Listin Diario Logo
20 de noviembre 2019, actualizado a las 11:12 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República miércoles, 29 de agosto de 2018

La oposición

Pelegrín afirma el gobierno debilita Estado y la nación

  • Pelegrín afirma el gobierno debilita Estado y la nación

    Pelegrín Castillo vicepresidente de la Fuerza Nacional Progresista (FNP).

Santo Domingo

El vicepresidente de la Fuerza Nacional Progresista (FNP), Pelegrín Castillo, expresó que si la oposición es débil como expresó el ministro Peralta, el gobierno es más débil porque depende de fomentar las divisiones de los partidos de oposición como el PRM dentro de unos “esquemas de conchupancia”, que solo debilitan más las instituciones del Estado y la democracia.

El exlegislador y exministro expresó que la muestra mayor de la debilidad del gobierno fue la imposición con métodos cuestionables y autocráticos de una ley de partidos que es un traje a la medida de sus intereses de permanencia en el poder.

Castillo expresó que esa acción constituye la muestra mayor del temor que tiene el gobierno a realizar verdaderas reformas democráticas que respeten los mandatos de la Constitución y renueven el sistema político partidario y electoral.

“El sistema político, partidario y electoral viene arrastrando una crisis desde que el presidente (Hipólito) Mejía impuso la reforma de la Constitución del 2002 que dividió el partido histórico antirreeleccionista, el PRD: todos los triunfos posteriores del PLD deben mucho a esa división, por eso Hipólito es su adversario favorito. La reforma constitucional del 2010 debió contribuir a superar esos problemas, pero el PLD no ha sido capaz de poner en vigencia sus mandatos, y la facción del presidente Medina se ha dedicado a socavarla abiertamente desde el 2015. Con la flamante ley de partidos se le infligió un golpe mortal a la democracia “, indicó.

Castillo explicó que el sistema imperante, que es clientelista-populista-patrimonialista, establece relaciones políticas degradadas que reparten como favores lo que debe garantizar como derechos y que los costos elevadísimos del mismo no lo pueden seguir pagando la economía, la sociedad y los ciudadanos.

Rechazó que la oposición no tuviese sus objetivos claros con la ley de partidos y el sistema electoral, porque se formularon en documentos muy precisos.


Más en La República