HISTORIA

Recuerdan masacre frente al Palacio

  • Presencia. Tony Pérez, en silla de ruedas y Tony Raful, estuvieron entre los asistentes al acto de recordación frente al Palacio.

Adriano Rosario
Santo Domingo

El Comité Permanente 9 de Febrero de 1966 honró a las víctimas de la masacre ocurrida hace 53 años contra estudiantes que reclamaban la salida de las tropas norteamericanas de las escuelas y el aumento del presupuesto a la UASD.

“Al cumplirse un aniversario más de la masacre de estudiantes frente al Palacio y evocar la memoria de los estudiantes muertos y heridos por la violencia policial, mientras demandaban conquistas estudiantiles y la defensa de la soberanía nacional, atropellada por la injusta intervención militar norteamericana del 28 de abril de 1965, el Comité 9 de Febrero recuerda a un compañero entrañable, miembro fundador de nuestro comité y luchador del movimiento estudiantil, Rafael G. Santana”, manifestó uno de los organizadores de la actividad.

Solemnidad

En el acto, realizado en las inmediaciones del Palacio Nacional, fue depositada una ofrenda floral en honor a Antonio Santos Ramírez, Luis Jiménez Mella, Miguel Tolentino y Amelia Ricart Calventi, fallecida un mes después en un hospital de Estados Unidos, donde fue trasladada por sus familiares para tratar de salvar su vida.

Asimismo, también estuvo dedicada a los heridos, Josefa de la Rosa, Fortune Modesto Valerio, Adrián de Jesús, Antonio Pérez Méndez, Brunilda Amaral Oviedo, Modesto Guzmán, Patricio Concepción, Juan Castillo y Freddy Cruz.

De los heridos, permanecieron en silla de ruedas, Brunilda Amaral Oviedo y Tony Pérez, quienes recibieron impactos de bala en la columna vertebral.

UN ACTO REPRESIVO CONDENADO POR TODOS

FECHA MEMORABLE: El 9 de febrero de 1966, a las 9 de la mañana, estudiantes y profesores dirigieron la marcha hacia el Palacio Nacional, para expresar allí su inconformidad por la sitiuacion que vivía el pueblo dominicano.

Entre las demandas de los protestantes estaban la salida de las tropas invasoras estadounidenses y un mayor presupuesto para la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).