Listin Diario Logo
21 de enero 2020, actualizado a las 01:45 p.m.
Login | Registrate
Suscribete al Listin Diario - News Letter
La República viernes, 27 de mayo de 2011

ASESINATO DE LAS MIRABAL

Balcácer estima opinión de Angelita carece de pruebas

  • Balcácer estima opinión de Angelita carece de pruebas
    Historia. Juan Daniel Balcácer cuestionó que el dictador no sometiera a la justicia a quienes asesinaron a las Mirabal.
Wanda Méndez
Santo Domingo

El historiador Juan Daniel Balcácer consideró ayer que carece de sustentación documental la afirmación que hizo la hija del dictador Rafael Leonidas Trujillo Molina, Angelita, de que la orden de matar a las hermanas Mirabal la dio un alto jefe militar, y la calificó como un “tropo” que se desvanece ante la ausencia de pruebas.

El presidente de la Comisión Permanente de Efemérides Patrias sostuvo que la hija de Trujillo formula acusaciones contra personas que están muertas, y que por tanto no pueden defenderse. “Esa especie, sin sustentación documental, no es más que un tropo que se desvanece ante la ausencia de pruebas fehacientes”, recalcó.

Balcácer fue consultado sobre varios aspectos señalados por Angelita durante una entrevista exclusiva que le hizo el director del LISTÍN DIARIO, Miguel Franjul.

Recordó que uno de los métodos preferidos de la dictadura consistía en propiciar un crimen y luego fabricar un expediente acusatorio contra algún adversario político, al que casi siempre sometían a una intensa campaña difamatoria a través del siniestro Servicio de Inteligencia Militar (SIM) y de los medios informativos en poder del gobierno de su padre. Señaló que la hija de Trujillo se equivoca cuando dice que el SIM era una dependencia de las Fuerzas Armadas, y que, en consecuencia, la orden de asesinar a las hermanas Mirabal provino de un alto jefe militar y no de su padre.  

Precisó que el SIM, integrado por militares y civiles, era un organismo de espionaje, de persecución, torturas y asesinatos, que dependía directamente del padre de Angelita.

Agregó que Trujillo, con rango de Generalísimo, estaba por encima del jefe de las Fuerzas Armadas, porque éste, en realidad, desempeñaba un cargo nominal. Precisó que el secretario de las Fuerzas Armadas no estaba en facultad de adoptar y ejecutar decisiones que no emanaran de la cúpula trujillista, debido a que desde 1952, mediante el Decreto No. 8459, a Trujillo se le había conferido el título de “Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas”.

Por otro lado, Balcácer dijo que le parece verosímil la afirmación de que la familia Trujillo brindó respaldo financiero a Joaquín Balaguer durante la campaña presidencial de 1966. Sin embargo, el historiador planteó que Angelita debería sustentar esa información con evidencias documentales que tal vez reposan en sus archivos.


Más en La República