Listin Diario Logo
17 de julio 2019, actualizado a las 11:59 a.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República sábado, 07 de julio de 2018

Santiago

Inseguridad y pillaje en monumentos históricos

HAY ALGUNOS QUE TIENEN HASTA VEINTE AÑOS SIN RECIBIR NINGÚN TIPO DE ACONDICIONAMIENTO

Ricardo Santana
Santiago

Algunos de los monumentos históricos de Santiago lucen cuidados en su exterior, otros muy descuidados, pero lo que caracteriza a todos es la falta de seguridad para quienes los visitan, hecho que incentiva la delincuencia, la prostitución y otros actos bochornosos que alejan a los visitantes.

Estos museos que han sido erigidos en honor a grandes personajes dominicanos y extranjeros, han llegado a ser puntos constantes de la delincuencia, y por eso poca gente los visita, dijeron personas que viven en sus alredores. Estos lugares son manejados por la Dirección Provincial del Ministerio de Cultura y por Patrimonio Monumental.

El director de Cultura en la provincia de Santiago, Lincoln López, declaró que esa dependencia tiene a su cargo los monumentos Casa de Teodoro Gómez, Hotel Mercedes, Casa Benito Monción y Monumento a los Héroes de la Restauración.

El funcionario al ser consultado sobre el abandono y la falta de seguridad en muchos de estos símbolos históricos, se excusó, alegando que prefería hacerlo por correo.

Sin embargo, al hacerlo se limitó a recordar el decreto número 172-91, que delimita el área del Centro Histórico de la ciudad de Santiago de los Caballeros y que deroga el 410-87, del 6 de agosto de 1987.

Esto dista mucho de la pregunta que se le hizo sobre el abandono y pillaje de que son objeto muchos de estos lugares.

Mientras, que el director de Patrimonio Monumental, arquitecto Fausto Ortiz, rehusó conversar personalmente con el equipo del Listín Diario, que a través de su secretaria, pidió que se le enviara un cuestionario por correo electrónico, pero a pesar de que se hizo, no ha respondido al mismo.

Sin embargo, un recorrido se comprobó que la falta de seguridad y pillaje campea en muchos de estos sitios históricos.

Abandono y delincuencia
El Fuerte Imbert, Fuerte de Dios o Parque de las Piedras, fue construido en 1764 entre las avenidas Las Carreras, Hermanas Mirabal y Presidente Antonio Guzmán, llegando al sector de Pueblo Nuevo, en la parte baja de Santiago.

Fue  remozado en marzo de 1996 en el último gobierno del fenecido presidente Joaquín Balaguer para honrar la memoria de los héroes de la Batalla de la Gesta Restauradora del 30 de Marzo.

Frente a ese fuerte, la mayoría de presidentes que ha tenido el país en los últimos 30 años, incluyendo el actual Danilo Medina, encabezan los actos y paradas militares del 30 de Marzo.

Pocos visitantes
Diariamente, las banderas Nacional y Municipal son izadas, y personal del Ayuntamiento y de otras instituciones ofrecen mantenimiento a sus jardines externos, pero la delincuencia y la inseguridad son palpables.

Este parque o fuerte, construido de hermosas piedras, se encuentra sobre un cerro, donde se puede observar parte del paisaje de la ciudad.

También es notorio ver a choferes de minibuses, carros del transporte público, vendedores callejeros, prostitutas, inmigrantes y otras personas, orinar y defecar, porque no hay nadie que lo impida, dicen dirigentes comunitarios y pobladores de la zona

A este respecto, Andrés Ramos, presidente de la Junta de Vecinos y de Organizaciones Colectivas y Comunitarias de Santiago, quien reside en la zona donde se encuentra el fuerte Imbert, dijo que la situación es grave.

Con anterioridad, varias mujeres han sido violadas, hombres han sido asaltados  y  eso ha alejado a la gente de ese lugar.

Vigilancia militar
El Monumento a los Héroes de la Restauración de Santiago tiene seguridad militar y del Cuerpo Especializado de Seguridad Turística (Cestur).

Es el más frecuentado por criollos y extranjeros, sirve de recreación y lugar de esparcimiento de muchas personas. Fue remodelado en el último período de gobierno de Leonel Fernández, y sus jardines y estatuas de héroes y personajes de Santiago lucen bien cuidados, y desde su cerro se puede percibir una hermosa panorámica de la ciudad, cubierta por montañas de las cordilleras Septentrional y Central. Sin embargo hay denuncias de personas de que han sido víctimas de actos delincuenciales, pese a la seguridad existente en el Monumento. Los actos más comunes consisten en despojo de celulares y carteras, principalmente a mujeres.

En cuanto al  hotel Mercedes, declarado Monumento de Santiago, ubicado en la calle 30 de Marzo, con Máximo Gómez, está convertido en una ruina, donde pululan toda clase de alimañas.

MONUMENTO A CAAMAÑO
Este monumento ubicado en la avenida Las Carreras, frente al Gran Teatro del Cibao y el Hotel Matum, luce abandonado, pese a que fue construido hace cinco años y de acuerdo con personas que frecuentan allí, el lugar se mantiene sin ningún tipo de vigilancia.

El Coronel de Abril, como también se le llama a Francisco Alberto Caamaño Deñó, murió el 16 de febrero de 1973, tras ingresar clandestinamente al país por playa Caracoles, Azua, intentando sacar del poder por la fuerza al gobierno que encabezaba para esa fecha el fenecido presidente Joaquín Balaguer.

Benito Juárez
El monumento a Benito Juárez, ubicado al comienzo de la avenida Juan Pablo Duarte, conserva su belleza, pero pobladores y cuidadores declararon que muchas veces en horas de la noche desaprensivos penetran, dañan la estructura con escrituras y causan destrozos a los jardines por falta de seguridad.

En varias oportunidades se ha reclamado a las autoridades que mantengan una  vigilancia permanente.

Patrón Santiago
El museo al Patrón Santiago está ubicado entre el elevado de la entrada de esta ciudad en dirección a la capital y cerca del Monumento a los Héroes de la Restauración, significa un legado sagrado y sus jardines lucen bien cuidados y pocas personas entran al mismo, al menos que no sea en celebraciones de la iglesia Católica, como el 25 de julio de cada año.

Ese día es consagrado al apóstol Santiago, una de las figuras más importantes del santoral cristiano.


Más en La República