Listin Diario Logo
18 de octubre 2019, actualizado a las 01:09 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República sábado, 09 de marzo de 2019

PANORAMA POLÍTICO

El choque en el CNM se torna un asunto político

  • El choque en el CNM se torna un asunto político
Guarionex Rosa | ANALISTA POLÍTICO

El enorme enredo por las objeciones del procurador general de la República, Jean Alain Rodríguez, a la magistrada Miriam Germán, en sus aspiraciones para lograr retener su puesto en la Suprema Corte de Justicia, se convirtió la semana pasada en un tema netamente político.

Sin que ninguna de las dos personalidades pudieran obtener ganancias tras el alboroto nacional, una cosa que se ha notado desde el principio es que no solamente los amigos que conocen a la magistrada, sino también las graderías cerraron filas en su respaldo.

Los adversarios del doctor Rodríguez, que vienen desde viejo acechándolo y que incluyen a “tirios y troyanos”, políticos contrarios que a la vez lo son del presidente Medina y de su Gobierno, tras ponerlo en ridículo, querrían desbancarlo de la posición por decreto.

Difícilmente el presidente Medina opte por el reclamo de la destitución porque en estos momentos políticamente no sería conveniente, le daría ganancia a sus opositores, y aunque depende de un decreto, el gobernante presume que respeta el Poder Judicial.

Los años de magisterio y judicatura, la conducta considerada como honorable por los que la defienden, le han dado ventaja a la doctora Germán, cuyo único pecado al parecer ha sido no renunciar a la amistad del encausado en el caso de ODEBRECHT, Víctor Díaz Rúa.

Díaz Rúa, exministro de Obras Públicas y tesorero del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), es una especie de “manzana podrida” sobre el cual caen sospechas de haber acumulado una enorme fortuna por negociados. Se creería que su amistad podría ser dañina.

La doctora Germán no hizo lo que los franceses hacen desde hace tiempo, que cuando un conocido aparece en los clubes sociales o sitios de reuniones acostumbradas mostrando una gran riqueza que no podrían explicar, simplemente le retiran el saludo.

Lo que se ha presentado como riqueza adquirida por la doctora Germán, no obstante haber servido a la judicatura durante 40 años, es un apartamento en la capital y una casa de campo rústica, sin jardines ni huertos, una obra a retazos al parecer hecha por un maestro constructor.

Del magistrado Rodríguez se ha dicho de todo. En adición a lo que tiene en su declaración jurada de bienes, en las redes sociales le han añadido con detalles negociados y riqueza acumulada a través de testaferros desde mucho antes de asumir la actual posición.

Como en el país está prohibido progresar solamente cuando se refiere a los otros, la denuncia de la Procuraduría General, se ha unido a otra más grave, la del juez José Gregorio Bautista, quien dijo que la magistrada lo presionó para favorecer a los hermanos Rizik.

Se trata de unos personajes involucrados en tráfico de drogas, uno de ellos con el mote de “Gallero” por cuyo caso el magistrado sugirió que la doctora Germán le había dicho en varias ocasiones que hiciera algo por él, y le sugirió que había dinero para resarcirlo.

Qué dice el reglamento
El reglamento 1-19 garantiza a los encuestados por el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), “entrevistas reservadas” cuando se indague sobre aspectos que sean parte de la intimidad familiar del magistrado, de su seguridad y de la del país.

También dice que los magistrados sujetos a la evaluación para los puestos de la Suprema Corte, serán entrevistados en sesiones públicas, durante las cuales el juez evaluado podrá responder lo relativo a su desempeño o callar sobre procesos jurisdiccionales en los cuales haya tenido o tenga participación.

Germán luce que está muy ofendida por el tratamiento que recibió del procurador Rodríguez y calificó como “canallada” el cuestionamiento que le formuló en la audiencia del CNM. Pidió que el magistrado se inhiba al votar en su caso y que no renunciará.

En su solicitud al presidente Medina en su condición de presidente del CNM, la doctora Germán demanda que el Procurador se abstenga de participar en todo cuanto concierna a su evaluación y permanencia o no como magistrada de la Suprema Corte.

Si la magistrada Germán no fuera ratificada en el puesto de la Suprema Corte, podría llevar sus quejas al Tribunal Constitucional, pero al parecer ella no querría, en la situación, dar ese paso que no le aseguraría ganar su causa y que extendería el enredo por mucho tiempo.

El lado político
Los adversarios del presidente Medina han tomado el caso de la jueza Germán por el lado político que pudiera tener, al acusar o sugerir que el presidente Medina está detrás del mismo porque no intervino cuando el procurador hacía sus objeciones personales.

Entre los más críticos subsiste la idea de que Medina conocía de las objeciones que haría el procurador, aunque gente más sensata cree que el jefe de Estado no tenía conocimiento de lo que plantearía Rodríguez, dadas sus ocupaciones y su imparcialidad.

Al parecer el magistrado Rodríguez no sopesó el alcance que tendría la objeción que hacía a la magistrada Germán por su amistad con el ingeniero Díaz Rúa, la realidad de su patrimonio y el hecho de que tiene su apartamento a nombre de un hijo con quebrantos.

Entre sectores femeninos ligados a la oposición el tema vino como anillo al dedo y sacó al presidente Medina de la posición más o menos cómoda en que quedó tras su mensaje ante la Asamblea Nacional el 27 de febrero, con el cual se apoderó del “momentum” político.

Lo menos que podría haber convenido al gobernante es el presente enredo entre la magistrada Germán y su procurador general, que para todos los fines es el ministro de justicia, ya que ocurre cuando se le presiona para que defina si irá a la reelección en el año 2020.