Listin Diario Logo
17 de julio 2019, actualizado a las 11:59 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República martes, 22 de enero de 2019

DANILO PARTICIPA EN ACTOS A LA VIRGEN.

Honran en un tedeum a Virgen de la Altagracia

  • Honran en un tedeum a Virgen de la Altagracia
  • Honran en un tedeum a Virgen de la Altagracia
Noticias Relacionadas
Florentino Durán y Karen Vásquez
Higüey, La Altagracia

El presidente Danilo Medina asistió ayer  a la Basílica Nuestra Señora de la Altagracia de Higüey, donde participó en el tedeum en honor a la madre espiritual de los dominicanos, en cuya homilía el nuncio del Papa hizo un llamado para prodigarle mayor amor y veneración a María.  El Jefe del Estado estuvo acompañado de su esposa, la primera Dama, Cándida Montilla de Medina, en una ceremonia presidida por el obispo de la diócesis, Gregorio Nicanor Peña Rodríguez, quien además es presidente de la Conferencia del Episcopado Dominicano, quien estuvo acompañado de sacerdotes de las diferentes parroquias de la región.

Durante la eucaristía, a la que asistieron funcionarios del gobierno, de la oposición y personalidades que colmaron el interior y exterior del templo católico, se hizo énfasis en la necesidad de valorar a la madre espiritual de los dominicanos y la importancia que reviste.

La llegada de Medina estuvo precedida de los honores de estilo, donde sonaron 21 cañonazos, a cargo de un batallón de las Fuerzas Armadas que se colocó en la parte frontal del templo, cuyos principales comandantes estaban presentes en la ceremonia, encabezados por el ministro Ruben Paulino Sem.

 Además de los funcionarios, en la Basílica estuvieron los precandidatos presidenciales Luis Abinader, Francisco Domínguez Brito y Ramfis Trujillo, además del vocero de los senadores del PRM, Santiago Zorrilla, quienes por separado valoraron la carta pastoral de los obispos, a propósito de la ocasión.

Tras recibir la hostia en medio del abrazo por la paz, Abinader y su esposa se acercaron a saludar al presidente Medina y a su esposa.

Nuncio a favor de María
Durante la homilía que le correspondió al nuncio del Papa Francisco, Ghaleb Moussa Abdalla Bade Papa, se refirió a la importancia de prodigar amor y veneración a la Virgen María, destacando que a ella deben hacerse peticiones, oraciones y honores, debido a que es la madre de todos.

 El prelado dijo que la Virgen María es la madre de todos los cristianos y no cristianos, por lo que “debemos quererla y venerarla, porque ella es la madre de todos, hasta de los que no creen. Nadie quiere ser huérfano, por tanto, es un anhelo de todos nosotros”.

El religioso expuso que María es una madre que debe y merece ser adorada, explicando que no hay nadie que no ame a su madre, porque de lo contrario es indigno.

En el tedeum estuvieron presentes el ministro administrativo de Presidencia, José Ramón Peralta; el canciller Miguel Vargas Maldonado, el ministro de Educación, Andrés Navarro, y el ministro de Agricultura, Omar Benítez; además del senador Amable Aristy, su esposa Andrea Cedeño de Aristy; su hija Karina Aristy, el gobernador de La Altagracia, Ramón Güilamo Alfonso; diputados y gobernadores de diferentes provincias de la región; y Frank Elías Rainieri, del Grupo Punta Cana.

DEVOCIÓN POR MARÍA VIENE DE LA COLONIA
La devoción por la Virgen de la Altagracia, considerada como la Madre Protectora del pueblo dominicano, se inició durante el período colonial, cuando los viajes Cristóbal Colón, aunque también fue paseada por otras regiones del continente.

Según cuentan los historiadores y los párrocos de la Iglesia Católica, a partir del 12 de mayo de 1512 es construida una parroquia en la Villa de Salvaleón de Higüey, bajo las órdenes del obispo de Santo Domingo, García Padilla, ya que en esa época habían llegado a Higüey, los Hermanos Trejo, Alonso y Antonio, quienes trajeron la imagen de la Virgen de la Altagracia, éstos provenían de Plasencia, localidad de la Provincia Autónoma Extremadura, España.

Los Hermanos Trejo fueron los primeros en fundar un trapiche para producir azúcar, que tiempo después daría paso a los famosos ingenios de azúcar en el país. Los Trejo se mudaron en la Villa de Higüey, y de inmediato regalaron la imagen de la Virgen de la Altagracia.


Más en La República