Listin Diario Logo
05 de diciembre 2022, actualizado a las 11:33 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República domingo, 25 de septiembre de 2016

ENFOQUE

Decisión de EEUU coloca a RD bajo mayor amenaza

EL GOBIERNO DE ESTADOS UNIDOS NO TOMÓ EN CUENTA EL INTERÉS DOMINICANO

  • Decisión de EEUU coloca a RD bajo mayor amenaza

    Juicio. El presidente Danilo Medina dijo a su llegada al país procedente de Naciones Unidas que a Amnistía Internacional le falta información cuando asegura que en República Dominicana hay apátridas, en referencia a los inmigrantes haitianos.

Guarionex Rosa

La deportación masiva de haitianos que propone Estados Unidos por la “mejor situación” de Haití es una amenaza mayor para República Dominicana, que todavía lucha con las denuncias de apatridia y que podría esperar un incremento de la migración ilegal desde ese país.

La reanudación de las deportaciones de haitianos, que está contenida en un acuerdo firmado hace años por los dos países y en cuya redacción no se tomó en cuenta el interés dominicano, ocurrirá luego del perdón que siguió al terremoto del año 2010.

Si República Dominicana no está preparada para las consecuencias de una repatriación masiva de haitianos que lleve a cabo Estados Unidos, menos lo está Haití, cuya recuperación desde el 2010 ha sido realmente lenta en medio de su interminable crisis política.

Con la deportación de haitianos encarcelados por delitos graves como el narcotráfico, las violaciones, los robos agravados y otros delitos mayores, que Estados Unidos comenzó a implementar en el año 2011, la amenaza a la seguridad de Haití ha venido creciendo sin parar.

 Algunos de los deportados provenientes de las cárceles norteamericanas simplemente cruzan la frontera con la República Dominicana y se insertan en trabajos bilingües como en los call centers y otros en actividades que les permiten ganar dinero para volver a suelo americano.

Acusaciones de apatridia
Frente a las acusaciones de que existe apatridia, las autoridades dominicanas han respondido que el país se ocupa de la salud de los inmigrantes ilegales, en alguna medida de su asentamiento y de trabajos vitales para la economía como la construcción y la agricultura. Pese a que imponen el “pañete haitiano”, porque los albañiles que se asientan en República Dominicana no tienen experiencia alguna en construcción, pero eran la mano de obra barata que los promotores querían, todavía son una masa obrera preferida a la dominicana.

 Estados Unidos cree que la situación de Haití “ha mejorado lo suficiente” como para permitir que sus autoridades de migración expulsen a los haitianos de una manera más regular, en consonancia con la práctica usada con los nacionales de otros países.

 Esa “práctica” la ha tratado de implementar el gobierno dominicano pero ha recibido el rechazo de los dominicanos pro-haitianos, de los países de la comunidad del Caribe, CARICOM, y de intelectuales de la diáspora dominicana y haitiana que han tomado parte a favor de los segundos.

 En Haití se cree, como lo pidió el diario Le Nouvelliste, que ese país debería desprenderse de 200 mil personas cada año que salgan al extranjero para aliviar la situación económico-social del país. Obviamente que el editorial miró hacia la parte dominicana como primera alternativa.                                  

 Amnistía reclama
Amnistía Internacional ha reclamado permanentemente al gobierno dominicano que aplique “medidas urgentes” contra lo que estima crisis de personas apátridas en República Dominicana, demanda que presentó nuevamente con la firma de 50,000 peticiones de 134 países.

 Amnistía confía en que el nuevo mandato del presidente Medina “deshaga algunos de los muchos males creados con la sentencia de la Corte Constitucional hace tres añosÖ encontrando nuevas soluciones para decenas de miles de personas dominicanas que se ven afectadas por esta medida”.

 Al momento en que Amnistía hace el pedimento, países de la región que han tenido una inmigración repentina de haitianos como Colombia, Brasil y Guyana, están preparando también deportaciones masivas. La oferta original de asentamientos al parecer ha devenido en un problema.

 La semana pasada se informó que Guyana Francesa (Cayena), Surinam (Paramaribo) y Bahamas están deportando ya a los inmigrantes ilegales haitianos o imponiendo el requisito de visados, mientras salen de Brasil refugiados que tienen la mira puesta en Estados Unidos.

 A su llegada al país tras participar en la Asamblea General de las Naciones Unidas, el presidente Medina se preguntó “de dónde saca Amnistía Internacional, AI, que en RD hay apatridia”. “No sé en qué ellos apoyan eso. No sé, no sé. Les falta mucha información”.

 Los haitianos ilegales que moran en la RD no solamente quitan los trabajos que los dominicanos no quieren como labores brutas de la construcción, sino también a los vendedores ambulantes, los de trabajadoras sexuales en Punta Cana-Bavaro, que normalmente no son reflejados en la prensa.

 El “trabajo” de las últimas está ahora en competencia con mujeres venezolanas que están llegando a RD como parte de una inmigración de ilegales al parecer sin que las autoridades dominicanas puedan planificar alguna acción para encarar una nueva inmigración.

(+)
MIGUEL VARGAS DEFENDIÓ LA SOBERANÍA DEL PAÍS

El canciller dominicano, Miguel Vargas Maldonado, quien se estrenó en las lides de Naciones Unidas, defendió el lunes,  el derecho soberano de la República Dominicana a determinar a quién admite en su territorio, con la sola sujeción de las obligaciones internacionales.

 Vargas Maldonado participó como orador en el Quinto Foro sobre migración celebrado en la ONU como parte de las discusiones de su Asamblea General la semana pasada. Pidió que se busque en los países emisores de la inmigración la respuesta a un problema que se agudiza.

Al considerar que el desafío es gigantesco, el canciller dominicano dijo que con el Quinto Foro “hemos dado un paso en la dirección correcta”. Pidió que se establezcan medidas que mejoren las condiciones de vida de los inmigrantes.

 En su presentación ante la Asamblea General de la ONU, el presidente de Haití, Jocelerme Privert demandó que la organización remedie el daño causado a su país por las tropas de la organización agrupadas en la MINUSTAH, culpables de propagar la infección de cólera.

 En la víspera, el presidente Jocelerme había dicho en Haití que su país ayudaría a los haitianos deportados de varios países de la región con el establecimiento de un comité permanente capaz de albergar y prestar asistencia al retorno de los repatriados.

Al comparecer ante la misma asamblea, el presidente de Panamá, uno de los países afectados últimamente por la inmigración de ilegales haitianos, pidió que los países de la región respalden a Haití que se prepara para celebrar elecciones el próximo 9 de octubre.