Listin Diario Logo
17 de enero 2022, actualizado a las 11:07 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República domingo, 09 de julio de 2017

Un “oficio” heredado

Bajo asedio de los pica pica

Lo que inició como actividad para adular a funcionarios o líderes políticos, con el único propósito de obtener un beneficio económico, con el tiempo dio paso a que personas lo hayan hecho su forma de vida.

  • Bajo asedio de los pica pica

    1) En esta imagen se observa a un grupo de "pica-pica" mientras se abalanzan en actitud de asedio sobre un dirigente político, a su salida de una actividad.

  • Bajo asedio de los pica pica
  • Bajo asedio de los pica pica
Ramón Pérez Reyes
ramon.perez@listindiario.com
Santo Domingo

Como las moscas cuando delatan en la cercanía una materia descompuesta. Como las abejas que se colocan alrededor de su panal en su afanosa tarea de producción de miel. O como una jauría de lobos hambrientos en una noche de luna llena.

A veces como los picaflor y  otras veces tan voraces como las pirañas cuando descubren su alimento en las profundidades del mar. Así de afanoso van ellos detrás de sus objetivos. Un oficio raro pero real,  a tal punto que ningún político dominicano, que haya tenido algún tipo de relevancia, ha salido ileso de  la embestida de los miembros de este gremio. De ellos se cuentan  “mil historias”. Algunas reales y otras alimentadas por el “rumor popular”. Como aquella atribuida a quien en su ambiente le decían “La Lombrí”, por la forma que tenía su cuerpo en un tiempo de embarazo; era alta y delgada. Luego, el entonces presidente Hipólito Mejía la bautizó con el apodo “La Chichigua”, por su forma de desplazarse para seguirlo por todas partes. A día de hoy, todos los relacionados con el exmandatario o el Partido Revolucionario Moderno (PRM) la conocen por ese apodo:

-Una mañana, cuando Hipólito Mejía había salido ya de la Presidencia de la República, visitó la Plaza de la Salud para un chequeo rutinario. Como se hizo una costumbre durante los cuatro años de mandato del “Guapo de Gurabo”, esta joven mujer, de tez morena y cabello afro, lo esperó afuera con otros compañeros de oficio.

- Papá, Papá, ¿cómo salió todo?

Bien, Chichigua
- Papá,  estamos mal... ¡desde que salimos del gobierno no nos cae nada!.

- ¡Ay mi hija, pídanle a Hernani (Salazar)! Porque en estos días lo único que estoy dando es lástima.

Convencido de  que su salida repentina, cosa habitual en el ex mandatario, fue muy buena, Mejía la tomó por los hombros,  se rió,  y se montó en su vehículo sin darle nada. Pero aun así ella estuvo contenta.

Otro chiste se generó en el parqueo trasero del Supermercado  Nacional, de la avenida Abraham Lincoln,  de esta capital, que en los últimos tiempos se ha convertido en la casa habitual de estos especímenes.

- Hola Pica-pica-, le dijo uno de ellos a otro de sus camaradas que acabada de llegar en una motocicleta y  que, según se dice,  consiguieron, por donación de la Presidencia de la República, en un gobierno anterior.

- Yo no soy pica pica...
- Anjá, y qué tu eres?

Después de cambiar el finjido rostro de mal  humor por una sonrisa de “oreja a  oreja”, respondió:

- Soy una sardina... jajaja.

Otros son perdurables en el tiempo, como Bienvenido Antonio Noboa Mota, a quien nadie conoce por ese nombre, ni siquiera en el populoso capitalino sector de Villa Juana,  donde nació y se crió,  porque  todos los dominicanos  lo conocen por su apodo.

A mí todos me dicen “La Funda”.
A este personaje se le atribuye la génesis de lo que hoy se conoce con el término de pica pica, sobre todo por su relación con el fallecido  expresidente de la República, Joaquín Balaguer, y con los dirigentes del Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), a quienes lograba “picar con facilidad”.

Pero La Funda es otro tipo de “cobero”. Tiempo atrás logró cierto tipo de influencia, pues más de uno decía que él era “los ojos que Balaguer que había perdido”.

Sobre su cercanía con el líder del partido colorao lo remonta al tiempo cuando su madre participaba en la llamada “Cruzada de Amor”, fundada por doña Emma Balaguer de Vallejo, hermana del Presidente.

“Yo, muchacho, me montaba en los camiones a dar las fundas rojas por los barrios, y un día inaugurando la iglesia Santa Ana, en Gualey, una vieja le cogió con tal voceándome: la funda, la funda, y desde que llegamos a la casa de Balaguer me pusieron el apodo”. Al morir doña Emma, y también su madre, se quedó en los interiores de la entonces llamada casa de la Máximo Gómez, hasta el día de hoy.

Este singular “pica pica” refiere que en 1993 el entonces presidente Balaguer le regaló uno de los apartamentos que construía el Estado.

El mismo me entregó las llaves y me dijo: “Funda, ese es tu futuro”.

Conocía su voz.
Sobre su relación con Balaguer se conocen muchas anécdotas, como aquello que habla de  que el mandatario conocía su voz,  aún estuviera entre multitudes, sobre todo cuando vociferaba “Balaguer, te están engañando”, o  “ese si es bueno”.

“Un día me mandó a callar. Había una reunión en su casa, y por una ventada yo le estaba voceando: “Balaguer, te están engañando”, y lo puse en una situación que le pidió a (general Luis María Pérez) Bello:  “cállenme a La Funda, que no me deja trabajar”, narró.

En cambio, cuando no podía descifrar lo que este personaje voceaba, lo mandaba a buscar para que le explique, con la seguridad de que le diría la verdad. Cuando dejaba por algunos días de ir por la casa, el mandatario preguntaba a sus asistentes por él.

Como anécdota recuerda que frustró la inauguración de una policlínica en Cotuí, porque al percatarse  de que no estaba concluida, antes de iniciar la ceremonia comenzó a vocearle a Balaguer, lo que puso en apuro al secretario de Salud  Pública. 

(+)
COBAS Y ADULAMIENTOS A LÍDERES POLÍTICOS
UNA ORGANIZACIÓN:
Lo que  comenzó como una actividad propia para adular  o dar cobas a funcionarios o líderes políticos, con el único propósito de obtener un beneficio económico, con el paso del tiempo dio paso a  que un grupo de personas que han hecho de esto una forma de vida.

Los últimos presidentes han tenido  sus “team” de pica-pica.

Así, lo tuvo Hipólito Mejía, luego Leonel Fernández, y estos mismos han seguido con Danilo Medina.

A esos se les pueden ver en inauguraciones de obras o actividades políticas, incluso tienen sus motocicletas con las cuales siguen las caravanas. A sabiendas de que al Supermercado Nacional van personas destacadas de la vida nacional, en los últimos tiempos este lugar también es frecuentado por estos personajes, con caras que ya son conocidas en el medio.