Listin Diario Logo
17 de julio 2019, actualizado a las 09:49 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República jueves, 14 de febrero de 2019

REPORTAJE

El cambio tras el desalojo en Los Guandules

  • El cambio tras el desalojo en Los Guandules

    Drama. La zona en la ribera del río Ozama siempre ha resultado afectada con inundaciones, lo que constituye un drama humano que se intenta revertir con el proyecto Domingo Savio.

  • El cambio tras el desalojo en Los Guandules
  • El cambio tras el desalojo en Los Guandules
  • El cambio tras el desalojo en Los Guandules
Karen Vásquez Fernández
karen.vasquez@listindiario.com
Santo Domingo

Desde que se inició el proceso de desalojo en Los Guandules por parte de la Unidad para la Readecuación de La Barquita y Entornos (Urbe) para dar comienzo al Nuevo Domingo Savio, a principios de septiembre del pasado año, ha sido evidente el cambio experimentado en la barriada, las casuchas y en el estilo de vida de sus moradores.

En las inmediaciones del río Ozama se encontraban cientos de casitas que bordeaban toda la zona, e incluso, el agua turbia entraba con frecuencia a estos hogares, contaminando las viviendas.

Las enfermedades respiratorias y estomacales eran constantes y los niños y envejecientes presentaban problemas en la piel, protuberancias e infecciones, lo que corroboraba el gran daño que causa el contacto con estas aguas residuales del río.

Los desalojos se iniciaron el 7 de septiembre de 2018 en Los Guandules, de forma rápida; y algunos indicaron que no se habían enterado hasta que notaron la presencia de militares que se adentraban a los hogares previamente marcados con unos números en la fachada de las casas, para ejecutar la orden.

En la actualidad, los escombros de lo que alguna vez fueron las viviendas que se encontraban en la orilla del Ozama, cubren por completo el perímetro del río. Muchas de estas zonas son utilizadas por personas que antes vivían en algunas de las casas distribuidas por esta locación, para realizar improvisadas ventas, a fin de generar ingresos para “completarlos” con el monto dado por Urbe y de esta manera comprar un solar o una vivienda.

“A mí me dieron 250,000 pesos, y compré un solar en San Isidro; vengo aquí porque concho por esta zona”, expresó un motociclista que afirma estar a gusto con el monto recibido, con el que pudo comprar ese terreno, y así brindarles techo a sus cuatro hijos.

Reacciones
El desalojo provocó incertidumbre en algunos de sus moradores más antiguos, debido a la entrada de los ejecutores del proyecto y el miedo que les suponía dejar todo atrás y “empezar de cero”.

“Sin dinero no me puedo mudar, ellos te dan un cheque en blanco, y el día del desalojo, cuando te tumban la casa y ya en el camión, es que te lo firman”, fue la queja de una madre de familia en la que hay varios niños pequeños mientras narraba el drama que se vive en el lugar a partir del inicio de los desalojos.

El proyecto “Transformación  Urbana Integral de Domingo Savio” beneficiará a 45,000 personas residentes en los sectores La Ciénaga y Los Guandules.

Nuevo Domingo Savio
El coordinador de la obra, José Miguel González Cuadra, dijo a finales del pasado año que el Nuevo Domingo Savio es más “retador” que el de La Nueva Barquita, por la dificultad de que la gente vive en el área a intervenir, pero que será el modelo que se replicará en el futuro.

“Estos son barrios que a diferencia de La Barquita, que eran terrenos propiedad del Estado, en el Domingo Savio hay terrenos de titularidad privada”, sostuvo González Cuadra.

Consideró que los informes trimestrales permiten observar avances reales de la iniciativa que tiene una partida de RD$2,000 millones para el presente año.

Informe
En el informe del primer trimestre de este año, Urbe destacó la apertura de una oficina de ese organismo en la entrada del barrio La Ciénaga, la que ayer estaba cerrada, próximo al mediodía.

Asimismo, la conclusión del levantamiento de valoraciones catastrales a las mejoras ubicadas en los terrenos a intervenir en todo el borde del río Ozama.

De igual modo, realizar llamado a licitación para estudio de suelo para construcción de equipamiento (escuelas, estancias y multiusos). Además, realizar llamado a licitación para diseño de redes eléctricas. Urbe se comprometió a iniciar el proceso de censo de predios para construcción de escuelas, estancias infantiles, una vez sean confirmados por el Ministerio de Educación.

Asimismo, abrir el proceso de contratación de transporte (familias y enseres) y la presentación de valores familiares (pilotos).

Mauro de los Santos, de la junta de Vecinos San Rafael, en Los Guandules, informó que desde hace dos meses la Unidad para la Readecuación de La Barquita y Entorno paralizó las invitaciones a los moradores del lugar que hacía para ofrecer dinero por las propiedades.

(+)
LA VISIÓN DE ARQUITECTO ARGENTINO PARA LA ZONA

En los años sesenta del siglo pasado y sin planeación alguna, se asentaron familias en el sector Domingo Savio que abarca Los Guandules y La Ciénega. Viven cerca de 13,000 familias y unos 45,000 habitantes aproximadamente.

Ese es el sector sobre el que va a trabajar el arquitecto argentino afincado en Río de Janeiro, Jorge Mario Jáuregui, en el próximo proyecto de URBE (Unidad Ejecutora de Readecuación de la Barquita y Entorno). Es un paso más en el proyecto ulterior de recuperar los ríos de la capital dominicana, pero con una intervención diferente a la que se hizo en La Barquita.

Jáuregui presentó un trabajo sostenido en favelas en Río de Janeiro y enfoca la recuperación de estos sectores deprimidos desde lo que denomina “urbanismo social”. Ayudar a las comunidades que viven en situación de vulnerabilidad y ayudar a sanear el río, dos objetivos muy presentes. Interesante resulta también su aplicación del psicoanálisis a los problemas de las ciudades.