Listin Diario Logo
20 de septiembre 2020, actualizado a las 12:00 a. m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República sábado, 16 de abril de 2016

INVESTIGAN

A un mes de los asesinatos, continúa prófugo el ciudadano chino sospechoso de matar a dos prestamistas

LOS CUERPOS FUERON HALLADOS EN EL PARQUEO SOTERRADO DE UNA TORRE EN CONSTRUCCIÓN EN GASCUE

  • A un mes de los asesinatos, continúa prófugo el ciudadano chino sospechoso de matar a dos prestamistas
Yoranmi Santiago
Santo Domingo

Un mes después de que se encontraran enterrados en un parqueo en Gascue los cadáveres de dos prestamistas, sigue prófugo el ciudadano chino Guo Sen Liang Situ (Fran) quien, supuestamente  participó junto a dos haitianos en el doble asesinato y pagó para deshacerse de los cuerpos.

La Policía informó este viernes que continúan la búsqueda del hombre que supuestamente mató a golpes, junto a dos haitianos que no han sido identificados, a los dos hombres y ofreció el pago de cien mil pesos a un cuarto implicado para que se deshiciera de los cuerpos.

A tres días del hallazgo, el Ministerio Público y la Policía Nacional informaron el apresamiento de Luis Paredes Ortiz, de 45 años, quien admitió haber enterrado los cadáveres. 

Los primos José Silva Fernández, de 55 años, y  Héctor Antonio Méndez Rodríguez, de 54,  se dedicaban a hacer préstamos en efectivo en casinos y sitios de juegos de azar, según informó el vocero de la Policía, Máximo Báez Aybar.

Familiares de los fallecidos dijeron a las autoridades que sus parientes iban a buscar al chino porque les debía una cantidad de dinero no especificada y que desde que salieron a buscarlo no regresaron a sus casas. 

Sus cuerpos fueron hallados en el parqueo soterrado de una torre en construcción en la calle Arístides Fiallo Cabral, número 105-A, en el sector de Gascue, del Distrito Nacional. Presentaban golpes contusos, según el diagnóstico preliminar del médico legista. Junto con los cuerpos se encontraron dos armas  de fuego, dinero en efectivo, prendas, un pico y una pala, con los que se presume se cometió el crimen.