Listin Diario Logo
21 de noviembre 2019, actualizado a las 05:56 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República viernes, 31 de agosto de 2018

Los Guandules

Desconcierto por desalojo en Nuevo Domingo Savio

  • Desconcierto por desalojo en Nuevo Domingo Savio

    Dueños de viviendas que serán desalojados protetaron ayer exigiendo un mayor pago de sus casas.

Karen Vásquez
Santo Domingo

El desconcierto y la incertidumbre se hacen sentir entre los propietarios de casuchas de Los Guandules de la capital, tras la propuesta de que hiciera la Unidad de Readecuación de la Barquita y Entonos (URBE), de pagar entre 14,000 y 25,000 pesos por las viviendas a desalojar.

Expresaron que la situación es totalmente diferente a los que son inquilinos ya que esta entidad les proporcionará entre 250,000 y 300,000 a los mismos, por lo que calificaron de “atropello” su ejecución.

“A los dueños de las casas le están dando 14,000 pesos y a los inquilinos 350,000 pesos”, expresó una de las propietarias de vivienda en esa localidad.

Jorge Luis Féliz, quien tiene 40 años residiendo en ese sector, califica de “imposible” que “a un inquilino le den 250,000 pesos y 300,000 pesos mientras que al dueño de la casa los que nos están ofreciendo son 14,000 pesos”.

Para Rosa Pérez, el dinero es insuficiente para costear el alquiler de una vivienda en mejor estado, ya que en esa barriada solo pagan entre 1,500 y 2,000 pesos, sin embargo, en sectores aledaños de mejor estado la renta puede ascender a los seis mil pesos. De su lado, Patria Domínguez manifiesta que a algunas viviendas las están “tumbando y dejan a los que allí residen en la intemperie”.

“Somos madre solas, nosotras trabajamos vendiendo periódicos, en casas de familia, barriendo calles, haciendo de todo para poder mantenernos, por mi casa me están dando 18,000 pesos adónde yo voy con eso y cuatro muchachos”, lamenta Daira Contreras.

Los protestantes se concentraron debajo del puente en las inmediaciones del río Ozama, en La Ciénaga. Niños, jóvenes, adultos y ancianos exigían que le sean “salvaguardados sus derechos”.


Más en La República