometido desde hace tiempo, todo parece indicar que el 4% del PIB para la educación está opacando el 96%”, cuestionó.


Más en La República